El Corte Inglés busca refinanciar 2.300 millones de deuda

Madrid – El grupo español de grandes almacenes El Corte Inglés estaría aprovechando el viento de cola que está impulsando sus últimos resultados, y la buena acogida que está recibiendo en los mercados su programa de pagarés, para forzar a sus acreedores a una refinanciación de 2.300 millones de euros de su deuda. Que según reflejaban sus resultados respecto del primer semestre del ejercicio de 2019, finalizado el pasado 31 de agosto, el grupo había logrado reducir en 538 millones, hasta situarla en los 3.114 millones de euros.

Además del éxito de su programa de pagarés, que decidía ampliar de los 500 hasta los 750 millones de euros hace apeas unas semanas, las buenas perspectivas de crecimiento que está experimentando la compañía vienen apuntaladas con logros como el haber alcanzado la calificación de “investment grade” de la agencia de rating Standard&Poor’s para la emisión de esos mismos bonos que lanzó en octubre de 2018, o la elevación de su nota corporativa a BB+ con “perspectiva positiva” según S&P. Así mismo hace tan solo unos días se hacía pública la venta del 100 por cien de su filial de informática a la compañía francesa Groupe Français d’Informatique (GFI) por cerca de 350 millones de euros. Una operación que diferentes medios económicos indicaban que todavía no estaba cerrada, mientras que otros como Expansión daban ya por finalizada, y que de ser cierta iría también destinada a reducir la deuda de la compañía. Logrando así una posición aún más favorable en sus actuales intentos de refinanciar.

Reducir intereses e impulsar su transformación

El Corte Inglés habría empezado de este modo a entablar conversaciones formales con sus diferentes acreedores bancarios. A los que según diferentes medios, como Expansión o El mundo, habría trasladado ya sus intenciones a través de cartas que habría sido recibidas de buen grado por las entidades, que verían en esta refinanciación una manera de comprometerse a largo plazo con un cliente “solvente”, en pleno proceso de desaceleración y con los primeros signos de agotamiento de la reciente recuperación económica.

Las mismas fuentes señalan que de los 2.300 millones de euros solicitados para la refinanciación, 1.200 quedarían vinculados a préstamos a largo plazo. Mientras que los 1.100 millones restantes lo estarían en circulante y en líneas de crédito a corto plazo. Cantidades que en ambos casos la compañía estaría buscando destinar a ampliar vencimientos, eliminar cláusulas y rebajar el interés que genere su deuda aprovechándose del actual clima de bajos tipos de interés. Así como para financiar su plan estratégico de transformación y su digitalización, objetivos para los que el grupo también consiguió una financiación adicional por valor de 210 millones de euros del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Esta solicitud de refinanciación se produce apenas dos años después de la última refinanciación emprendida por la compañía, en enero de 2018. Una operación de 3.650 millones de euros, que vino liderada por el Banco Santander y las entidades norteamericanas Bank of America Merrill Lynch y Goldman Sachs.

Photo Credits: El Corte Inglés.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO