Amancio Ortega demanda a Gap por impago

Madrid – Nuevos problemas para la multinacional textil norteamericana Gap, en relación a su decisión de dejar de hacer frente al pago del alquiler de los locales comerciales que ocupa durante el tiempo que estos han permanecido cerrados a consecuencia del brote de coronavirus. Y es que hemos podido conocer que Pontegadea, el brazo inversor de Amancio Ortega —fundador y principal accionista de Inditex—, interpuso el pasado jueves una demanda en el Tribunal Superior de San Francisco en la que reclama a la multinacional norteamericana el pago de 1,64 millones de dólares en concepto de los alquileres de marzo a julio del local que ocupa en San Francisco la firma de moda Old Navy, una de las cadenas del grupo Gap.

El establecimiento en cuestión, tal y como se encargan de anunciar desde diferentes medios locales como el San Francisco Business Times, es una flagship store de cerca de 6.723 metros cuadrados ubicada en el número 821 de Market St, en San Francisco. Una de las principales áreas comerciales de la ciudad, en la que se dan cabida multitud de firmas internacionales como Levi’s, Diesel, Timberland, Michael Kors o Adidas.

En local fue adquirido por Pontegadea hace dos años a la entidad financiera JP Morgan, tras el pago de 475 millones de dólares. Y sobre él se mantiene un contrato de alquiler por parte de Gap, con origen en 1997 y vigencia hasta julio de 2023. Ejerciendo igualmente Pontegadea la posición de arrendadora de 4 establecimientos más ocupados por la compañía norteamericana en las ciudades de Miami, Chicago y Nueva York. Estado precisamente en el que Gap habría presentado a su vez una demanda contra Pontegadea que bien podría responder a su propia estrategia de defensa en este mismo conflicto.

Reclamaciones millonarias por impagos del alquiler: la difícil situación de los retailers norteamericanos

Esta nueva batalla legal que se le presenta a Gap viene a sumarse a la que conocíamos a principios de este mismo. Cuando teníamos constancia de la reclamación judicial por valor de 65,90 millones de dólares que ha interpuesto contra ella la compañía estadounidense especializada en la gestión de centros comerciales Simon Property. Un montante de más que considerable suma, que se le reclama en concepto de alquileres atrasados y otros cargos.

Ambas batallas legales no dejan sino entrever la difícil situación en la que ha quedado la multinacional americana a cuenta de esta pandemia por coronavirus. No descartándose, como viene siendo tradición en la actividad judicial de la potencia norteamericana, que finalmente la compañía logre sellar algún tipo de acuerdo “de buen entendimiento” con sus arrendadoras.

Desde el inicio de esta crisis, otras compañías que están experimentando situaciones económicas igualmente complejas en Estados Unidos están siendo H&M, Urban Outfitters, Nordstrom, Burlington Stores, Ross Stores, la NBA o Victoria’s Secret. Así como Foot Locker, decidida igualmente a no pagar el alquiler de aquellas tiendas que se vieron obligadas a cerrar como consecuencia de la pandemia. Mientras que otras grandes del retail, como los grandes almacenes Neiman Marcus y las cadenas JC Penney y J. Crew, no han encontrado más remedio que declararse en quiebra solicitando el conocido “Capítulo 11” de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos.

Photo Credits: Gap. Fotografía de archivo de la flagship store de “Old Navy” en San Francisco.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO