• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • ¿Deberían los minoristas hacer más para mitigar el cambio climático?

¿Deberían los minoristas hacer más para mitigar el cambio climático?

Por Don-Alvin Adegeest

30 ago 2022

Empresas

Imagen: Huella de carbono a través de Pexels

Footlocker ha revelado esta semana sus planes para reducir sus emisiones de carbono, comprometiéndose a conseguir cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050. Algunos dirán que no es un objetivo muy ambicioso, teniendo en cuenta que tiene 28 años para realizar las reducciones después de este anuncio.

La mayoría de las empresas más grandes del mundo —Apple, Google y Walmart, por ejemplo— se han comprometido a lo mismo, pero sus objetivos son un poco más ambiciosos, proponiéndole conseguir cero emisiones una o dos décadas antes. Esto pone de manifiesto la desconexión de las expectativas de las empresas "para hacer más".

Footlocker ha declarado que recientemente ha sustituido la iluminación LED en 100 de sus tiendas, ahorrando 748.467 kWh/año. Sin embargo, la empresa tiene más de 2.800 tiendas, lo que significa que ha mejorado menos del 4 por ciento de su red de tiendas. Según McKinsey, hay otros medios para operar con menos energía, como motores de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) más eficientes; bombas de calor, generación de energía solar in situ y almacenamiento de energía en baterías.

En un informe de 76 páginas, Footlocker esboza todas sus iniciativas y objetivos, pero la pregunta sigue siendo: ¿empresas y minoristas están haciendo lo suficiente?

Incluso cuando las repercusiones del cambio climático tienen un impacto evidente en los resultados del sector minorista. Las inundaciones sin precedentes que causaron daños por valor de miles de millones de dólares, las sequías y los incendios en algunas partes del mundo impiden a los consumidores realizar compras físicas en sus regiones.

Los minoristas son grandes emisores de carbono y el cambio climático no dejará de afectar a sus ingresos. Sin embargo, a pesar de todos los datos, algunos están prometiendo reducciones de valor nominal, en lugar de avanzar hacia un cambio real. En el caso de Footlocker (y de muchas otras grandes empresas), se están permitiendo otros 30 años para llegar a un nivel neto cero. Se pueden evitar muchos daños climáticos en tres décadas.

El problema, por supuesto, es que la transición a una economía baja en carbono es difícil, costosa y requiere planificación. Construir un negocio sostenible para un minorista que históricamente ha estado vinculado, a través de una compleja cadena de suministro, a las altas emisiones de carbono, a la exposición a productos químicos y a la deforestación, supone un reto difícil.

Retail Dive, al hablar de la sostenibilidad de los minoristas, reconoce que el consumismo forma parte de la vida, pero plantea la pregunta fundamental: "¿Cómo pueden los minoristas lograr una mitigación significativa de las emisiones de carbono y los residuos que generan? ¿En qué momento deben los minoristas dejar de dar prioridad al crecimiento de sus negocios si, en última instancia, ello supone un mayor daño para el medio ambiente? ¿Y cómo debería ser ese tipo de cálculo?".

Las empresas se comprometen públicamente pero carecen de integridad

La Conferencia sobre el Clima de Glasgow puso el listón de los compromisos de descarbonización del mundo para el año 2050. Los datos del Corporate Climate Responsibility Monitor revelan que las grandes empresas no superan la prueba del compromiso climático neto cero. En un informe publicado en febrero, se descubrió que muchas empresas habían fijado objetivos, pero carecían de compromisos específicos de reducción de emisiones para su año de objetivo neto cero.

"Los anuncios engañosos de las empresas tienen un impacto real en los consumidores y en los responsables políticos. Nos engañan haciéndonos creer que estas empresas están tomando medidas suficientes, cuando la realidad dista mucho de ello", afirmó Gilles Dufrasne, de Carbon Market Watch. "Sin más regulación, esto continuará. Necesitamos que los gobiernos y los organismos reguladores den un paso adelante y pongan fin a esta tendencia de lavado verde".

"Las empresas deben afrontar la realidad de un planeta cambiante. Lo que parecía aceptable hace una década ya no es suficiente", dijo Dufrasne. "Establecer objetivos vagos no nos llevará a ninguna parte sin acciones reales, y puede ser peor que no hacer nada si se engaña al público. Los países individuales han demostrado que necesitamos un nuevo comienzo al adoptar el Acuerdo de París, y las empresas deben reflejarlo en sus propias acciones."

Cambio climático
Footlocker
MODA SOSTENIBLE