Mango, Tendam, Pepe Jeans… la moda atrasa el pago de sus facturas a más de 60 días

Madrid – Con todas sus tiendas, fábricas y centros logísticos cerrados desde el pasado 14 de marzo, era de esperar que las principales firmas de la moda y del sector textil no tardasen en comenzar a priorizar el pago de sus facturas. Más aún cuando muchas de ellas están redirigiendo sus esfuerzos económicos a complementar el salario de sus empleados afectados por un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), al tiempo que intentan garantizar un efectivo que les permita regresar a su actividad lo antes posible. Medida esta última que se convertirá en la principal tabla de salvación tanto para las empresa, como para sus plantillas de trabajadores.

En esta nueva “economía de guerra” provocada a causa de la crisis del coronavirus, durante las últimas horas hemos conocido que ya se encontrarían instaladas algunas de las principales cadenas de moda españolas, como Mango, Tendam (Cortefiel) o Pepe Jeans. Desde donde, según las últimas informaciones desveladas por El Confidencial, habrían comenzado a retrasar el pago de sus facturas más allá de los 60 días que establece la ley de morosidad. En cuyo preámbulo textualmente se fija que “se establece un plazo máximo de pago de 60 días por parte de empresas para los pagos a proveedores”, y que “este plazo de pago no podrá ser ampliado por acuerdo entre las partes, con el fin de evitar posibles prácticas abusivas de grandes empresas sobre pequeños proveedores, que den lugar a aumentos injustificados del plazo de pago”.

Mango: retraso de los pagos a un mínimo de 120 días

En el caso de Mango, la compañía liderada por Isak Andic no solamente habría retrasado los pagos a sus proveedores, sino que habría establecido para ello unas nuevas condiciones que doblarían como mínimo el plazo legal, estableciendo un mínimo de 120 días durante el tiempo que dure esta crisis. Así lo aseguran desde el medio digital, tras haber accedido a una carta enviada desde Mango la pasada semana a sus proveedores y a los dueños de sus tiendas.

“Se están produciendo importantes consecuencias comerciales debido al cierre gubernativo de nuestras tiendas en los diferentes países del mundo en los que tenemos presencia”, apuntaría Mango en dicha misiva. “En estas circunstancias extraordinarias, estamos haciendo grandes esfuerzos para adaptar nuestros procesos a esta nueva realidad”. A lo que añadía que “ante este escenario”, “estamos intentando minimizar las consecuencias económicas de la situación, adoptando medidas para que nuestro flujo de caja esté asegurado”. “Con base en tal circunstancia, les indicamos que vamos a proceder a cambiar nuestras condiciones de pago a un mínimo de 120 días hasta que termine la crisis”. “Espero que puedan entender el contexto de excepcionalidad en el que estamos tomando esta decisión”, apostillan desde la firma española, “y que también nos apoyen en la medida que les indicamos”.

Tendam: un plan de contingencia para ahorrar 75 millones de euros

Mientras tanto desde Tendam, matriz de las firmas Cortefiel, Pedro del Hierro, Springfield, Women’secret, Hoss Intropia y de la cadena outlet Fifty, han “declinado" concretar el plazo exacto en el que estarían demorando el pago de sus facturas, pesa a que, según la misma fuente, este excedería de igual modo el plazo de 60 días marcado por la ley.

La compañía, que ayer mismo asistía a una rebaja de su rating hasta la clasificación “B” por parte de la agencia S&P, habría anunciado esta misma semana, tal y como recogen medios económicos como Expansión o el propio El Confidencial, un ambicioso plan de contingencia contra el coronavirus. Adoptando en sus intentos por minimizar los daños provocados por el “parón” económico medidas que irían más allá del retraso del pago de sus facturas, como la de rebajar un 35 por ciento la compra de mercancías, reducir en un 50 por ciento sus inversiones o dejar de pagar o renegociar los alquileres de sus tiendas. Principales medidas de un plan con el que buscará ahorrar hasta cerca de 75 millones de euros, y que buscará sustentar sobre la nueva línea de crédito de 189 millones de euros que tenía sin utilizar, así como en los cerca de 90 millones de los que disponía en caja a fecha del 29 de febrero.

Pepe Jeans: complementando el ERTE hasta el 100 por cien de los salarios

Al igual que el resto de las principales compañías textiles, entre ellas Mango y Tendam, la firma de moda Pepe Jeans también se ha visto obligada a presentar durante esta crisis del coronavirus un ERTE sobre gran parte de su plantilla; en su caso sobre cerca de la totalidad de sus 3.000 empleados en España. Expediente que la compañía está complementando hasta alcanzar el 100 por cien de la retribución de los salarios de sus empleados en situaciones normales. Una medida que llegaría sucedida, según las mismas fuentes, de una política igualmente dirigida a retrasar todos los pagos de sus facturas a un plazo de 120 días.

Con sede en Londres y domicilio fiscal en San Feliú de Llobregat (Barcelona), el Grupo Pepe Jeans es matriz de las firmas Pepe Jeans y de Hackett, así como licenciatario en exclusiva para España de las firmas Tommy Hilfiger y Calvin Klein. Siendo propiedad del fondo de inversiones libanés M1 Group y de L Catterton, una de las filiales del holding multinacional francés LVMH.

Photo Credits: Mango.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO