• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Inditex ultima una rebaja del -20 por ciento del alquiler en los centros comerciales de URW

Empresas

Inditex ultima una rebaja del -20 por ciento del alquiler en los centros comerciales de URW

Por Jaime Martinez

1 mar. 2021

Madrid – Tras acelerar en su ambicioso plan estratégico “Horizonte 2022”, mediante el cual la multinacional española prevé acometer el cierre, hasta bien entrado ya el próximo ejercicio, de entre 1.000 y 1.200 establecimientos a escala global, ahora desde Inditex estarían buscando reducir los costes del alquiler que, mes a mes, deben de abonar a razón de las miles de tiendas con las que cuenta en los diferentes centros comerciales. Establecimientos sobre los que, en el caso de España, ya se encontraría ultimando un acuerdo para rebajar en hasta un -20 por ciento el alquiler de sus tiendas ubicadas en el interior de los centros comerciales de Unibail-Rodamco-Westfield (URW). Compañía multinacional especializada en el desarrollo y la gestión de espacios comerciales, y responsable de la dirección en nuestro país, desde su condición de propietaria, de recintos comerciales tan conocidos como los centros comerciales madrileños de La Vaguada, Parquesur y Equinoccio, los barceloneses La Maquinista, Glòries y Splau, así como del centro comercial valenciano Bonaire y del vasco Garbera.

Según fuentes próximas a las negociaciones consultadas por el medio generalista El Confidencial, se estarían ultimando ya los detalles para poder rubricar el pacto entre ambos Grupos. Un acuerdo que conllevaría abaratar en hasta un -20 por ciento el precio del alquiler de todas las tiendas con las que cuenta la multinacional española en todos los centros de URW de España, sin que por el momento pueda saberse si la medida se vería igualmente reflejada sobre las diferentes ubicaciones que Inditex, a través de alguna de sus marcas comerciales, pudiera ocupar en el resto de complejos comerciales con los que cuenta URW diseminados a escala internacional.

Reducir costes operativos

El movimiento de Inditex, según las citadas fuentes, respondería a un último intento por parte de la multinacional de abaratar “de forma urgente” sus costes operativos. Una partida cuyo máximo control debe servir para compensar la abultada caída en ventas que la compañía, al igual que la práctica totalidad de las empresas de la moda-retail, ha venido generando a lo largo del último ejercicio como consecuencia de la irrupción de esta pandemia por coronavirus.

En este mismo sentido, y a pesar de que desde Inditex lo enmarcan como parte de su estrategia a largo plazo, desligándolo de los efectos de la pandemia, la compañía anunciaba el pasado mes de junio la puesta en marcha de su ambicioso plan estratégico “Horizonte 2022”. Una iniciativa encaminada a acelerar la optimización y modernización de su red comercial mediante la que prevé acometer el cierre de entre 1.000 y 1.200 establecimientos a escala global. Ubicaciones de las cuales entre 300 y 350 corresponderían a tiendas en España.

Apuesta por los centros comerciales frente a las ubicaciones urbanas

Como consecuencia de la aplicación de este plan de optimización, son ya decenas las tiendas de las diferentes cadenas del Grupo que han bajado su persiana en nuestro país a lo largo de estos últimos meses, y otras tanto las que lo harán a lo largo de los próximos. Una concatenación de cierres que desde la multinacional han venido ejecutando, de manera destacada, sobre sus establecimientos ubicados a pie de calle, con cierres tan llamativos como los de la tienda Oysho de Paseo de Gracia, el Massimo Dutti de Benidorm, el Zara del Paseo Ruzafa de Valencia, los de las tiendas Lefties y Pull&Bear de la Gran Vía de Madrid o la del Zara de la Puerta del Sol. Así sin olvidarnos de los de las numerosas tiendas cuyos cierres han supuesto la salida total del Grupo del núcleo urbano de diferentes localidades, en las que por contra continuará presente a través de sus espacios ubicados en los distintos centros comerciales de su periferia.

Esta estrategia le permite a Inditex, por un lado, disfrutar de todas las ventajas que supone contar con unas superficies mayores; espacios que pueda dedicar tanto a la venta, como a la implementación de sus nuevas iniciativas en materia de digitalización y de comercio online. Mientras que por el otro, representa ya de por sí un considerable abaratamiento de sus costes operativos, capítulo que se reduce con cada salida del Grupo de una de sus ubicaciones en un suelo urbano, donde los alquileres son, por norma general, sensiblemente superiores a los de los centros comerciales. Unos recintos que podrían conllevar un todavía mayor ahorro para la multinacional, llegado el caso de que finalmente saliera adelante su pacto con URW —que habrá que esperar a ver si se refleja en la disputa que esta mantiene con un buen número de otros operadores—, o de que incluso el acuerdo se termine por replicar en los distintos convenios del Grupo con otros gestores y propietarios de centros comerciales.

Photo Credits: Centro comercial Glòries, página oficial de Facebook.