• Inicio
  • Noticias
  • Retail
  • Bershka, Pull&Bear y Stradivarius cierran su negocio online en China y salen del país

Bershka, Pull&Bear y Stradivarius cierran su negocio online en China y salen del país

Por Jaime Martinez

5 jul 2022

Retail

Photo Credits: Bershka.

Inditex sigue adelante en su apuesta por tratar de adaptar su modelo de negocio a las necesidades y las tendencias de sus distintas audiencias, y ha decidido finalmente echar el cierre y dejar de operar en China a través de sus marcas de moda joven Bershka, Pull&Bear y Stradivarius. Cadenas a cuyos establecimientos físicos la multinacional española, y compañía líder a escala global dentro del ámbito de la moda, ya se decidía a echar el cierre a comienzos del pasado mes enero de 2021, como primer paso de un repliegue en el gigante asiático que ahora encontrará misma respuesta en un canal online donde las tres cadenas dejarán igualmente de operar este mismo mes.

Según las informaciones que desde la propia Inditex ya han confirmado a FashionUnited, la multinacional textil de la moda, siguiendo a la clausura ya acometida de toda la red de establecimientos físicos en el país de las tres cadenas de moda joven, y ahora al de este cierre de su actividad en el canal online, pasará a partir de este momento a redirigir todos sus esfuerzos a tratar de potenciar su actividad en el gigante asiático a través de las cadenas Zara, Massimo Dutti, Oysho y Zara Home. Marcas comerciales con las que actualmente, y según la información actualizada que ofrece la multinacional textil desde de su propia página online oficial, opera en China a través de un total de 279 establecimientos. Unas tiendas que en ningún caso se verán afectadas por el cierre de la actividad online de Bershka, Pull&Bear y Stradivarius, que por su parte dejarán definitivamente de operar en China, incluido a través de plataformas como el Tmall de Alibaba en la que disponían de su propia flagship store virtual, este mismo mes. Dejando a partir de ahora su presencia reducida a únicamente un servicio de atención al cliente, que permanecerá disponible, según adelantaban desde el medio de noticias Wwd, solamente hasta el próximo 31 de agosto.

“Tal y como ya venía haciendo en los últimos años”, han comunicado desde la multinacional de la moda española a FashionUnited, “Inditex seguirá adaptándose a la demanda de sus clientes en China”. Acción para la que, desde este mismo momento, añaden, centrará “su oferta de moda de calidad en la experiencia única e integrada de tiendas y online de Zara, Massimo Dutti, Oysho y Zara Home”.

El despertar y el auge de las marcas locales chinas

Como bien apuntábamos al inicio de estas líneas, era a comienzos del pasado mes de enero de 2021 cuando comenzaban a trascender las líneas generales de la nueva política comercial que desde Inditex habían comenzado ya a implantar en su operativa en China. Una estrategia con la que venían a responder a los principales objetivos marcados dentro de su nuevo plan de optimización y digitalización “Horizonte 2022”, presentado a comienzos de junio de 2020 a pocos meses después del estallido de la pandemia, y que en lo que respectaba al mercado chino iba a suponer, además de esa mayor apuesta por establecimientos de mayor tamaño que pudieran ejercer además funciones como centros logísticos y de distribución para los pedidos online, el cierre de todas las tiendas físicas de Bershka, Pull&Bear y Stradivarius. Cadenas estas que no obstante, y respondiendo a las intenciones de Inditex por optimizar sus operaciones, iban a seguir operando en China, pero exclusivamente a través de un canal online cuyas ventas en ningún caso han llegado a ser representativas de la facturación total que Inditex ha seguido generando en el gigante asiático a través del resto de sus marcas activas en el país.

A pesar de que eran estas así pues las intenciones que por entonces y en un primer momento se anunciaban para China, mercado junto al de España y Japón que se situaba entre los principales afectados por la puesta en marcha de ese plan de optimización “Horizonte 2022”, la multinacional española ha decidido ahora sacar definitivamente del gigante asiático a sus tres marcas de moda joven. Una acción que respondería a las dificultades que las tres cadenas habrían encontrado a la hora de llegar a hacerse con su propio hueco entre las comunidades de las nuevas generaciones de consumidores chinos. Un público joven frente al que no habrían logrado finalmente posicionarse, entre otros motivos por el alto grado de competitividad que actualmente se da en el mercado chino, fruto este a su vez de la cada vez mayor pujanza de la que empiezan a gozar las marcas nativas entre la población local.

