• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • La crisis china salpica a Inditex: acusan a la española de ceder ante el régimen de Pekín y sus “crímenes de lesa humanidad”

Moda

La crisis china salpica a Inditex: acusan a la española de ceder ante el régimen de Pekín y sus “crímenes de lesa humanidad”

Por Jaime Martinez

26 mar. 2021

Madrid – A medida que se extiende el boicot, todo hace indicar que auspiciado desde el propio Gobierno chino, contra las firmas internacionales que se habían venido posicionando de manera pública en contra de hacer uso del algodón recolectado en la región china de Xinjiang, las diferentes multinacionales de la moda toman posiciones. Eso sí, con mayor o menor suerte ante los ojos de la opinión pública, y haciendo malabares imposibles para lograr contentar a un público global que parece contar en estos momentos con una serie de intereses abiertamente enfrentados.

De entre esta serie de estrategias que han comenzado así a aplicar los grandes grupos de la moda internacional, no ha dejado de pasar desapercibida ni mucho menos la seguida por el Grupo español Inditex. Principal compañía internacional de la industria de la moda y matriz de cadenas tan conocidas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe, a la que ahora se le acusa de ponerse de perfil frente a la presente crisis en relación con el algodón de Xinjiang y los derechos humanos de los uigures. Minoría a la que, supuestamente, el Gobierno chino estaría forzando a trabajar en los campos de algodón de esta región del noroeste del país, motivo por el cual el Gobierno de los Estados Unidos, a través del Departamento de Aduanas y de Protección Fronteriza, terminó decretando una prohibición para la importación de cualquier producto fabricado a partir de esta materia prima.

De esta manera se abría entonces un nuevo conflicto de occidente frente a china, a cuenta de los derechos humanos de los uigures, que terminaba por agravarse esta misma semana. Momento en el que, de manera coordinada, los gobiernos de Estados Unidos, Europa, Reino Unido y Canadá aceptaban interponer una serie de sanciones contra funcionarios ligados al Partido Comunista Chino, a las que desde Pekín respondían con reciprocidad al tiempo que incendiaban la mecha de un boicot contra la compañía sueca H&M que ha terminado por extenderse a un buen número de empresas ligadas a la Better Cotton Initiative (BCI), después de que esta hubiera tomado la decisión, así lo apuntan diferentes medios, de suspender todas sus licencias a las empresas que operan en la región de Xinjiang.

Inditex elimina una declaración de denuncia contra los abusos a los uigures

Atrapada así, como el resto de compañías internacionales presentes en China, entre los intereses de Pekín y el de unas potencias occidentales cuyas acciones, subrayan, solamente buscan garantizar los derechos humanos de los uigures, Inditex habría tomado la decisión de retirar de su página online una declaración de “tolerancia zero frente a los trabajos forzosos”. Una exposición de motivos en la que de manera expresa hacía mención a los uigures y a la región china de Xinjiang que ha hecho desaparecer de su página corporativa, en un movimiento que ha comenzado a ser duramente criticado por diferentes medios y organizaciones en defensa de los uigures.

Según se encargaba así de recoger el medio estadounidense NPR, responsable de adelantar la noticia, Inditex habría pasado a retirar la mencionada declaración esta misma semana. Dejando como rastro de la misma únicamente una versión en la caché del navegador, a la que tenía acceso el citado medio, pero dejando la página como un recurso “no encontrado” en las últimas actualizaciones de la página corporativa de la multinacional. Portal en el que sin embargo sigue haciendo mención a su política de “tolerancia cero hacia cualquier forma de trabajo forzoso”, dentro de su sección sobre los derechos laborales, eso sí sin hacer mención directa ni a los uigures ni a la región de Xinjiang. Una minoría a favor de la cual sí se posicionaba en la declaración retirada.

“En Inditex adoptamos un enfoque de tolerancia cero hacia el trabajo forzoso de cualquier tipo y contamos con políticas y acciones estrictas para garantizar que no se produzcan en ninguna parte de nuestra cadena de suministro”, explicaban desde Inditex en el escrito, ya retirado, sobre su política de “tolerancia cero” hacia los trabajos forzosos. “Nos tomamos muy en serio todas las denuncias de prácticas sociales y laborales inadecuadas en cualquier parte de la cadena de suministro de las prendas de vestir y de los textiles”, añadía la multinacional española, al tiempo que subrayaba el ser consciente de la existencia “de varios informes de este tipo que alegan negligencias sociales y laborales en varias puntos de las cadenas de suministro en relación con los uigures en Xinjiang (China) y en otras regiones, lo que es muy preocupante”. Por lo que “tras una investigación interna podemos confirmar que Inditex no tiene relaciones comerciales con ninguna fábrica de Xinjiang”.

Unas líneas claras, pero ya suprimidas, no podemos confirmar si como una medida con la que Inditex intenta alejarse de la polémica, o por que la compañía está ahora sí dispuesta a comenzar a hacer uso del algodón de Xinjiang como materia prima de sus colecciones. Con lo que vendría a seguir de ese modo la práctica por la que han decidido apostar compañías como la japonesa Muji o la firma de moda Hugo Boss, que ya han salido públicamente a defender la calidad del algodón de Xinjiang y el valor añadido que su uso supone para sus productos.

Una prueba de fuego para las firmas internacionales

Frente a esta acción adoptada por la compañía española, la organización internacional en defensa de los uigures, la The Coalition to End Forced Labour in the Uyghur Region, no dudaba en salir a censurar la postura de Inditex. A la que abiertamente acusan de connivencia con el régimen de Pekín y de anteponer sus intereses económicos a los derechos humanos.

“El Gobierno chino está amenazando con consecuencias comerciales a las marcas de ropa que han tomado una postura pública contra el trabajo forzoso de los uigures”, explicaba un representante de la Coalición pro derechos de los uigures a lo largo de unas declaraciones recogidas por el medio estadounidense wwd. “Según lo informado por distintos medios, una compañía, Inditex, ha respondido eliminando un escrito en relación a su política sobre los trabajos forzosos de su propia página online”. “El comportamiento de Inditex, como el de muchas otras compañías que han guardado silencia sobre el tema de los trabajos forzosos de los uigures, como Amazon, Target y Walmart, no hace sino que envalentonar al Gobierno chino frente a los crímenes de lesa humanidad que está practicando en la región de los uigures”.

“Anteponer los derechos humanos a los beneficios económicos tiene su valor y tiene un precio”, proseguían desde la organización, ya que hay “millones de consumidores en todo el mundo que no quieren ser cómplices del trabajo forzoso llevado a cabo por uigures” y que “estarán atentos para ver la manera en la que reaccionan las empresas frente a este acoso”. “¿Reafirmarán sus posiciones frente al trabajo forzoso y los crímenes de lesa humanidad? ¿O seguirán los pasos de Inditex y cederán a las presiones?”, se preguntan desde la organización. “Esta es una prueba moral para las marcas de ropa del mundo”, y ahora “veremos quién logra superarla y quién falla”.

Photo Credits: Zara, página oficial.