• Inicio
  • Noticias
  • Gente
  • Marta Ortega toma las riendas de Inditex

Marta Ortega toma las riendas de Inditex

Por Jaime Martinez

1 abr 2022

Gente

Photo Credits: Marta Ortega Pérez, presidenta no ejecutiva de Inditex desde abril de 2022.

Cambio de guardia en el Consejo de Administración de Inditex. Siguiendo con la hoja de ruta trazada por la multinacional textil dueña de cadenas y marcas de moda tan conocidas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho y de la cadena de decoración Zara Home, adelantada por la propia compañía española a finales del pasado mes de noviembre, hoy, 1 de abril de 2022, toma formalmente las riendas de la compañía Marta Ortega. Quien pasa a ejercer en estos momentos el papel de presidenta no ejecutiva del gigante textil, en compañía de un Consejo que llegará liderado por Óscar García Maceiras, quien se mantendrá en el cargo de consejero delegado de la compañía que viene ejerciendo desde el pasado noviembre de 2021.

Hija, como de sobra es por todos conocido, de Amancio Ortega, fundador y accionista mayoritario de Inditex, y de Flora Pérez Marcote, quien participa igualmente de la compañía en calidad de vocal en representación de Pontegadea Inversiones, la sociedad bajo cuyo paraguas se reúnen tanto el principal paquete de acciones de Inditex como un buen conjunto del patrimonio y de las inversiones inmobiliarias de Amancio Ortega, Marta Ortega está graduada en International Business por la Regent’s University de Londres. Una vez finalizados sus estudios en 2007, la nueva presidenta no ejecutiva de Inditex pasó a incorporarse de manera inmediata al seno del Grupo textil. Multinacional en la que iniciaba su carrera profesional desempeñando distintas tareas de responsabilidad en diferentes regiones internacionales y en relación a diferentes líneas de negocio de las que dispone la compañía.

Photo Credits: Marta Ortega Pérez, presidenta no ejecutiva de Inditex desde abril de 2022.

Tras este periodo inicial de aproximación a las estructuras de la multinacional, posteriormente pasaba a incorporarse al área de diseño y desarrollo de producto de la línea “Woman” de Zara. Cadena en la que hasta ahora se había venido volcando, formando parte del equipo directivo de Zara. Tal y como explican desde la propia compañía textil, desde su cargo de responsabilidad dentro de la principal cadena del Grupo, Marta Ortega ha ejercido un papel destacado dentro de las áreas de diseño de producto y de estrategia de marca, en un papel desde el que se habría encargado de poner en marcha diferentes de las acciones que se han podido ver reflejadas a lo largo de estos últimos años y con las que la cadena no ha cesado de elevar su valor como marca, y entre las que se encontrarían la creación de nuevas líneas de producto de lato valor añadido, como la línea Zara SRPLS o la colección Charlotte Gainsbourg by Zara, o el fichaje de destacados profesionales del mundo de la moda, ya incorporados al ecosistema creativo de la cadena, como Steven Meisel, Fabien Baron, Karl Templer o Luca Guadagnino.

Lejos de abandonar todo este conjunto de responsabilidades, desde su nueva posición como presidenta no ejecutiva de Inditex, Marta Ortega seguirá supervisando las áreas de producto y de imagen de marca de Zara. Unas funciones que compaginará con las de su nueva posición como presidenta de Inditex, y de consejera de las sociedades Partler Participaciones y Pontegadea Inversiones, compañías ambas que se destacan como “accionistas significativas” de Inditex, y a través de las que la familia Ortega ejerce su control sobre la multinacional textil, de la que cuentan en su conjunto con cerca de un 60 por ciento, exactamente con un 59,29 por ciento, de su capital social. Siendo a este respecto Marta Ortega, que como contraprestación a sus servicios recibirá anualmente 900.000 euros como presidenta y otros 100.000 euros como consejera de Inditex, titular directa de un total de 27.372 acciones de la multinacional textil.

Culminación del proceso de relevo generacional iniciado en 2011

En esta nueva etapa que se abre ahora en el gigante de la moda español, la dirección del Grupo pasará a ejercerla Marta Ortega, como presidenta no ejecutiva, junto a Óscar García Maceiras, consejero delegado de Inditex. Pareja que vendrán a reunir entre ambos las funciones que venía ejerciendo hasta ahora Pablo Isla. Quien tras ser nombrado vicepresidente y consejero delegado de Inditex en 2005, y ser ascendido en 2011 al cargo de presidente ejecutivo de la multinacional, ha pasado a cesar de todas sus responsabilidades dentro de la compañía, abriéndosele en su caso una nueva etapa de la que por ahora no se ha decidido a dar mayores informaciones sobre cuál o cuáles serán sus nuevos proyectos profesionales, del que ha sido elegido por su desarrollo al frente de Inditex como el mejor consejero delegado del mundo, por la Harvard Business Review en 2017, y como el mejor consejero delegado de la década, por la revista Forbes en 2020.

Con su nombramiento, desde la compañía textil y gigante de la moda destacan que logra cerrarse el proceso de relevo generacional que se iniciaba en 2011 con la salida del propio Amancio Ortega de la presidencia del Grupo, y su sustitución por Pablo Isla. Un momento en el que no fueron pocos los que se lanzaron a alabar la decisión de Ortega por profesionalizar la dirección del Grupo y no limitarlo a su valor como compañía familiar, especialmente a la vista del buen rendimiento económico y el ritmo de crecimiento que experimentaba Inditex sobre sus balances bajo la batuta de Isla. Quien no obstante en sus inicios tampoco llegó a ser del todo buen recibido por los analistas, debido a su perfil alejado del intrincado mundo de la moda y del textil.

