• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Louis Vuitton cierra Paris Fashion Week con un desfile en el Museo del Louvre al ritmo de Daft Punk

Moda

Louis Vuitton cierra Paris Fashion Week con un desfile en el Museo del Louvre al ritmo de Daft Punk

Por Jaime Martinez

11 mar. 2021

Madrid – Ayer llegaba a su fin esta última edición de la Semana de la Moda femenina de París. Unas celebraciones que se han venido desarrollando de manera íntegramente digital y sin público, como respuesta a las medidas de seguridad impuestas con objeto de atajar la propagación del coronavirus, a las que se encargaba de poner el broche final la casa de modas francesa Louis Vuitton. Buque insignia del holding empresarial LVMH, que daba a conocer su colección de mujer para la próxima temporada Otoño/Invierno de 2021/2022 a lo largo de un deslumbrante desfile en el interior del parisino Museo del Louvre.

En lo que la firma no ha duda en calificar sino como de una perfecta combinación entre pasado y futuro, el desfile tenía lugar en la conocida como Galería Michelangelo del Museo francés. Lugar en el que el complejo reúne una buena parte de su colección de esculturas italianas, entre ellas unas tallas inacabadas de “los esclavos” de Miguel Ángel —responsables de dar su nuevo nombre a la antigua galería Mollien—, y que Nicolas Ghesquière, director creativo de la línea femenina de la firma francesa, escogido como el mejor de los espacios para poder dar a conocer su última colección. Una propuesta de inspiración grecorromana que se presentó al ritmo de la música del dúo francés Daft Punk, y de la que destacó notablemente, en el ámbito creativo, la presencia sobre la pasarela de una selección de artículos extraídos de la colección cápsula desarrollada por Louis Vuitton en colaboración con la icónica firma italiana Fornasetti.

“Me llamo Nicolas Ghesquière y estás a punto de descubrir mi colección Otoño/Invierno 2021”, se encargaba de explicar el diseñador francés a modo de introducción del desfile. “Para esta temporada, nos hemos tenido que adaptar a las necesidades de estos tiempos repletos de desafíos, y por ello estoy emocionado de poder compartir este viaje con ustedes”. “En primer lugar y antes que nada, me gustaría dar las gracias a todos los que han contribuido a dar vida a esta presentación”, añade Ghesquière, quien se siente “especialmente agradecido” con “mi equipo de Louis Vuitton por todo el arduo trabajo que han desempeñado para lograr hacer esto posible”. “Donde sea que se encuentren, espero que puedan disfrutar de este desfile desde sus casas. Gracias por su increíble y continuo apoyo. Manténgase a salvo, cuídense y espero poder verles pronto”.

Colaboración con la italiana Fornasetti

Partiendo así de una sucesión de imágenes e iconos extraídos de los vestigios que han llegado hasta nuestros días de la cultura grecorromana, la colección se ha concebido a modo de una “Odisea” sobre las agitadas aguas de los difíciles tiempos que nos está tocando vivir. Un incierto viaje ante el que Ghesquière dispone la imagen de una mujer que va más allá de mitos sexualizados como el de Calipso, para tomar el papel de contemporáneas “Ulises”.

En el ámbito creativo, veremos este imaginario manifestándose a través de faldas y vestidos en largos cortos, siguiendo así la imagen tradicional de la indumentaria clásica de los guerreros grecorromanos. Unas prendas que veremos a su vez combinándose junto a siluetas que, sobre ese mismo corto, se muestran holgadas a modo de túnicas. Mientras que los abrigos se presentan amplios y envolventes, henchidos como si se tratasen de imponentes velas que nos empujan y nos guían a través de las horas y de los días. Remarcándose aún más estas influencias venidas de la antigüedad clásica a través de elementos como botas inspiradas en las tradicionales sandalias de cuero, faldas y vestidos con bajos cortados a modo de tablillas, o con esas ilustraciones y grabados obra de Fornasetti. Unos motivos que el propio Ghesquière se encargó de seleccionar de entre los amplios archivos de la casa italiana, con la inestimable colaboración de Barnaba Fronasetti, hija del fundador de la firma.

“Mi padre fue un innovador que creía profundamente en el valor de la artesanía y de todo lo hecho a mano, del mismo modo que lo hace Louis Vuitton”, explica la propia Barnaba Fornasetti a través de unas declaraciones difundidas por la compañía italiana. Firma desde la que explican que esta colaboración junto a Vuitton se inspira en las mismas icónicas imágenes dibujadas a mano por Fornasetti que han “enamorado a todos los amantes del arte desde que Piero fundó su atelier en 1940”.

Fruto de esta colaboración entre ambas firmas, se presentaba como parte del desfile una amplia selección de bolsos diseñados por Ghesquière e ilustrados con motivos inspirados en los grabados de Fornasetti. Unos diseños entre los que se incluyen tanto nuevos modelos como reinterpretaciones de algunas piezas más icónicas de la firma francesa, y a cuya presentación seguirá el lanzamiento de una colección cápsula más amplia de productos decorados con distintos motivos del grabador italiano.

Photo Credits: Louis Vuitton, página oficial.