• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • El Corte Inglés pone a la venta Torre Titania por más de 230 millones

El Corte Inglés pone a la venta Torre Titania por más de 230 millones

Por Jaime Martinez

12 abr 2022

Empresas

Photo Credits: Torre Titania. El Corte Inglés, fotografía de archivo.

Siguiendo adelante en los planes de optimización y desinversión que la compañía de grandes almacenes estaría tratando de llevar a cabo sobre su cartera de activos inmobiliarios, El Corte Inglés acabaría de poner a la venta la mayor joya de todo su portafolio: la denominada Torre Titania, o Torre Azca. El deslumbraste rascacielos de oficinas que construyera sobre las cenizas de la extinta Torre Windsor, y para el que ahora estaría tratando de encontrar a un comprador dispuesto a abonar los más de 230 millones de euros que aspira a recaudar la compañía por la venta de la propiedad.

Construido entre 2007 y 2013 dentro del distrito financiero de Azca, en la zona norte de la capital de España, el edificio se destaca como el 4 rascacielos más alto de todo el complejo, solamente superado en altura por el edificio de Castellana 81 (antiguo Edificio BBV), por Torre Europa y por Torre Picasso, la construcción más alta de todo Azca. Siendo un inmueble destinado a día de hoy a albergar las oficinas de la consultora estratégica EY, que ocupa desde el año 2016 la totalidad de las once plantas del edificio destinadas a oficinas, así como una extensa área comercial, operada por el propio Grupo de grandes almacenes. Compañía que llegó a abonar 480 millones de euros por hacerse con el solar de la Torre Windsor, en manos hasta entonces de la inmobiliaria Asón de la familia Reyzábal, y que participa activamente de la propiedad ocupando esas 7 primeras plantas del edificio destinadas a la actividad comercial. Un área que la compañía mantiene integrada dentro de su centro comercial de Castellana, el buque insignia del área retail del Grupo, y que quedaría fuera de la operación de desinversión iniciada por El Corte Inglés sobre Torre Titania, circunscrita esta, según se encargan de adelantar desde el medio económico Expansión, al área de oficinas del complejo.

Para sacar adelante la operación, según habrían informado fuentes del mercado al citado medio económico, desde El Corte Inglés se habrían contratado los servicios de la consultora estratégica CBRE. Cuyos equipos se estaría encargando así de tratar de sacar adelante la venta de una propiedad, por la que, partiendo de un precio de salida de 230 millones de euros, la compañía de grandes almacenes esperaría llegar a recoger más de 250 millones de euros. Habiéndose establecido para la venta del activo un calendario inicial sobre el que ya se estaría trabajando, con vistas a lograr que la operación se cerrase antes de este mismo verano de 2022. Momento para el que se prevé que, tras una primera ronda de contactos de cuatro semanas que la compañía ya habría abierto para sondear el interés de los potenciales compradores, la propiedad pueda ya pasar a manos del comprador escogido, entre el reducido Grupo de inversores con el que la compañía tiene intención de abrir negociaciones, una vez que estos hayan presentado sus respectivas ofertas iniciales, de corte no vinculantes.

Photo Credits: Centro comercial El Corte Inglés de Castellana, fotografía de archivo.

Una nueva venta masiva de activos, por valor de entre 650 y 700 millones de euros

Una vez completada, y en los términos anunciados, esta operación lograría significarse como la mayor y la más relevante de entre todas aquellas que la compañía de grandes almacenes tiene pensado sacar adelante, bajo el paraguas del profundo proceso de desinversión en activos inmobiliarios que acaba de poner en marcha, y con el que aspira a recaudar entre 650 y 700 millones de euros.

