• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • California, primer estado de Estados Unidos en prohibir la venta de pieles

California, primer estado de Estados Unidos en prohibir la venta de pieles

Por Jaime Martinez

6 ene 2023

Empresas

Photo Credits: Louis Vuitton, Colección Crucero Women’s Cruise 2023 presentada en el Instituto Salk de Estudios Biológicos de La Jolla, California, el pasado mayo de 2022.

Entre las nuevas legislaciones que han pasado a entrar en vigor con el inicio de este nuevo año de 2023, nos encontramos con la prohibición que se ha terminado decretando en el estado de California para la compra y la venta de todo artículo de pieles de nueva creación. Un edicto impulsado por la demócrata Laura Friedman, miembro de la Asamblea del Estado de California, y signado por el Gobernador de California el pasado 12 de octubre de 2019, que ha llevado al estado más poblado de los Estados Unidos a convertirse en el primer de sus 50 estados en lograr sacar adelante una iniciativa de esta naturaleza, convirtiéndose ya, a partir del 1 de enero, en el primero que decreta la prohibición para el negocio de las pieles.

Plenamente ya en vigor desde este mismo 1 de enero de 2023, la nueva prohibición, desarrollada como Proyecto de Ley AB44 de la Asamblea de California, establece que resulta ilegal vender, ofrecer para la venta, exhibir con el fin de vender, intercambiar o distribuir de cualquier modo, a cambio de cualquier tipo de contraprestación sea esta o no de carácter monetaria, un producto de pieles en todo el estado de California. Resultando igualmente ilegal, a la luz de esta nueva normativa, fabricar en el mismo estado un producto de pieles para su venta.

Como excepciones no obstante a estas tajantes premisas, se establece que quedarán excluidos de esta misma prohibición los productos de pieles usados y de segunda mano; aquellos empleados con fines religiosos; los empleados con fines tribales, culturales o espirituales por miembros de tribus de nativos americanos reconocidas a nivel federal y/o estatal; o los vinculados a cualquier otra actividad expresamente autorizada por la Ley Federal sobre artículos de pieles. Permaneciendo no obstante aquellos que comercialicen algún artículo de pieles en el marco de alguna de estas u otras excepciones, sujetos a la obligatoriedad de mantener un registros sobre cada venta u intercambio de uno de estos productor por un periodo mínimo de 1 año.

Llegado el caso de que algún ciudadano y/o empresa con presencia en el estado infrinja en una violación de los términos de la Ley, desde la misma se rechaza promover cualquier acción de naturaleza penal, contemplando en contra emprender las acciones civiles que correspondan y decretando unas sanciones que oscilarán desde los 500 dólares, para los casos más leves, hasta los 1.000 dólares, para las acciones reincidentes. Un importe que en cualquier caso responderá a cada uno de los productos de pieles que constituyan una infracción de la ley, y por el que se terminará imponiendo la sanción que corresponda, de manera individual.

“El año 2023 marca un paso histórico para California con la implementación de una ley que verdaderamente representa a los valores de nuestros electores”, destacaba la propia Laura Friedman a lo largo de unas declaraciones difundidas por la organización en defensa de los derechos de los animales The Humane Society of the United States. “Los californianos no quieren ver a los animales vivir y morir de manera cruel por nada más que por la moda, y estoy encantada de que esta ley contribuya a mantener los niveles de bienestar animal de nuestro estado, así como potencialmente a ayudar a impulsar la innovación para más alternativas de moda sostenible”.

“Estamos agradecidos con California por tomar esta posición contra la cruel industria de las pieles, al implementar esta prohibición estatal para la producción y la venta de nuevos artículos de pieles”, añadía por su parte Jenny Berg, directora para el Estado de California de The Humane Society of the United States. “La realidad es que alrededor de 100 millones de animales todavía se crían y se matan en granjas industriales de pieles por nada más que un abrigo de piel, un sombrero y o otro producto rancio”, en un momento en el que ya “existen alternativas humanas y ambientalmente sostenibles”. Siendo por ello que “aplaudimos a California por liderar la lucha contra las pieles y enviar el poderosos mensaje de que los animales ya no deben sufrir ni morir por la moda”.

