• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Levi’s ultima la venta de Dockers

Levi’s ultima la venta de Dockers

Por Jaime Martinez

31 may 2021

Empresas

Photo Credits: Dockers, página oficial de Facebook.

Madrid – Una de las principales estrategias por la que están inclinándose las grandes compañías de la moda y del retail de cara a ajustar sus estructuras tras este devastador año de pandemia, está siendo la de ajustar sus portafolios de marcas formalizando la venta de algunas de sus firmas menores. Una medida que les permite tanto reducir costes como fortalecer sus balances, por la que ya han apostado desde Gap a Ralph Lauren o Adidas, con su más que inminente venta de Reebok, y a la que todo hace indicar que se sumará en las próximas jornadas el Grupo internacional estadounidense Levi Strauss&Co. Desde donde estarían ultimando la venta de Dockers, la otra principal marca comercial del Grupo junto a Levi’s, a la compañía estadounidense Bluestar Alliance.

Aunque los detalles que estarían marcando las negociaciones no han trascendido y ninguna de las dos compañías ha querido entrar a confirmar o a desmentir la noticia, adelantada por el medio estadounidense wwd, según fuentes de la industria el acuerdo estaría más que encauzado. No pudiéndose asegurar no obstante el que llegue a formalizarse, atendiendo a los antecedentes de la propia Levi’s. Que ya se inclinó por la venta de Dockers en torno al año 2004 como medida con la que reducir la deuda de la compañía, descartando finalmente tal extremo a pesar de haber alcanzado un principio de acuerdo para la venta de la marca al fondo de inversiones estadounidense Vestar Capital Partners. Private Equity con la que finalmente no logró llegar a un acuerdo en los términos de la venta, manteniéndose como consecuencia, y hasta el día de hoy, Dockers integrada dentro del Grupo Levi’s.

Dockers, ¿una firma “marcada” por su excesivo convencionalismo?

La venta de la firma en aquel momento bien podría haberse entendido como una muestra de la extrema debilidad financiera por la que la compañía habría estado atravesando. Una situación muy distinta de la actual, en cuanto a los aires a favor de esta clase de operaciones que están soplando dentro de una industria de la moda y del textil, sector que se encuentra en pleno proceso de ebullición. Un panorama muy distinto que está permitiendo, cuando no favoreciendo, el que sea ya una multitud los Grupos que se están decidiendo a desprenderse de sus firmas menores, con la vista puesta en poder redirigir sus recursos a las marcas principales en torno a las que reúnen la mayor parte de sus ingresos. Lo que además en el caso de Levi’s le permitiría deshacerse finalmente de una marca a la que lleva 17 años buscando dar una salida.

Este parece haber sido así el extremo por el que se habría decidido finalmente la compañía, vistas las series de dificultades que ha encontrado a lo largo de estos años a la hora de lograr darle rentabilidad a la etiqueta. Una marca que fundó hacia el año 1986 con el objetivo de diversificar su modelo de negocio y poder ir más allá del tejido denim, pero cuyo excesivo convencionalismo la han hecho mantenerse —a pesar de todos los intentos para revertir esa corriente— cada vez más alejada de las últimas tendencias, y en consecuencia de las nuevas generaciones de consumidores. Ligando su imagen a una estética más sobria y tradicional, que no han hecho más que restarle atractivo ante los ojos de los clientes. Una apreciación que habría terminado, como no podía ser de otro modo, reflejándose en las cuentas de la marca. De cuyos resultados Levi’s no informa de manera detallada desde hace ya varios ejercicios. Debiendo de retroceder hasta el pasado enero de 2020 para encontrar un apunto hecho desde la compañía a cómo las ventas de los pantalones Dockes habrían disminuido respecto a la facturación del ejercicio de 2019, tras haber logrado experimentar un aumento del 13 por ciento a comienzos del ejercicio de 2018. Momento para el que representaba solamente un 7 por ciento de las ventas totales de Levi’s.

De la “Hurley” de Nike a la cadena de moda joven “Justice”

En cuanto a Bluestar Alliance, se trata de una compañía especializada en la adquisición de marcas que entienden con una gran proyección dentro de la industria de la moda y del textil. Una estructura de negocio con la que parecen seguir las prácticas, que tan buenos resultados les han brindado, de otros Grupos como Authentic Brands Group o Marquee Brands.

Dirigida por Joseph Gabbay y Ralph Gindi, actualmente la compañía cuenta con una cartera de marcas integrada por etiquetas como Hurley, Bebe, Tahari, Catherine Malandrino, Nanette Lepore, English Laundry y Limited Too, con la que maneja más de 300 licencias y opera cerca de unos 100 establecimientos en las diferentes regiones del mundo. Un completo y diversificado portafolio, al que el año pasado sumó la cadena de moda joven en concurso de acreedores Justice, en manos de Ascena Retail Group, por aproximadamente unos 90 millones de dólares. Última adquisición, por ahora, a una completa estructura empresarial con la que desde Bluestar estarían generando unos cerca de 5 mil millones de ventas anuales.

Adquisiciones
Bluestar Alliance
Dockers
Levi’s