Según se encargaban de confirmar a mediados del pasado mes de marzo desde el mismo El Corte Inglés al mencionado medio económico, la compañía de grandes almacenes ha decidido poner a la venta cerca de una treintena de activos inmobiliarios, principalmente espacios de oficinas y locales comerciales, reunidos en su mayoría en torno a las áreas urbanas de ciudades como Madrid, Barcelona o Málaga; así como cerca de otras 40 propiedades de menor valor, entre las que habría desde plazas de aparcamientos hasta pisos, repartidas por las diferentes regiones de España. Un proceso que han descartado llevar a cabo mediante la disposición de grandes lotes, decidiéndose en contra por su venta mediante procesos individuales que permitan atraer a un perfil más amplio de compradores, desde fondos de inversión especializados a “family offices”, frente al reclamo de propiedades como la del edificio de oficinas de 15.000 metros cuadrados con el que cuenta en el distrito 22@ de Barcelona, o el edificio de oficinas de 2.000 metros cuadrados con el que la compañía cuenta en el número 13 de la calle Alberto Bosch de Madrid, entre el Museo del Prado y el Parque de El Retiro. Quedando no obstante al margen de este proceso de desinversión tanto los principales centros comerciales y logísticos del Grupo de grandes almacenes, como el solar en Azca que adquiría en 2014 y en el que mantiene proyectada la construcción de un nuevo y vanguardista edificio de oficinas destinadas al alquiler.

En suma, se trataría de un conjunto de operaciones que se estarían dirigiendo desde el área inmobiliaria de El Corte Inglés, bajo la dirección de Javier Catena, y para las que se prevé la participación de las grandes consultoras del sector, desde la misma CBRE que ya estaría capitaneando la venta de Torre Titania, a JLL, Chusman&Wakefield, BNP, Savills Aguirre Newman o Knight Frank. Agencias especializadas en gestión de activos inmobiliarios, entre las que se estarían repartiendo las distintas propiedades de las que desde El Corte Inglés estarían tratando de desprenderse para antes del cierre del tercer trimestre de este mismo ejercicio de 2022, y que formarían parte de una cartera valorada en unos 16.300 millones de euros, de entre la que se habrían identificado más de 2.600 millones en activos no estratégicos susceptibles de desinversión. Parte de un total del que esta serie de primeros lotes representaría cerca de un 30 por ciento, en el caso de llegar con su venta a recoger una cifra cercana a los 780 millones de euros.

Photo Credits: Centro comercial El Corte Inglés de Castellana, fotografía de archivo.

Apuesta por la diversificación

Como principales motivos que estarían llevando a la compañía de grandes almacenes a seguir adelante con sus operaciones de desinversión, si en el pasado estas estaban principalmente dirigidas a tratar de sanear sus cuentas y apuntalar la rentabilidad del Grupo, en esta ocasión los fondos se dirigirán, de un lado, a tratar de seguir adelante con la decidida —y necesaria— apuesta que desde El Corte Inglés están llevando a cabo por la digitalización de su modelo comercial; y de otro a acelerar en el profundo proceso de diversificación que está llevando a cabo la compañía, y que no ha hecho más que acelerarse desde que diera comienzo esta pandemia por coronavirus.

Tras la entrada en la compañía del Grupo asegurador Mutua Madrileña, lo que le ha permitido ingresar ni más ni menos que 1.105 millones de euros gracias a la venta del 50,01 por ciento de sus compañías aseguradoras y de un 8 por ciento de su capital, El Corte Inglés dispone en estos momentos de unas cuentas más saneadas, que le permitirán poder destinar los ingresos que recaude con la venta de estas propiedades a acelerar la aplicación de su nuevo plan estratégico. Una hoja de ruta adelantada el pasado julio de 2021, y con la mirada puesta en 2026, con cuya aplicación la compañía de grandes almacenes aspira a lograr a dar el paso definitivo en su transformación de compañía minorista tradicional, a un auténtico ecosistema de servicios.

Un nuevo modelo, que seguirá apoyándose en la actividad retail de la compañía, pero en el que pasarán a tener un papel cada vez más relevante las nuevas actividades que de manera paralela ha seguido desarrollando o bien incorporando por primera vez la compañía. Un Corte Inglés que de este modo seguirá adelante en su apuesta por seguir ganando cuota de mercado en sectores clave como los de la alimentación, los viajes o los seguros, al tiempo que se abren a ofrecer esos nuevos servicios que han pasado a desarrollar en torno a 4 nuevas áreas estratégicas, en lo que les ha conducido a poner en marcha El Corte Inglés Logistics, su nuevo operador logístico con servicios a terceros; Sweno, su operador móvil; Sweno, también como comercializadora de energía; y Sicor, marca bajo cuyo paraguas la compañía ofrecerá distintos servicios auxiliares, de seguridad y de alarmas.

También te puede interesar:
EL CORTE INGLES
FINANZAS