Permitido su uso

Ademas de lo ya adelantado, entre las singularidades que presenta la misma norma, y como puntos especialmente a destacar, cabe tener bien en cuenta que, en línea con lo apuntado, la Ley solamente hace referencia a los artículos de pieles “de pelo”, quedando excluidas de esta materiales como el cuero o la piel de oveja.

Igualmente, y tratando de resumir y de arrojar algo de luz sobre sus efectos, la norma solamente prohíbe, insistimos, la venta de artículos de nuevo cuño, y no se aplica a los productos vendidos en tiendas de segunda mano. Como tampoco a la propiedad de los artículos de pieles, que siguen pudiéndose usar libremente dentro del estado de California. Territorio en el que no obstante queda prohibida su venta, tanto en tiendas físicas como a través del canal online.

Golpe a una industria de 574 millones de dólares, solo en los Estados Unidos

Pionero de este modo en prohibir a nivel estatal la compraventa de artículos de pieles, la iniciativa ha llegado abonada sobre las prohibiciones que ha este mismo respecto previamente ya habían venido aprobando, dentro de sus respectivos ámbitos de actuación e influencia, los gobiernos de las ciudades de West Hollywood (2013), Berkeley (2017), San Francisco (2018) y Los Ángeles (2018). Siendo este un camino por el que las han seguido hasta el momento, analizan desde de The Humane Society of the United States, un total de otras 12 ciudades de los Estados Unidos, de las cuales 5 se encuentran ubicadas en el estado de Massachusetts, el próximo que podría llegar a aprobar una iniciativa de estas características, que no obstante supone un importante golpe económico para la actividad comercial de la industria de la peletería y de las pieles en los Estados Unidos.

A este respecto, y según el Censo Económico de 2017, consultado por la misma organización, para por entonces las ventas de artículos de pieles en todos los Estados Unidos se situaron en unos 574 millones de dólares. De las cuales, y con cierta sorpresa debido a su clima cálido, la mayoría de ellas, por valor de unos 129 millones de dólares, llegaron a tener lugar en California. Estado que junto al estado de Nueva York, el segundo más importante para la industria en los Estados Unidos con unas ventas por valor de 115 millones de dólares, representaban el 43 por ciento de todas las ventas de esta clase de artículos en el país para aquel año.

Hacia un mundo “fur free”

Desde entonces, y marcando un momento en el que cierto es que las cosas han pasado a acelerarse en materia de concienciación y de compromiso hacia el bienestar animal, es manifiestamente evidente que las cosas ya han cambiado ampliamente en todo lo vinculado a la industria de la moda de pieles. Pudiéndonos encontrar a este respecto desde la prohibición, aprobada el pasad 9 de junio, que llevó a Israel a convertirse en el primer país del mundo en prohibir la veta de artículos de pieles dentro de la industria de la moda; hasta el camino cada vez más comprometido por el que han empezado a transitar algunos de los más importantes grupos de la industria, a nivel internacional.

A este respecto, y mientras firmas como Stella McCartney siempre han hecho gala de esa lucha por el bienestar animal como bandera de sus propios valores como casa de modas, y otras como Louis Vuitton siguen incluyendo pieles como la del visón como materia prima de sus colecciones, en los últimos años no han dudado en salir a decretar su decisión de prohibir el uso de pieles de animales desde Armani a Valentino o Prada, pasando por Burberry, Moncler, el Grupo Kering, Dolce&Gabbana, el grupo italiano Zegna o los grandes almacenes Neiman Marcus; compañía desde donde ya anunciaron sus intenciones de eliminar todos los artículos de pieles de sus centros comerciales, para este próximo mes marzo, medida adelantada en California a este 1 de enero de 2023. Ejercicio para el que se está igualmente tratando de forzar una respuesta de la Comisión Europea, vía la Iniciativa Ciudadana “Fur-Free Europe” impulsada por la misma organización The Humane Society International, desde su equipo en Europa. Una medida ante la que la misma Comisión está obligada por el propio reglamento europeo a responder, para el caso de que cualquier Iniciativa Ciudadana alcance el millón de firmas válidas, objetivo para el que esta “Fur-Free Europe” ya ha logrado reunir más de 1.204.234 votos a día de hoy.

También te puede interesar:
California
ESTADOS UNIDOS
Legislación
Moda en piel
MODA VEGANA