Se trata este de un cambio en los hábitos de tendencia de la población china sobre el que vienen alertando no pocos prescriptores, en lo que está llevando a los consumidores chinos a percibir lo propio a un nivel comparativo, en términos tanto de calidad como de diseño, similar al que con el que perciben a las firmas occidentales. Hecho que habría llevado a cadenas como Bershka, Pull&Bear o Stradivarius a perder la batalla en el país asiático frente a competidoras chinas como Peacebird, Urban Revivo o Mo&Co. Cadenas todas ellas que, además de en China y en los principales mercados asiáticos, ya operan igualmente a través del canal online en los principales mercados occidentales, desde Estados Unidos a Reino Unido, pasando por España, mediante incluso servicios de entrega gratuitos con pedido mínimo.

Pérdida de 291 puntos de venta físicos en China

Entrando a analizar en que situación se encuentra actualmente el negocio comercial de Inditex en China, y cuál ha sido su evolución a lo largo de estos últimos años, de esas 279 tiendas de las que el Grupo español dispone actualmente en China, 127 responderían a tiendas operadas bajo la marca Zara, 63 se encuentran en activo como tiendas de Massimo Dutti, 55 como establecimientos Oysho y los 34 restantes como tiendas de Zara Home, la cadena de artículos de hogar y decoración de Inditex, según las informaciones que arroja la multinacional española como última información actualizada desde su página web.

De estos datos, y como consecuencia no hay que olvidar de esa política de optimización y de su apuesta por establecimientos de mayor tamaño emprendida bajo el paraguas de su plan “Horizonte 2022”, puesto en marcha por la compañía el pasado junio de 2020, se deduce que la compañía sigue en pleno proceso de ajuste y reestructuración de su actividad comercial en China. Un mercado en el que, al margen de esta salida definitiva en la que se estarían embarcando Bershka, Pull&Bear y Stradivarius, y por cadenas, frente a las 133 tiendas con las que contaba Zara a fecha del 31 de enero de 2022, la cadena habría terminado perdiendo, en términos absolutos y a pesar de sus últimas aperturas en China, un total de 6 puntos de venta a lo largo de este ejercicio de 2022. Mientras que por su parte Massimo Dutti habría pasado de 70 a 63, perdiendo 7 puntos de venta; Oysho de 61 a 55, perdiendo 6 establecimientos; y Zara Home de 39 a 34, reduciendo su huella en otros tantos 5 puntos de venta. Dejando así como resultado a la multinacional pasando de operar un total de 303 tiendas, al cierre de su último ejercicio completo de 2021, con una huella comercial en China de esos 279 establecimientos.

Y si esa ha sido la última evolución y la más reciente sobre su actividad en el gigante asiático, el repliegue y la reestructuración de su modelo de negocio que desde Inditex han practicado sobre su operatividad en China, termina viéndose aún más claramente si nos retrotraemos hasta el cierre de su ejercicio de 2019. El último que llegó a completarse al margen de los efectos de la pandemia por coronavirus, en un momento para el que, a fecha del 31 de enero de 2020, Inditex operaba en la China Continental, además de con sus respectivas plataformas de venta online, con una red comercial física de 570 establecimientos. Puntos de venta de los que han terminado perdiéndose, en solamente 2 años, un total de 291 tiendas hasta llegar a las actuales 279 de las que dispone Inditex, y de las que por entonces respondían a establecimientos operados por la totalidad de las principales cadenas de su portafolio de marcas comerciales, con Zara en cabeza (179 tiendas), seguida de Massimo Dutti (89 tiendas), Oysho (87 tiendas), Pull&Bear (65 tiendas), Bershka (62 tiendas), Zara Home (52 tiendas), Stradivarius (35 tiendas) y Uterqüe (1 tienda).

Inditex, en máximos de facturación y de beneficios

No obstante y a pesar de todo lo apuntado, en términos económicos la multinacional española, sabiendo hacer frente a todas las dificultades que de manera específica se le presentan dentro de su actividad como empresa líder de la industria de la moda, así como aquellas que le sobrevienen desde el plano macroeconómico, consecuencias principalmente de la pandemia, de la guerra en Ucrania y de una espiral inflacionista sin precedentes, sigue demostrando disponer de un sólido modelo de negocio capaz de hacer frente a huracanes y marejadas.

Siguiendo con esta valoración, y mientras desde la multinacional se han decidido ya a introducir medidas frente al aumento de los costes como la de limitar los envíos gratuitos a domicilio, en estos mismos términos económicos desde Inditex ofrecían a comienzos del pasado mes de junio una última actualización sobre sus cuentas, anunciando sus resultados para el primer trimestre de su nuevo ejercicio de 2022. Periodo comprendido entre el 1 de febrero y el 30 de abril de este mismo año, que la compañía completo en máximos y por encima de sus valores previos a la pandemia, con una facturación de 6.742 millones de euros y un beneficio neto de récord, por valor de 940 millones de euros.

También te puede interesar:
BERSHKA
CHINA
CIERRES
E-COMMERCE
INDITEX
PULL&BEAR
STRADIVARIUS