El lado más humano de IFEMA

Madrid – A medida que comienza a ralentizar parte de su actividad, consecuencia del menor número de pacientes que afluyen hasta sus instalaciones, el Hospital de Campaña de IFEMA destinado a los pacientes de coronavirus en España ha decidido mostrar su lado más humano. Compartiendo con tal fin los testimonios de algunos de sus donantes y voluntarios, así como dando visibilidad a las demás muestras de solidaridad que se han dado a lo largo de estos últimos días en este recinto de emergencia.

El primer donante del Hospital de IFEMA

Empezando por parte de ese extenso número de pequeños voluntarios anónimos que se decidieron desde un primero momento a sumar su “pequeño grano de arena” a esta lucha contra el coronavirus, los responsables del recinto ferial nos trasladan el testimonio de Jesús Robles Pizarro. Propietario de Muebles Toscana y primer donante del Hospital de IFEMA, a quien sus responsables han querido darle las “gracias por la rapidez de respuesta y por tu generosidad”. “¡Es maravilloso contar con el apoyo de personas como tú!”, trasladan desde IFEMA, que no dudan en relatar los detalles de esta primera donación haciendo uso para ello de un “hilo” en su perfil de Twitter.

“Era el viernes previo al montaje del Hospital de IFEMA. Desde Torrejón, Jesús Robles hizo repaso de todo el stock que tenía en su tienda que podría ser de utilidad en los hospitales. Con todo el ánimo de ayudar, realizó varias llamadas y lanzó un mensaje por sus grupos de WhatsApp”. “Casualmente al otro lado de la pantalla estaba José Antonio Navarro, compañero de IFEMA, que rápidamente cogió el mensaje y lo trasladó al equipo gestor de IFEMA en el Hospital. En unos minutos, un responsable de Sanidad de la Comunidad de Madrid le devolvía la llamada a Jesús”. “A las 8 de la mañana del día siguiente, allí estaba Jesús con uno de sus compañeros para descargar los 50 colchones, los 50 somieres, las 50 almohadas y las 200 paras para ayudar con el montaje del Hospital de IFEMA”.

“Una vez llegamos a IFEMA”, relata por su parte Jesús, “todo eran manos para ayudar”. “Un equipo técnico de IFEMA, el equipo de Ferrovial… aquello era trabajo en equipo”.

Voluntarios de IFEMA que acompañan a los pacientes

Dando voz y sirviendo de imagen de esos numerosos voluntarios que no han dudado en sumar sus esfuerzos a la puesta en marcha de este hospital de emergencia, IFEMA nos trae el relato de Julián García. “Julián es coordinador del departamento de Prensa de IFEMA”, y “después de más de 30 años en la empresa, él sigue participando en todo lo que se organiza; aún más lo hace cuando tiene un lado solidario”. “Entre las tareas que los voluntarios de IFEMA realizan se encuentra la de acompañar a los pacientes que reciben el alta hospitalaria.

“Las sonrisas, las lágrimas por verles curados te hacen sentir muy emocionado”

“Es muy emotivo cuando ya llegando al hall, las personas que están esperando localizan con la vista a su familiar, que está aproximándose a esa salida tan deseada”, relata el propio Julián. “Las sonrisas, las lágrimas por verles curados te hacen sentir muy emocionado. Ellos no pueden ni abrazarse ni besarse, pero ¡ya están juntos después de más de 20 días ingresados, en general!”. “Hay historias con las que te sientes identificado”, añade el voluntario. “Por ejemplo, un señor que venía en silla de ruedas se parecía mucho a mi padre y además, contaba las mismas vivencias… sus días en el campo, cómo ve la ciudad, sus hijos…”.

También historias curiosas, como el caso de “una señora a la que dieron de alta durante mi turno”. “Tenía los mismos apellidos que mi madre y… ¡resultó ser familiar de mi abuela!”. Experiencias que sin duda alguna atesorará por siempre. “Tenía que entregar mi granito de arena”, concluye, “y si con esto podía dar unas palabras de aliento y una sonrisa al paciente dado de alta, además de ayudarles, también es gratificante para mí”.

Asociaciones de vecinos

Además de voluntarios y de donaciones anónimas, también han sido numerosos los casos de asociaciones que se han creado de manera expresa para intentar servir de ayuda a las labores desempeñadas desde este hospital de emergencia. Entre ellas, la asociación vecinal “Latidos para Madrid”, desde la que se promueven acciones solidarias para devolver “latidos a Madrid”.

Creada por un grupo de vecinos de Rivas Vaciamadrid, entre los que encontramos a un taxista que hace acopio de litros de agua mineral para llevar a los hospitales, grupos de amigos y familiares, desde IFEMA nos trasladan el testimonio de Alicia. Miembro de una asociación gracias a la que IFEMA ha recibido una donación de bebidas y snacks destinadas a los sanitarios. Una acción con la que se buscaba que estos profesionales “puedan echarse al bolsillo un tentempié con el que seguir trabajando”, comenta Alicia. “#LatidosParaMadrid es un nombre inspirador porque queremos que estas pequeñas acciones informales de un grupo reducido de gente se transformen en grandes iniciativas”, añade esta voluntaria anónima.

“Desde #LatidosParaMadrid han seguido recaudando dinero y consiguiendo donaciones: mantas, juegos de cama, almohadas y materiales con los que coser mascarillas y montar viseras caseras para distribuir en residencias, centros de salud, farmacias o a la Policía”, apuntan desde IFEMA. Y “el número de acciones sigue sumando”, asignando “lo último recaudado al Banco de Alimentos de Rivas y a asistir a las familias más necesitadas del municipio”.

