L Brands (Victoria’s Secret) deja de pagar el alquiler de sus tiendas

Madrid – Como consecuencia de esta pandemia por coronavirus , y del “parón” económico que ha traído consigo, la multinacional estadounidense L Brands, matriz a la postre de las compañías Victoria’s Secret y Bath&Body Works, no se ha visto sino empujada a tomar importantes medidas de ajustes sobre sus cuentas. Más aún ante el escenario especialmente convulso al que se abre ahora la compañía, y en el que a las incertidumbres acaecidas por cuenta del COVID-19, se suma la dura batalla legal a la que a todas luces se encamina tras la demanda interpuesta por el fondo de inversiones Sycamore con intención de rescindir su acuerdo de compra sobre el 55 por ciento de Victoria’s Secret.

Como parte de sus herramientas de contención, a lo largo del día de ayer L Brands anunciaba una serie de medidas “proactivas” dirigidas a una mejor gestión de sus gastos y costes, así como a garantizar la liquidez de la multinacional ante las dificultades que se prevén como consecuencia del coronavirus. Entre ellas, desde la multinacional confirmaban que se ha procedido a convertir la línea de crédito revolvente “Cash-Flow Revolver” en una línea de crédito revolvente respaldada por activos “Asset Based Lending” (ABL). Línea cuyo flujo máximo se sitúa en los mil millones de dólares, con vencimiento marcado para agosto de 2024, y de los que la compañía ya ha hecho uso de 950 millones para abonar el pago de las cantidades retiradas en marzo de su anterior línea de crédito “Cash-Flow Revolver”. Manteniéndose en estos momentos tras el pago, según informa la propia L Brands, con un efectivo superior a los 900 millones de dólares a fecha del 30 de abril de 2020.

Más digitalización, ajuste de gasto y cancelación del pago de los alquileres

Una vez solventados, por el momento, el vencimiento de los pagos de su línea de crédito, desde L Brands han comenzado con la puesta en funcionamiento de distintas herramientas con las que buscarán garantizar su liquidez y flexibilidad financiera frente a esta pandemia.

Entre esta serie de medidas, desde la dirección se están redirigiendo todos los esfuerzos a maximizar sus áreas de negocio digital, potenciando para ello los canales de venta online de Bath&Body Works y de Victoria’s Secret. Mientras que por otro lado, en su búsqueda por reducir sus costes, la multinacional ha decidido reducir en más de 50 por ciento sus gastos de capital para este ejercicio de 2020; pasando de los 550 millones de dólares previstos, a unos 250 millones. Y todo ello mientras recurre a reducir sus inventarios para esta actual campaña de Primavera/Verano en un 45 por ciento en el caso de Victoria’s Secret, y en un 20 por ciento en el de Bath&Body Works.

Como medidas excepcionales, la multinacional también ha confirmado que adicionalmente está procediendo a posponer los pagos a sus proveedores; así como suspendiendo el pago del alquiler a los propietarios de los espacios que ocupa mientras las tiendas permanezcan cerradas.

L Brands frente al coronavirus

Desde el mismo momento en el que el brote de coronavirus COVID-19 comenzase a mostrar su virulencia más allá de las fronteras chinas, y en especial en importantes mercados para la multinacional como Europa y los Estados Unidos, desde L Brands emprendían toda una batería de medidas dirigidas a este mismo objetivo de fortalecer su flexibilidad financiera frente a la pandemia.

Entre las ya anunciadas previamente por la multinacional, están su decisión de suspender el dividendo trimestral en efectivo a partir del segundo trimestre de su actual ejercicio de 2020; comprometiéndose a volverlo a pagar a largo plazo, una vez se evalúe que la situación sea apropiada. Igualmente, su alta dirección acordaba reducir en un 20 por ciento su salario base; mientras que los miembros de la Junta Directiva y su presidente y director ejecutivo, Les Wexner, suspendían sus retribuciones. Mientras que frente a sus empleados, la compañía acordaba que mantuvieran todas sus prestaciones de asistencia médica.

Dura batalla legal: acuerdo de venta “paralizado”

L Brands ha sido durante largos años uno de los principales agentes del sector de la moda íntima y del retail. Una situación privilegiada sobre la que ha ido siendo desplazada durante los últimos años frente a la competencia de otras compañías, y que comenzó a reflejarse con unos balances cada vez más preocupantes para la dirección de la empresa. Cuyo presidente, fundador y director ejecutivo, Les Wexner, llegaba finalmente a un acuerdo el pasado mes de febrero para la venta del 55 por ciento de “Victoria’s Secret Lingerie” al fondo de inversiones estadounidense Sycamore Partners. Acuerdo que se mantiene estancado tras la decisión de Sycamore de acudir a los tribunales para solicitar su rescisión.

Matriz de las compañías Victoria’s Secret, Pink y Bath&Body Works, L Brands cuenta en estos momentos con una red comercial compuesta por más de 2.920 tiendas propias repartidas por los Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y China. Establecimientos a los que habría que sumar las aproximadamente 700 tiendas operadas bajo la modalidad de franquicia, a través de las que vende igualmente sus productos en las diferentes regiones del mundo, así como sus respectivas tiendas online.

Photo Credits: Victoria’s Secret, página oficial de Facebook.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO