Después de haber convertido a su firma en todo un auténtico emporio de la moda tras adquirir etiquetas tan prestigiosas como Versace o Jimmy Choo, el diseñador de Long Island, Mi