• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • El Corte Inglés saldrá a bolsa

El Corte Inglés saldrá a bolsa

Por Jaime Martinez

17 ene 2022

Empresas

Photo Credits: El Corte Inglés, fotografía de archivo.

La empresa española de grandes almacenes El Corte Inglés, una de las mayores a nivel nacional en el ámbito de la venta minorista y matriz, entre otras, de la cadena de modas Sfera, pasará a ser una compañía cotizada antes del año 2028. Aspecto este al que la dirección del Grupo español, liderada por su actual presidenta, Marta Álvarez, y por su consejero delegado, Víctor del Pozo, se habrían comprometido de manera expresa entre los términos pactados con el Grupo Mutua madrileña para la adquisición del 8 por ciento de la compañía.

Según las últimas informaciones que han trascendido sobre el acuerdo, firmado el pasado 28 de octubre y para cuya ratificación se ha convocado una junta extraordinaria por parte de El Corte Inglés que deberá de celebrarse a mediados de la próxima semana, la compañía de grandes almacenes se ha comprometido a dar el paso y convertirse en una compañía cotizada. Acción con la que se buscarían, según adelantan desde el medio económico Expansión, satisfacer su compromiso de dar a su nuevo socio una ventana de liquidez para el 8 por ciento del capital de El Corte Inglés que se ha comprometido a adquirir. Un porcentaje por el que deberá abonar 555 millones de euros, como parte de una operación en la que también se ha incluido la venta del 50,01 por ciento de las empresas SECI (Seguros de Vida y Accidentes) y CESS (Correduría de Seguros) con las que desde El Corte Inglés venían desarrollando su actividad aseguradora. Dos capítulos así pues de una misma operación estratégica, con la que Mutua deberá terminar desembolsando e inyectando en el balance de El Corte Inglés la friolera de 1.105 millones de euros, como parte de un acuerdo que se espera que termine cerrándose a lo largo del primer trimestre de este actual ejercicio de 2022.

Una salida pactada, para antes del año 2028

Como consecuencia de esta operación, nos encontramos con que además de la entrada de Mutua en el capital de la compañía, con ese 8 por ciento, y de su valor destacándose a partir de la compra como proveedora exclusiva de los seguros y de los fondos de inversión que desde El Corte Inglés comercializan entre su abultada cartera de clientes, la cadena de grandes almacenes pasará a convertirse en una compañía cotizada. Un nuevo papel con el que bien podrían tratar de dotar de un renovado impulso al plan estratégico en el que se encuentra inmersa la compañía, en la medida que este salto al parqué termine dotándola de unas nuevas vías de financiación, y que terminaría no obstante suponiendo una serie de penalizaciones en el caso de no llegar a llevar a cabo su salida antes de la fecha tope estimulada. Un proceso para el cual, más allá de ese periodo máximo de 6 años a 2028, no se habría establecido hoja de ruta alguna, al menos por el momento.

Tras una gris etapa en la que la cadena parecía no lograr sintonizar con las nuevas tendencias y ámbitos de compra de los consumidores, desde la dirección de El Corte Inglés, una vez solventadas las luchas familiares por hacerse con su dirección, ponían en marcha a finales del pasado mes de julio un ambicioso Plan Estratégico a 2026, dirigido a reducir la abultada deuda del Grupo, a abrir sus estructuras al canal digital y a mejorar su rentabilidad. Fines sobre los que han logrado acelerar al tiempo que sorteaban los riesgos que ha venido presentando para su actual modelo de negocio esta pandemia por coronavirus, mediante la puesta en funcionamiento de distintas iniciativas enfocadas a mejorar el rendimiento omnicanal de la compañía. Medidas que ponían en marcha al tiempo que seguían adelante con sus planes de optimización sobre su cartera inmobiliaria y de centros comerciales, espacios físicos de los cuales han llegado a salir de distintas ubicaciones históricas, mientras actualmente siguen barajando el cierre de otras, su venta y/o su reconversión en centros logísticos o capaces de ofrecer una experiencia de compra diferente a la que habitualmente la compañía ofrece desde sus principales centros.

De igual manera, y con el fin de garantizarse una diversificación capaz de hacer de la compañía una entidad mucho más resiliente frente a envites como el que ha representado, y sigue representando, esta pandemia por coroavirus, han sido igualmente importantes las iniciativas que ha llevado a cabo la cadena con el fin de compensar el peso con el que cuenta la venta minorista entre sus balances. Objetivo para el que han puesto ya en funcionamiento nuevas líneas de negocio dirigidas a la comercialización y la oferta de nuevos servicios de logística, a través de El Corte Inglés Logistics; de telefonía móvil y fibra a través de Sweno, mismo operador que empleará próximamente como comercializadora de energía; y de seguridad y de alarmas, a través de la nueva compañía Sicor.

Todo ello se estaría dando al tiempo que desde la compañía española tratan de optimizar canales tan vitales para su tradicional modelo de negocio, como el que ocupa el sector de la alimentación, en el que tras la compra de la cadena Sanchez Romero la compañía anunciaba como próximo paso la salida de los Supermercados El Corte Inglés a pie de calle, o el de la moda retail. Ámbito en el que desde El Corte Inglés tendrían como objetivo llegar a constituir un importante Grupo de modas independiente, objetivo para el que estarían tratando de hacerse con unas marcas de primera fila como Sclaplers, El Ganso, Álvaro Moreno o algunas de las principales marcas comerciales del Grupo Tendam. Un aspecto este sobre el que no se han terminado de ofrecer mayores informaciones, en relación a unos acuerdos y/o adquisiciones que podrían venir a concretarse una vez que el Grupo termine recibiendo esta inyección de 1.105 millones de euros por parte de Muta, a más de los ingresos que pueda terminar recibiendo en su próxima, y ya pactada, salida a bolsa antes de 2028.

EL CORTE INGLES
FINANZAS
grandes almacenes
mutua madrileña