• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • El boicot chino contra las marcas internacionales se extiende y da alas a sus “gigantes” nacionales

El boicot chino contra las marcas internacionales se extiende y da alas a sus “gigantes” nacionales

Por Jaime Martinez

26 mar. 2021

Empresas

Madrid – Tal y como ya se temía, y así lo señalábamos en el día de ayer desde FashionUnited en nuestro primer artículo en relación con el boicot que se iniciaba en China contra la compañía de moda sueca H&M, una vez encendida la mecha era de esperar que las presiones del Gobierno de Pekín a cuenta de los derechos de los uigures y del algodón de Xinjiang, no tardaran en salpicar al resto de Grupos internacionales de la moda que mantienen una elevada exposición en el mercado chino. Teniendo así como nuevas protagonistas de las protestas, cuyos mayores efectos hasta la fecha sigue sufriendo la cadena sueca, a firmas como Nike, Adidas, la japonesa Uniqlo o la firma de moda británica Burberry. Situadas ahora en el ojo del huracán bajo la amenaza de seguir el mismo destino que H&M, como consecuencia de una acción, parece ser que orquestada desde las altas esferas del Gobierno chino, frente a la que ya están tomando precauciones otras marcas de moda como Hugo Boss, y que en último término esta impulsando la cotización de las grandes marcas deportivas chinas.

El origen de esta nueva arremetida de China contra las firmas “extranjeras” que operan en el país, debemos situarlo en el nuevo paquete de sanciones que, a comienzos de esta misma semana, interponían de manera coordinada los gobiernos de Estados Unidos, Europa, Reino Unido y Canadá contra una serie de funcionarios vinculados al Gobierno de Pekín. Todo ello a cuenta de la supuesta violación auspiciada por China de los derechos humanos de la minoría de los uigures, a los que supuestamente se les estaría obligando a trabajar de manera forzosa, y así lo defienden distintos informes de organismos internacionales, en la recolección del algodón de los campos de la región de Xinjiang. Unas sospechas que ya llevaron al Departamento de Aduanas y de Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) a decretar una orden para prohibir la importación de todos los productos de algodón producidos en la Región Autónoma china de Xinjiang.

Al mismo tiempo que se decretaban las sanciones, era el mismo lunes, tal y como adelanta el medio wwd, el momento en el que distintas asociaciones estadounidenses, como la American Apparel & Footwear Association, la Footwear Distributors and Retailers of America, la National Retail Federation, la Retail Industry Leaders Association y la United States Fashion Industry Association, hacían al mismo tiempo un llamamiento para “poner fin a la campaña de opresión contra los uigures y otras minorías étnicas musulmanas” en China. Una declaración a la que no habría permanecido ajena la Better Cotton Initiative (BCI). Organización sin ánimo de lucro internacional que se encarga de promover, y de certificar, el cultivo de algodón acometido mediante prácticas más sostenibles y eficientes, y que según un artículo de hoy mismo publicado en el People’s Daily, medio digital vinculado al Gobierno chino, habría tomado la decisión de suspender todas sus licencias a las empresas que operan en la región de Xinjiang.

Una medida la adoptada por el BCI que, según el mismo medio, sería fruto de las presiones sobre el organismo de las “fuerzas anti-China” en los Estados Unidos y otros países occidentales. Señalando en este sentido, y de manera abierta, a la “influencia” sobre la organización que tendrían empresas como Nike, Levi’s o Gap. A las que de esta manera, y junto a H&M y Adidas, a las que también menciona en su publicación, parecía estar señalando como los nuevos objetivos a boicotear, como parte de unas acciones cuyas consecuencias, a la vista de los acontecimientos, amenazan con salpicar a todas las compañías adscritas al BCI.

Boicot y censura contra H&M

Empezando por H&M, compañía que como bien indicábamos fue la primera en comenzar a experimentar en sus propias carnes los efectos de este boicot, a lo largo de esta semana la compañía no ha hacho más que ver como iban en aumento las arremetidas contra la principal cadena del Grupo. Cuyas colecciones eran retiradas en un primer momento de todas las principales plataformas online chinas, incluidos los marketplace de Tmall y Taobao, pertenecientes al Grupo Alibaba, así como de los portales de JD.com y Pinduoduo.

Una dura acción que se significaba nada más que como el punto de partida de una escalada sin precedentes contra una marca de moda internacional, y que terminaba suponiendo, tal y como adelantan medios como el estadounidense wwd, la retirada de sus aplicaciones de las App Stores de Huawei, Xiamoi, Vivo y Tencent en China. Así como su bloqueo en los buscadores Baidu —una suerte de Google chino—, Dianping y Auto Navi, plataformas de las que además habrían retirado toda información relativa a las tiendas físicas de la cadena. Y todo ello al tiempo que Didi, la versión china de Uber, también ha bloqueado las tiendas físicas de H&M como destino de sus pasajeros. Un boicot a todas luces orquestado del que parece que, por ahora, se está librando la cadena de moda Cos, la otra gran cadena del Grupo H&M en China.

