• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Se prevé una subida de los precios del algodón debido a las inundaciones en Pakistán

Se prevé una subida de los precios del algodón debido a las inundaciones en Pakistán

Por Alicia Reyes Sarmiento

2 sept 2022

Moda |EN CONTEXTO

Imagen de Ranurte en Unsplash

Según datos de la Secretaría de Estado de Comercio del Gobierno de España, en 2021 las importaciones desde Pakistán, país que actualmente está siendo devastado por las lluvias torrenciales de un Monzón, ascienden a los 991,8 Millones de euros, lo que supone un incremento del 2,3 por ciento frente a 2019 y del 20,6 por ciento frente a 2020, cuando también tuvieron lugar inundaciones catastróficas que además de afectar a millones de personas, causaron estragos en las cosechas.

La producción de algodón se ha reducido a la mitad en la última década, y los expertos citan el calentamiento global y el cambio climático como una de las razones. Pakistán es también una región manufacturera clave para la producción de prendas de vestir. Si necesita importar algodón para fabricar la ropa que produce y que luego importa, como podemos comprobar revisando las etiquetas de nuestros armarios, los costos de producción aumentarán, lo que perturbaría toda la cadena de suministro y, en última instancia, repercutirá en el comprador mundial de la calle.

Más del 80 por ciento de los bienes que se importan a España desde este país en Asia del Sur se concentran en las partidas relacionadas con los sectores del textil, siendo las principales partidas las Prendas de vestir, de punto y no de punto, los artículos de textil-hogar y prendería, o el propio algodón.

Un 40 - 45 por ciento del algodón se ha perdido

Pakistán es un país tradicionalmente vinculado a la producción de azúcar, pero debido a las cada vez más serias condiciones de escasez de agua causadas por el cambio climático, los agricultores empezaron a cultivar algodón, ya que, naturalmente, es más resistente a la sequía, pero en este caso, las cosechas han tenido que soportar justo lo contrario, unas lluvias torrenciales que persisten en este país de Asia del Sur desde junio.

Muchos cultivos de algodón, medios de vida para muchas familias —puesto que el país no es sino el quinto mayor productor de algodón global—, han sido arrasados por las tormentas. Hasta ahora, las pérdidas se estiman entre el 40 y el 45 por ciento del total de las cosechas de algodón pakistaníes, lo que supone unas pérdidas a nivel nacional valoradas en más de 2.600 millones de euros que tendrán un fuerte impacto en los precios de esta materia prima a nivel internacional.

Alrededor de 33 millones de personas en este país de Asia del Sur están viéndose afectadas por los efectos colaterales de estas lluvias monzónicas, las inundaciones y los consiguientes impactos, como los corrimientos de tierra, según estima el Gobierno nacional en su Plan de Respuesta a la catástrofe. Con casi dos tercios de Pakistán sumergidos bajo el agua, la devastación causada a las personas, sus hogares y medios de vida es catastrófica.

1.5 millones de personas dependen del algodón

Aproximadamente 1.5 millones de pequeños agricultores dependen del algodón para ganarse la vida, más de dos tercios, según la iniciativa Better Cotton. Con el 20 por ciento del PIB y el 40 por ciento de los puestos de trabajo del país, el sector textil y de la confección está llamado a desempeñar un papel central en este periodo.

Imagen de archivo por cortesía de Soorty

Cultivos internacionales se han visto afectados

Pakistán es uno de los mayores productores de algodón del mundo, el quinto después de China, India, Estados Unidos y Brasil, y contribuye con el 6 por ciento del suministro mundial de algodón.

Las fuertes lluvias de esta temporada también han afectado a los cultivos de algodón de la India, mientras que la sequía ha afectado a los negocios de algodón de Estados Unidos. Todo ello se traduce en una reducción de la producción mundial, lo que repercute negativamente en los suministros exportables. La prohibición estadounidense del algodón chino de Xinjiang significa que las empresas importadoras deben demostrar que sus productos no contienen algodón de la región, ya que la dependencia del algodón chino es cada vez más crítica.

Cada vez son más y más extremas estas adversidades climáticas que no hacen sino complicar la situación internacional del sector textil, la segunda industria más contaminante del mundo, a la que el planeta —que ni consume ni se ve afectado por el lavado verde de los escaparates y etiquetas— reclama cada día acciones reales por la sostenibilidad.

También te puede interesar:
Algodon
Cambio climático
Pakistan