(Publicidad)
(Publicidad)
La fundadora de La Fenestra.com desvela las claves de su negocio

Nacida en San Sebastián, Inés Larrea se define como “exigente, eficiente, responsable y, al mismo tiempo, un poco loca”. Licenciada en Arquitectura y MBA por ISEM Fashion School, comenzó su andadura profesional como product manager en Loewe y, posteriormente, compradora en Carolina Herrera.

Su inquietud por el talento emergente, unido al deseo de ofrecer un producto especial y de calidad, a quienes huyen de la uniformidad de las tiendas de siempre, le impulsó a crear La Fenestra, una plataforma de nuevos creadores con la que pretende “revolucionar el sector del retail”.

¿Cómo surgió la idea de crear La Fenestra?

Durante mi paso por Loewe y Carolina Herrera, empecé a notar, tanto en mi entorno laboral como personal, que la gente estaba empezando a aburrirse de las tiendas de siempre, de ir “uniformado”, de las calidades… Y, al mismo tiempo, por inquietud personal.

¿Qué vacío detectaste en el mercado?

No existía ningún e-commerce, especialmente en España, centrado en diseñadores emergentes que no quedaran eclipsado por grandes marcas y que mantuviera sus precios dentro de un rango de lujo pero asequible (que es el sector del mercado con más previsión de crecimiento en los próximos años).

La fundadora de La Fenestra.com desvela las claves de su negocio

¿De dónde viene el nombre de la compañía?

Fenestra tiene la doble acepción de ventana/escaparate en latín. Me pareció que podía funcionar con el concepto de escaparate de nuevas marcas. Además, su significado es comprensible en lenguas cuyo origen es el latín. Y para el resto tiene un toque exótico y divertido.

¿Por qué has apostado por un modelo de negocio basado en la omnicalidad?

Porque, en cierto rango de precios, las ventas online tienen un peso muy bajo sobre el total y diferentes estudios, además del sentido común, dicen que ante ciertos precios la gente quiere saber que lo que compra es de calidad y le sienta bien. Además, hay ejemplos en EE.UU. con otros productos (ropa de hombre, gafas…) basados en e-commerce + showrooms que están demostrando que el formato funciona.

¿Cómo ha sido el proceso de búsqueda de los diseñadores que conforman La Fenestra?

Los diseñadores emergentes arriesgan más, no están tan atados a las necesidades comerciales, por lo que son más innovadores y utilizan tejidos y texturas realmente diferentes, en muchos casos desarrollados por ellos mismos.

La fundadora de La Fenestra.com desvela las claves de su negocio

¿Cómo ves la situación actual de la moda?

Tengo la sensación de que el sector está estancado y ahora mismo resulta aburrido. Últimamente no paro de escuchar a gente decir que no les motiva ir de tiendas, que no ven nada interesante, que les da pereza buscar entre tanto producto. Y también siento que el cliente quiere hacer todo el proceso más cercano y transparente.

¿Qué opinas del fenómeno influencer en el mundo de la moda?

Tengo sentimientos encontrados en este aspecto. Por un lado, entiendo que son una referencia para mucha gente, así que no soy “anti-influencer” como tal. Pero, por encima de todo, me preocupa muchísimo el mensaje que se está dando a los jóvenes de ahora. Tengo amigas con hermanas pequeñas cuya aspiración a los 16 años es estar delgada y convertirse en influencer.

Si quieres saber más sobre esta nueva marca, pincha aquí.

Photo Credits: La Fenestra Company