De Nika a Adidas y Burberry

A pesar de que, por el momento, el resto de cadenas internacionales no está experimentando unos efectos de tal magnitud como los que está sufriendo H&M, el boicot sí que ha comenzado a pasar factura a un buen número de grupos multinacionales, preeminentemente occidentales. Destacándose de entre ellos Nike, Adidas, la firma de moda-lujo Burberry y, en menor medida, a la multinacional japonesa Uniqlo.

De este modo, y a pesar de que de todas ellas ninguna ha tenido que hacer frente, por ahora, a una retirada masiva de sus productos de las principales plataformas de comercio online chinas, la estadounidense Nike sí ha visto como la plataforma de compraventa de prendas de ropa y zapatillas Poizon, con sede en Shanghái y conocida como “Dewu” en el marcado chino, ha decidido retirar de manera indefinida todos los productos de la firma deportiva. Y todo ello al tiempo que la gran mayoría de los embajadores de marca de las firmas mencionadas, han decidido comenzar a rescindir sus contratos y sus vínculos con la firma. Siendo tales los casos de Tan Sangyun o Wang Yibo, vinculados con Nike; los de Eason Chan o Jackson Yee, con relaciones con Adidas; loss de Jung Boran, Ni Ni, Lei Jiayin y Roy Wang, con vínculos con Uniqlo; los de Nana Ouyang o Lay Zhang, con vínculos con Converse, una de las principales marcas comerciales de Nike: o los de Li Zhenning, hasta ahora embajador de marca en china de Tommy Hilfiger, y el de Meng Meiqi, de New Balance.

En otro orden de medidas, y dando como resultado una acción que habrá que esperar para comprobar de qué manera termina afectando a la relación estratégica y a largo plazo que mantenían hasta la fecha, era la tecnológica Tencent, alegando los mismos motivos, la que decidía cancelar la colaboración de Burberry con su videojuego “Honor of Kings”. Todo ello ello al tiempo que Zhou Dongyu y Song Weilong, los embajadores de la firma británica en China, decidían finalizar sus vínculos con la marca.

Las estrategias de Hugo Boss y de Muji

Frente a estas acciones con las que se buscaría castigar por parte del Gobierno de Pekín a todas aquellas marcas que están rechazando hacer uso del algodón producido en la región china de Xinjiang, son otras compañías, principalmente nacionales pero también otras como la japonesa Muji o la europea Hugo Boss, las que se han posicionado defendiendo tanto la calidad del algodón de Xinjiang como su decisión de no retirarlo como materia prima de sus productos.

En este sentido, la japonesa Muji se habría decidido por añadir el término de “algodón de Xinjiang” en la descripción de sus principales productos como manera con la que mantenerse al margen de cualquier polémica. Mientras que por su parte la firma Hugo Boss habría emitido un comunicado este mismo jueves, recogen desde wwd, en el que la compañía hacía hincapié en su decisión de “producir y fabricar productos de la más alta calidad, utilizando para ello telas de todo el mundo, incluidas las confeccionadas a partir de la materia prima procedente de las principales áreas de producción de China”, incluido entre ellas el algodón de Xinjiang. Al que califica como “uno de los mejores del mundo”, razón por la que “continuaremos comprando y dando soporte al algodón de Xinjiang”.

Terreno abonado para el crecimiento de los gigantes nacionales chinos

Como resultado de este creciente boicot contra las firmas internacionales, especialmente vinculadas al sector de la moda deportiva, y siguiendo la misma estrategia por la que ha apostado la japonesa Muji, son numerosas las marcas chinas que se han posicionado en defensa del algodón de Xinjiang. Una materia prima de la que han pasado a presumir que emplean para la confección de sus productos compañías como Li Ning, especializada en material deportivo y que incluye al algodón de Xinjian de manera expresa en el etiquetado de sus productos, o el Grupo chino Anta, que por su parte habría anunciado su retirada de la Better Cotton Initiative como respuesta a las acciones adoptadas por la organización en lo concerniente a la región de Xinjiang. Una respuesta ante esta crisis del algodón de Xinjiang que si bien hundía las cotizaciones de las compañías occidentales, disparaba en contra el valor en bolsa de las compañías chinas.

Como resultado de las incertidumbres que se abren ahora para las empresas en el codiciado mercado chino, las acciones de Nike esta semana han caído un -6,96 por ciento, desde los 138,27 dólares a las que cotizaban el lunes hasta los 128,64 a los que cerraban en la jornada de ayer. Mientras que en el caso de Adidas sus acciones han experimentado una bajada del -5,45 por ciento, desde los 278,8 euros del lunes hasta los 263,60 a los que cotizan en este momento. Para terminar con una H&M cuyos títulos se han dejado un -4,59 por ciento, desde las 213,50 hasta las 203,70 coronas suecas a las que actualmente cotizan en estos momentos sus acciones. Mientras que por el contrario las acciones de las compañías chinas se han llegado a disparar en la bolsa de Hong Kong en hasta un +20,89 por ciento, en el caso de Li Ning, en un +16,03 por ciento en el de Anta y en hasta un +19,7 por ciento en el de Xtep International.

Photo Credits: Nike, fotografía de archivo.