• Inicio
  • Noticias
  • Retail
  • Mango abrirá una flagship store de 2.000 m2 en la Quinta Avenida

Mango abrirá una flagship store de 2.000 m2 en la Quinta Avenida

Por Jaime Martinez

25 ene 2022

Retail

Photo Credits: Exterior del establecimiento reservado para la nueva flagship store de Mango, en el número 711 de la Quinta Avenida de Nueva York.

Siguiendo con su plan estratégico para seguir consolidando su presencia en los Estados Unidos, país en el que desembarcaba en 2016 y que está llamado a jugar un papel más que destacado dentro de los planes de expansión y de crecimiento internacional de la cadena, la española Mango acaba de desvelar sus planes para abrir las puertas de una impresionante flagship store en la Quinta Avenida de Nueva York. Una de las arterias más destacadas y míticas del ámbito minorista a escala global, y punto de encuentro de las principales marcas y grupos de la moda internacional.

Con vistas a una próxima apertura que se llevará a cabo durante este primer semestre de 2022, esta nueva flagship store de Mango, que pasará a convertirse en uno de los principales puntos de venta de la cadena, así como en reflejo y foco de divulgación de sus valores como marca, se encontrará situada en el número 711 de la siempre concurrida Quinta Avenida neoyorquina. Vía en la que la cadena de moda española pasará a ocupar un espacio de 2.100 metros cuadrados de superficie comercial, articulados en torno a las tres plantas sobre rasante situadas en los bajos de un histórico edificio de finales de 1920. Un inmueble que se ha venido destacando como sede de importantes multinacionales como la NBC, Columbia Pictures y Coca-Cola, que linda junto a la flagship store con la que cuenta la firma Dolce&Gabbana en la misma arteria, y que se encuentra en las inmediaciones de otras construcciones tan icónicas de la Gran Manzana como lo son la Trump Tower, los grandes almacenes Bergdorf Goodman o el legendario hotel Plaza de Nueva York.

“La apertura de la nueva ‘flagship store’ en la Quinta Avenida es un gran avance para Mango en la estrategia de desarrollo omnicanal en EE.UU.”, entra a señalar Daniel López, director de expansión y franquicias de Mango, a través de unas declaraciones difundidas desde la propia compañía española. “Disponer de una tienda de estas características en una de las localizaciones de mayor prestigio y con mayor ‘footfall’ del continente”, no duda en remarcar López, “nos va a permitir incrementar nuestro reconocimiento de marca, tanto en el mercado americano como a nivel internacional”.

Photo Credits: Mango, modelo de tienda.

Con las líneas Woman, Man y Kids de Mango

Tras la apertura de esta nueva tienda en Nueva York, Mango pasará a sumar un total de 9 puntos de venta en el país, incorporando esta nueva flagship store a una red a la que Mango sumaba a lo largo del último año de 2021 un total de 4 nuevos establecimientos. Unos puntos de venta que, siguiendo con su estrategia de consolidación puesta en marcha a finales de 2017 con la renovación de su tienda del SoHo, así como posteriormente mediante el acuerdo firmado con Macy’s en 2019, abrían sus puertas en los centros comerciales Menlo Park y American Dream de Nueva Jersey, en el centro comercial Roosvelt Field de Nueva York y en el complejo Dadeland de Miami.

Alejándose de este modo de lo que ha venido siendo su crecimiento a través de centros comerciales, Mango se ha decidido en esta ocasión por elevar su apuesta y sumar un nuevo buque insignia, en una de las principales capitales de la moda internacional, y desde el que pasará a ofrecer su completa oferta de moda, de sus líneas tanto de Woman como Man y Kids. Colecciones que distribuirá a lo largo de las tres plantas de esta nueva flagship, con las plantas baja y primera reservadas a las colecciones de Woman, y la tercera a las de Man y Kids. Propuestas a las que además sumará, con vistas a poder ofrecer una completa experiencia de compra, servicios como “tailoring” y “click and collect”.

Photo Credits: Mango, modelo de tienda.

Una ambientación mediterránea, de bajo impacto ambiental

En cuanto al ambiente que podrá respirarse desde el interior de esta nueva flagship store, siguiendo con su renovada imagen mediterránea, el establecimiento se construirá a partir del concepto “New Med” incorporado por Mango en 2021. Un valor como marca que dará como resultado la imagen de una tienda construida a modo de “hogar mediterráneo”, para el que se va a poner especial énfasis a la hora de poder dotarlo de una gran cantidad de luz natural, así como en lograr incorporar acciones estrechamente ligadas a la sostenibilidad. Valor este que encontrará su respuesta tanto llegado el momento de afrontar la reforma del establecimiento, como, una vez abierto, a través de la instalación de una “Committed Box” de la que podrán hacer uso los clientes de la firma para tratar de dar una segunda vida a sus prendas, impulsando su reciclaje.

“En el proyecto de reforma, el equipo de arquitectura de Mango ha respetado la estructura general existente en el espacio y la configuración de los servicios, haciendo actuaciones únicamente en puntos clave del local para ganar luz natural en las plantas superiores y una mejor visibilidad del espacio que favorezca el recorrido del cliente”, explican desde Mango. De este modo, “además de recuperar elementos como el suelo de madera, los techos o el núcleo de escaleras, se respetará la fachada del edificio”, que sin embargo se trabajará “para lograr una mejor visibilidad del interior al exterior y viceversa”. Algo a lo que contribuirán el diseño de unos escaparates que permitirán “visualizar el interior desde el exterior”, facilitando así esa entrada de mayor luz natural.

Photo Credits: Mango, modelo de tienda.

En cuanto a los detalles del interior, “el espacio se ha proyectado para generar un ambiente confortable, acogedor, cálido y luminoso”, en línea con ese “concepto New Med” de raíz mediterránea. Para ello, se hará uso de “distintas texturas que juegan con la luz y ayudan en la interpretación de los diferentes escenarios, aplicando materiales nobles y tradicionales de la cultura mediterránea”. Una atmósfera así pues construida a base de “colores neutros y suaves”, en la que se mantiene “al producto como protagonista”, y ambientación que se convierte de esta suerte en la clave de un “proyecto arquitectónico” que “se ha concebido con el objetivo de generar un bajo impacto ambiental”.

Unas acciones a favor de un mejor uso de los recursos, que se verán complementadas con iniciativas como la instalación de esa “Committed Box con el fin de reciclar la ropa usada”, así como con la incorporación de unas últimas innovaciones tecnológicas, como “Store Analytics”. Una de las últimas soluciones tecnológicas aplicada al punto de venta de Mango, cuya implantación “pemitirá conocer el comportamiento del cliente dentro de la tienda”, con el fin de poder “llevar a cabo acciones sobre el espacio y el producto y dar respuesta, así, a sus necesidades”.