Esteban, el taxistas que traslada a sanitarios y pacientes

Entre algunos de los demás testimonios que se han podido recoger a lo largo de estos días, nos encontramos con el de Esteban Giménez, empleado de una empresa de taxis. Que ha colaborado con el hospital trasladando a sanitarios y pacientes dados de alta de forma gratuita.

“Esteban pone de su bolsillo el dinero para el combustible que permite trasladar a sus ‘viajeros’ estos días desde IFEMA hasta sus domicilios”

“Cuando recibió la comunicación de que se podía colaborar con el con el Hospital de IFEMA para trasladar tanto a sanitarios como a pacientes dados de alta de forma gratuita, lo tuvo claro”, apuntan desde IFEMA. “Habló con su jefe y este generosamente le permitió hacerlo con el coche de empresa”. “Ahora es conocido por todos los equipos desplazados en IFEMA: Samur Social, equipo de voluntarios, personas alojadas en el pabellón 14… Esteban pone de su bolsillo el dinero para el combustible que permite trasladar a sus ‘viajeros’ estos días desde IFEMA hasta sus domicilios”. Una historia que comenzó “con la colaboración con el Samur Social y las gestiones realizadas para personas sin hogar en el pabellón 14 de IFEMA”. Donde “está haciendo labores de traslados de estas personas hasta farmacias para que puedan comprar su medicación”, y ayudando de igual modo “en trasladar donaciones de IFEMA a Hospitales de Madrid o incluso al revés”.

“Aquí si alguien necesita algo, sabe que puede llamar a Esteban”, comenta el propio taxista. “Me voy a hacer famoso”, apostilla, tras haber realizado, únicamente durante la primera semanas, más de 400 km de viajes solidarios, más de 5 diarios. “Su motivación es devolver a Madrid todo lo que le ha dado. ¡Gracias, Esteban, gracias por todo!”, añaden desde IFEMA.

Una VTC que traslada pacientes hasta Guadalajara

Desde el sector de los VTC también encontramos relatos como el que ofrece Emilio Heras. Voluntario que, tras verse empujado a realizar un ERTE sobre sus trabajadores ante la falta de trabajo, se dedica haciendo uso de su licencia de VTC a trasladar pacientes.

“No dudó en poner en marcha su monovolumen en el que —debido al tamaño y a la distancia entre pasajeros en su interior— tiene permitido trasladar a dos pacientes a la vez y se puso manos a la obra”. “Suele hacer entre 20-26 traslados diarios a toda la Comunidad de Madrid, incluso, lleva a pacientes hasta Guadalajara desde las 10.30h a 19h aproximadamente”, apuntan desde IFEM. “La principal motivación de Emilio son sus hijas. Llevaba una semana triste, ya que tres amigos suyos habían fallecido. Sus hijas le dicen que se sienten orgullosas de él y los pacientes a los que lleva en el VTC no dejan de darle las gracias por su colaboración”.

Donación de alimentos

Además de las donaciones de lotes de comida y alimentos realizadas al hospital de campaña, destacan las aportaciones de restaurantes como “Primo Tavolino”. Que abría sus puertas solamente 15 días antes de que se decretase el estado de alarma en Valdebebas, a pocos metros del recinto ferial de IFEMA.

“Quisimos colaborar con lo más preciado que tenemos: la pizza”

“Lejos de mirar para otro lado ante la situación que nos está haciendo vivir el COVID-19, el equipo formado por Rubén, Daniel y Jennifer nos deja claro que siguen con las fuerzas intactas”. Y es que “aunque en un primer momento tuvieron que prescindir de cinco personas del staff por la bajada de demanda, decidieron ayudar con lo más preciado que tienen: la pizza”. Plato al que dedican todo el fin de semana, haciendo las pizzas que acaban repartiéndose cada domingo en el Hospital de IFEMA.

“Quisimos colaborar con lo más preciado que tenemos: la pizza”, declara el equipo de Primo Tavolino. “Así que cada fin de semana elaboramos las donaciones para llevarlas al Hospital de IFEMA”.

Empresas e instituciones comprometidas

Igualmente comprometidas con el funcionamiento de este hospital de campaña se han mostrado desde instituciones como Casa Real, a la Comunidad de Madrid o el Ministerio de Defensa, así como su personal sanitarios, el Ejército o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Entidades a las que de igual modo se han sumado empresas y compañías, tanto españolas como internacionales. Organizaciones de capital privado que han mostrado su apoyo a esta instalaciones, contribuyendo a su funcionamiento a través de millonarias donaciones económicas y de toda clase de materiales, tanto de origen sanitario como de mobiliario, kits de aseo, pijamas, ropa de cama, zapatillas, EPIS, batas o mascarillas.

Con la finalidad de reconocer estas contribuciones desinteresadas, la propia IFEMA ha reunido en su página web una relación de las donaciones y ayudas recibidas durante estos días, entre las que encontraremos —como ya hemos venido enumerándote a lo largo de estos días desde FashionUnited — las de importantes firmas vinculadas al sector de la moda y el textil, como las 1.000 batas donadas por Angel Schlesser en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid; los 1.300 pares de zapatillas donadas por El Ganso; las mascarillas donadas por Mango; o el millón de euros donado por Valentino y por su matriz Mayhoola.

Desde IFEMA quieren aclarar que “debido al gran volumen de donaciones que estamos recibiendo cada día”, dicha página “se encuentra en una continua actualización”. Terminando su mensaje con un “¡Muchas gracias a todos!” y disponiendo de un email de contacto a través del que poder ponernos en contacto para realizar nuestras donaciones: covid.ayuda@salud.madrid.org.

Photo Credits: Cortesía de IFEMA.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO