El último escándalo de Gucci: “La salud mental no es moda”

Madrid- La mayor parte de los asistentes al desfile que la firma italiana Gucci celebró durante la pasada edición de la Semana de la Moda de Milán, coincidieron a la hora de calificarlo como de “auténtica locura”. Una contumaz descripción que hacía referencia no únicamente al talento de su director creativo, Alessandro Michele, y a la originalidad de su propuesta para la temporada Primavera/Verano 2020, sino también a los instantes que precedieron a la presentación de la colección. Cuando sobre la futurista cinta transportadora de color verde menta, desfilaron una sucesión de modelos de impoluto blanco luciendo diferentes diseños inspirados en camisas de fuerza. Piezas que la firma ya ha confirmado que no se pondrán a la venta, y que tan solo fueron ideadas para esa sección del desfile.

Una arriesgada y provocativa presentación, que terminó generando la protesta silenciosa de Ayesha Tan Jones, una de las modelos participantes. Que ante los ojos de los asistentes, y sin que el acto estuviera programado por la organización, mostró sus manos grabas con el mensaje “mental health is not fashion” (la salud mental no es moda).

Un ejercicio “vulgar y poco imaginativo”

Una actuación que la propia modelo se encargó de esclarecer a través de un comunicado publicado en su propio perfil en una conocida red social. A lo largo del que acusaba a la firma de resultar “vulgar” y “Poco imaginativa”, y de contribuir a la estigmatización de los pacientes con problemas mentales.

El último escándalo de Gucci: “La salud mental no es moda”El último escándalo de Gucci: “La salud mental no es moda”

“Elegí protestar durante el desfile de Gucci SS/20 porque creo, al igual que muchas de mis compañeras modelos, que el estigma en torno a la salud mental debe terminar”, declaraba la modelo. “1 de cada 4 personas en todo el mundo padecen problemas de salud mental, y las personas LGBTQIA+ tienen 3 veces más probabilidades de experimentar esta condición. Los jóvenes LGBTQIA+ tienen 4 veces más probabilidades de intentar suicidarse, de experimentar pensamientos suicidas y de autolesionarse, en comparación con los jóvenes heterosexuales. Mientras que entre un 38-65 por ciento de las personas transgénero experimentan pensamientos suicidas. Y las comunidades negras, indígenas y asiáticas en occidente, muestran unas estadísticas sobre salud mental mucho más altas en comparación con las de los adultos blancos”, explicaba Tan Jones.

Al tiempo, indicaba que “como artista y modelo que ha experimentado sus propias luchas con la salud mental, además de como miembro de una familia en la que mis seres queridos han sufrido episodios de depresión, ansiedad, bipolaridad y esquizofrenia, me resulta doloroso e insensible observar como una casa de modas tan importante como Gucci, emplea este imaginario como concepto para un breve momento de la moda”.

El último escándalo de Gucci: “La salud mental no es moda”

“Muchas personas con problemas de salud mental todavía están estigmatizadas en su lugar de trabajo y en su día a día, mientras que muchas otras no consideran que los problemas mentales sean ‘enfermedades reales’, por no ser visibles”, continuaba explicando la modelo. “Las chaquetas de fuerza son un símbolo de un tiempo cruel de la medicina, en el que no se entendían las enfermedades mentales y se les quitaban los derechos y las libertades a la personas, mientras se las torturaba y abusaba de ellas”.

“Es de mal gusto que Gucci utilice este imaginario de camisas de fuerza y atuendos alusivos a pacientes mentales, mientras son transportados a lo largo de una cinta como si fueran trozos de una fabrica de carne”, indicaba la modelo. Para sentenciar que “presentar estos conflictos como accesorios para vender ropa”, resulta “vulgar, poco imaginativo y ofensivo para los millones de personas en todo el mundo que se ven afectadas por estos problemas”.

Otro escándalo más para Gucci

Este último desfile es el primero que Gucci —propiedad del conglomerado francés del lujo Kering— organiza tras el nombramiento de Renée Tirado como nueva directora de su recientemente inaugurado departamento de inclusión y diversidad. Una posición que la firma italiana creó específicamente para poner freno a situaciones como esta, y en respuesta a los constantes escándalos que comenzaba a protagonizar la casa de modas. Que tan solo durante el presente año ha tenido que hacer frente a diversas acusaciones de apropiación cultural y de racismo, a causa de un turbante y un suéter negro con unos labios rojos. Prenda que se vio obligada a retirar de manera inmediata, al tiempo que emitía un comunicado público de disculpas por la “ofensa causada”.

Incidentes que parece que Tirado no ha sabido o podido detener, una vez observado lo acontecido durante este último desfile de la firma italiana. Bien por descuido, dejación o de manera intencionada. Ya que como es notoriamente conocido, la provocación resulta algo inherente a la propia industria de la moda.

Photo Credits: Gucci, página oficial y página de Facebook. Desfile Primavera/Verano 2020.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO