• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Prada bucea en la ambigüedad que separa lo masculino de lo femenino para su colección Womenswear FW21

Moda

Prada bucea en la ambigüedad que separa lo masculino de lo femenino para su colección Womenswear FW21

Por Jaime Martinez

26 feb. 2021

Madrid – En el marco de la Semana de la Moda de Milán, evento que viene celebrándose en la capital de la Lombardía desde el pasado 23 de febrero y hasta el próximo 1 de marzo, tenía lugar ayer el desfile de presentación de la colección femenina para la próxima temporada Otoño/Invierno de 2021 de la firma italiana Prada. Propuesta diseñada de manera conjunta por los dos codirectores creativos de la casa, la italiana Miuccia Prada y el diseñador belga Raf Simons. Quienes retomaron el tema del “dualismo” que les sirviera como leitmotiv de su última colección masculina, presentada a mediados del pasado mes de enero, para armar una propuesta en torno al concepto de la ambigüedad como elemento de unión entre conceptos aparentemente antagónicos vinculados a la naturaleza humana.

“Esta colección explora el espacio que existe entre los polos opuestos”, detallan desde la firma italiana a través de un comunicado; en relación a una propuesta que viene a revertir los conceptos y a nutrirse de ese espacio que existe entre “la simplicidad y la complejidad”, “la elegancia y la practicidad” y la “limitación y la liberación”. Fusionando para ello esta serie de definiciones, aparentemente antagónicas, valiéndose para ello de esa máxima fácilmente observable, aunque demasiado a menudo difícil de comprender, de que tanto hombres como mujeres “tienen cada uno de ellos en su interior” buena parte de esos aspectos que tendemos a denominar como propios de la feminidad y de la masculinidad.

Transgrediendo los límites de lo preestablecido

Partiendo así de esa idea de transformación y de cambio que se produce al pasar de uno al otro extremo de esta serie de conceptos, en el deambular por esa ambigüedad que los mantiene separados, nos encontramos frente a una colección que busca beber de la libertad que se experimenta al transgredir los límites de lo convencional.

Una serie de conceptos que veremos materializados de la mano de esos monos de atrevidos estampados psicodélicos, reflejo de los que ya pudimos observar como elemento estrella de la colección masculina. Unas prendas realizadas en tejidos elásticos de jacquard que se ajustan como una segunda piel, jugando a mostrarse y ocultarse con el movimiento y a través de las aperturas de las prendas superpuestas. Una serie de piezas entre las que encontraremos voluminosos abrigos de pelo y amplias chaquetas acolchadas, e incluso recubiertas de brillantes lentejuelas, así como unos trajes sastre capaces de expresar tanto su clasicismo inherente, como un claro aire de rebeldía a través de unas que dejan entrever esa segunda piel de atractivos estampados.

“La ropa se muestra como un ir y venir entre los extremos”, con unas piezas “ornamentales que pueden volverse funcionales”, y en lo que lo “pragmático puede volverse decorativo”. “Hay un cambio entre la esencia de sus lenguajes”, describen desde la firma italiana. “Lo obvio se rediseña” con unos “vestidos de noche que se convierten en monos utilitarios”, mientras que “los abrigos a medida se muestran en vivos colores” y las chaquetas se “recubren de lentejuelas”, “tranformándose y mutando entre dos concepciones antagónicas”. Mismas contradicciones que se dejan ver sobre la materialidad de las prendas, cuyos tejidos “se recontextualizan” desde una perspectiva de género incorporando telas habitualmente ligadas al armario masculino.

Photo Credits: Prada.