• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Estados Unidos extiende su prohibición al algodón chino ante evidencias de prácticas esclavistas

Estados Unidos extiende su prohibición al algodón chino ante evidencias de prácticas esclavistas

Por Jaime Martinez

14 ene. 2021

Moda

Madrid – El Departamento de Aduanas y de Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) emitía en el día de ayer una orden de bloqueo para todos los productos de algodón producidos en la Región Autónoma china de Xinjiang. Desde el Gobierno Federal sustentan esta prohibición en base a las informaciones que apuntan, de manera razonada, al uso que para las labores de recolección del algodón de esta región se estaría haciendo de trabajadores en régimen penitenciario o de detenidos, así como de claras situaciones de trabajos forzosos.

Según explica en su orden, siguiendo a las denuncias y las informaciones que apuntaban a la explotación que se estaba practicando en esta parte del país sobre centenares de miles de ciudadanos de la etnia de los uigures, minoría mayoritaria en esta región de Xinjiang, la agencia puso en funcionamiento una investigación fruto de la cual ha encontrado claros indicadores de trabajos forzosos. Entre ellos, a ciudadanos obligados a llevar a cabo sus labores sometidos a restricciones de movimiento, aislamiento, intimidación, amenazas, bajo la práctica de la servidumbre por deudas —considerada como la principal forma de esclavitud contemporánea en todo el mundo según un informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU—, reteniéndose sus salarios y en unas condiciones de vida y de trabajo abusivas.

“El DHS (Departamento de Seguridad Nacional) no tolerará el trabajo forzoso de ningún tipo en las cadenas de suministros de Estados Unidos”, destacaba Ken Cuccinelli, subdirector interino del DHS a través de un comunicado. “Continuaremos protegiendo al pueblo estadounidense e investigando acusaciones evidentes de trabajos forzoso”, añadía, “evitaremos que los productos fabricados mediante trabajos forzosos entren en nuestro país, y exigimos a los chinos que cierren sus campamentos y detengan esta violación de los derechos humanos”.

“El CBP (Departamento de Aduanas y de Protección Fronteriza) no tolerará la explotación ni prácticas de esclavitud moderna por parte del Gobierno chino para importar bienes a los Estados Unidos por debajo del valor justo de mercado”, añadía por su parte Mark A. Morgan, comisionado interino del CBP. “Las importaciones realizadas a bajos precios, fruto de trabajos forzosos, perjudican a las empresas estadounidenses que sí respetan los derechos humanos al tiempo que exponen a los consumidores desprevenidos a participar con sus compras de prácticas poco éticas”.

Orden de retención para todo el algodón y los tomates, y sus productos derivados, con origen en la región de Xinjiang

Con esta Withhold Release Order (WRO), orden de retención, se insta a todo el personal del Departamento de Aduanas en todos los puertos de entrada a los Estados Unidos a que paralicen y retengan, con efecto inmediato, todos los productos de algodón y también de tomates cultivados o producidos por compañías u organizaciones que operen en la región de Xinjiang. Productos entre los que se incluyen ropa, textiles, semillas de tomate, tomates en lata, salsa de tomate y cualquier otro artículo hecho a partir de algodón o tomates.

Mayores controles sobre la cadena de suministros

Desde la Departamento de Aduanas remarcan que es responsabilidad de los importadores garantizar que los productos que intentan importar e introducir en el país no emplean mano de obra esclava ni la práctica de trabajos forzosos en ningún punto de su cadena de suministros, incluida la producción o la recolección de su materia prima.

Una serie de preceptos que se encarga de desarrollar el estatuto federal 19 U.S.C. 1307, en el que se decreta que queda completamente prohibida la importación de mercancías producidas, total o parcialmente, mediante prácticas trabajo llevado a cabo por convictos, trabajos forzosos y/o en régimen de servidumbre, incluido el trabajo infantil. Ante evidencias que puedan llevar a la CBP que alguno de estos puntos está siendo violado, el departamento tiene la obligación de detener aquellos envíos de mercancías sospechosas. Dando la oportunidad a continuación a los importadores de los envíos detenidos de exportar sus envíos o de demostrar que la mercancía no fue producida mediante trabajos forzosos.

Largas sombras de sospecha sobre las prácticas llevadas a cabo por el Gobierno chino en la región de Xinjiang

En el caso concreto que nos atañe, desde el Gobierno de los Estados Unidos ya cursaron, en julio de 2020, un aviso de advertencia hacia las empresas advirtiéndolas de los riesgos legales, financieros y en cuanto a reputación que podrían acarrearles las evidencias sobre los trabajos forzosos en Xinjiang que comenzaban a desvelarse. Una región en la que, denuncian desde la Agencia federal, el Gobierno chino continúa llevando a cabo una dura campaña de represión contra el pueblo uigur y otros grupos étnicos y religiosos minoritarios.

Tras esa primera advertencia, el 8 de septiembre el Departamento de Aduanas, ante sospechas de la misma índole, cursó una orden de retención sobre los productos de algodón de distintas compañías chinas activas en la región, como Xinjiang Junggar Cotton and Linen Co. Orden a la que se sumaba el 30 de noviembre otra de carácter similar, en su caso sobre el algodón y los productos de algodón fabricados por la compañía Xinjiang Production and Construction Corporatión, y sus filiales. Empresa que desde el Gobierno Federal de los Estados Unidos clasifican como organización económica y paramilitar subordinada al Partido Comunista Chino. Una serie de órdenes de retención motivadas por evidencias que apuntarían claramente a la práctica de mano de obra esclava, impulsada desde el Gobierno de Pekín, y que ahora desde el Departamento de Aduanas de los Estados Unidos han decidido aplicar ya no solamente sobre un número de empresas concretas, sino sobre toda la región de Xinjiang.

Con esta acción desde el CBP y el Gobierno Federal dan respuesta a las demandas que exigían organizaciones como el Center for Global Policy (CGP), responsable de la publicación del informe “Coercive Labor in Xinjiang: Labor Transfer and the Mobilization of Ethnic Minorities to Pick Cotton” (Trabajo coercitivo en Xinjiang: Traslado laboral y movilización de minorías étnicas para la recolección del algodón). Un documento del que nos hacíamos eco en FashionUnited tras su publicación, y que se situaría entre las informaciones recopiladas por el CBP que han terminado por impulsar esta orden de prohibición sobre el algodón y los tomates de la región de Xinjiang.

Photo Credits: Center for Global Policy. / Pixabay.