Los retos de Marta Ortega como presidenta de Inditex

Como futuros retos que se le plantean ahora a la multinacional española, nos encontramos con una Marta Ortega que toma las riendas de la compañía en una situación nada sosegada, que era en la que se antojaba que llegaría a tomarla en cierta medida en el momento en el que, el pasado noviembre de 2021, se anunciaba su nombramiento como presidenta no ejecutiva de Inditex.

Tras dos años de dura pandemia en la que la multinacional española llegó por primera vez en toda su historia a entrar en números rojos, estaba previsto que el ascenso de Marta Ortega a la presidencia de Inditex se realizase una vez que la compañía ya hubiera recuperado sus niveles de facturación y de beneficios previos a la pandemia, en lo que marcaría una nueva etapa de crecimiento y de rentabilidad, ya bajo la dirección de Ortega, que la compañía no logró sin embargo completamente firmar al cierre de su último ejercicio completo de 2021. Dejando de este modo a Marta Ortega tomando ahora las riendas de Inditex, bajo un panorama en el que la compañía deberá formalizar aún su recuperación, y que se encuentra repleto de crecientes retos e incertidumbres.

A este respecto, como nueva presidenta de Inditex, y con el apoyo de Maceiras en su papel como consejero delegado de la compañía, Marta Ortega deberá abordar retos tan inmediatos como a corto plazo, como los de devolver finalmente la compañía a cifras de facturación prepandemia; hacer frente a crecientes competidoras como Shein, multinacional china del “fast fashion” que ha sido incluida en la lista de la revista Time de las 100 empresas más influyentes del mundo de 2022; seguir optimizando y actualizando la cartera de productos y las redes comerciales de las distintas cadenas del grupo; o hacer frente al golpe que la compañía experimentará sobre sus cuentas como consecuencia de su decisión de cesar sus operaciones en Rusia, como consecuencia de la guerra abierta que está teniendo lugar en Ucrania. No pocas cuestiones, a las que se suman las disrupciones persistentes que existen en las cadenas de valor y en las de logística, entre ellas una huelga del transporte en España que ya afecta a su servicio de entrega de pedidos online, o una inflación disparada que resta poder adquisitivo al conjunto de la sociedad, y por extensión a la comunidad de clientes de las marcas de Inditex.

Una serie de turbulencias en la escena internacional, a las que igualmente hay que añadir las limitaciones que siguen imponiendo los efectos de una pandemia por coronavirus que todavía no se ha superado, y que ya afectan de manera importante a la cotización de los títulos de la multinacional. Unas acciones que, golpe tras golpe, han experimentado una caída del -33,37 por ciento desde el anuncio del nombramiento de Marta Ortega como presidenta no ejecutiva de la compañía, tras pasar de los 29,67 euros por título a los que cotizaban sus acciones al cierre de sesión del pasado lunes 29 de noviembre de 2021, día antes del anuncio, hasta los 19,77 euros por acción a lo que lo hacen en el momento de la publicación de este artículo. Una caída que ha llevado ya a Inditex ha perder su posición como la compañía de mayor valor del Ibex 35 en favor de Iberdrola, tras una jornada de ayer en la que cerraba con una capitalización de 61.647 millones de euros, frente a los 63.861 millones de euros que alcanzaba la eléctrica.

Reforzar la apuesta por la sostenibilidad y en nuevos ámbitos como el metaverso

Para hacer frente a esta serie de retos, y por qué no también verlos como del mismo modo oportunidades, que se le presentan ahora a la multinacional textil, en un entorno para el que la sostenibilidad y el metaverso se presentan como dos campos en los que la compañía deberá seguir emprendiendo importantes acciones e iniciativas, Marta Ortega podrá valerse tanto de la sólida situación económica en la que se encuentra la compañía, como de su extraordinariamente dinámica estructura omnicanal. Una red compuesta por un conjunto de distintas plataformas y establecimientos físicos, para la que la compañía ha llevado a cabo multimillonarias inversiones destinadas a lograr su cada vez mayor y más rítmica perfecta integración. Una apuesta por la distribución y la gestión de sus canales de venta y colecciones, que es la que la facilitan el poder gozar de un modelo optimizado capaz de mantener bajo sus niveles de stock, contribuyendo así a la rentabilidad de Inditex y a su propio valor como compañía sostenible.

En esta se nos antoja que nada fácil, aunque de seguro estimulante, aventura, Marta Ortega se servirá de la ayuda y el apoyo de un Consejo de Administración, que tras la salida de Pablo Isla queda integrado por ella misma, en calidad de presidenta no ejecutiva de Inditex, y por la presnecia de Óscar García Macerias, consejero delegado desde noviembre de 2021; Amancio Ortega, fundador de Inditex y vocal en el Consejo; Pontegadea Inversiones, vocal y máxima accionista de Inditex, representada en el consejo por Flora Pérez Marcote, madre de la propia Marta Ortega; José Arnau Sierra, vicepresidente del Consejo desde junio de 2021 y consjero externo dominical en representación del socio fundador de la compañía, Amancio Ortega; José Luis Durán Schulz, vocal y consejero independiente desde julio de 2015; Rodrigo Echenique Gordillo, vocal y consejero independiente desde julio de 2014; la baronesa Denise Patricia Kingsmill, vocal y consejera independiente desde julio de 2016; Anne Lange, miembro de los consejos ejecutivos de Orange, Pernord-Ricard y FFP y vocal y consejera independiente desde 2019; Pilar López Álvarez, vicepresidenta de Microsoft Western Europe y vocal y consejera independiente de Inditex desde 2018; y Emilio Saracho Rodríguez de Torres, vocal y consejero independiente desde 2010.

También te puede interesar:
AMANCIO ORTEGA
INDITEX
Marta Ortega
SPOTLIGHT