Inditex y Pull&Bear acusadas de plagiar los “conejitos rosas” de Becomely

Madrid- “Para mí la copia significa el éxito. No hay éxito sin copias y sin imitaciones. No existe”. Así de tajante se mostraba la diseñadora Coco Chanel a lo largo de una de esas contadas entrevistas que concedió en vida. Declaraciones en las que la diseñadora no ocultaba sentirse orgullosa, y “muy contenta”, ante unas imitaciones que no hacían sino demostrar su talento y confirmar que había logrado alcanzar su objetivo: crear un estilo.

Era el año 1959 y por entonces mademoiselle Chanel era, junto a Balenciaga, la gran representante de la moda y de la alta costura, tras la retirada de nombres como el de Elsa Schiaparelli en el 54 o la muerte de Christian Dior en el 57. Una posición de respetable y venerable adalid, que llevaban a la diseñadora a no sentir temor ante la hoy tan habitual práctica de la copia. Pero, ¿y que ocurre cuando no eres Coco Chanel al final de su carrera, y todavía no has tenido ni si quiera la oportunidad de desarrollar todo tu potencial creativo? Entonces puedes llegar a sentirte muy orgulloso de que te imiten, pero cuando la imitación alcanza la copia, y observas como todos esos meses e incluso años de arduo trabajo, decisiones y esfuerzos, son aprovechados por otros… entonces ese orgullo tiende a desaparecer y a convertirse en una más que entendible sensación de indignación. Y cuando además es una multinacional o un gran grupo o firma internacional la que saca beneficio de ese esfuerzo a costa de pequeños creativos, la indignación se torna en rabia.

La clásica historia de David contra Goliat, que tantas veces hemos visto repetirse en el mundo de la moda, y que en esta última ocasión trae como protagonistas a —una vez más— Inditex, y al joven diseñador español Quique Vidal, fundador y director creativo de la firma española Becomely. Quien acusa abiertamente a Pull&Bear, una de las cadenas de la multinacional española, de plagiar su logo y sus diseños.

¿Inspiración, imitación o plagio?

La prenda en cuestión es una camiseta negra adornada con un print de conejos rosas que Pull&Bear comercializa a un precio de 5,99 euros. Y que resulta extrañamente demasiado similar a diferentes piezas ideadas por el diseñador y decoradas con idénticos motivos. Unos conejitos rosas, que precisamente son el elemento más característico y el propio logotipo de Becomely.

“Muchísimo tiempo trabajando para hacer una imagen de marca, muchísima gente involucrada en algo tan pequeño como el conejito rosa de Becomely para que una empresa como Pull&Bear, a la que le sobra el dinero para contratar a gente creativa haga esto… el mundo es hipócrita”, denunciaba el propio Quique Vidal a través de su cuenta de Instagram.

Unas declaraciones que rápidamente han encontrado muestras de apoyo entre los seguidores del diseñador, que no han dudado en alzar su voz y en compartir la publicación. “Grandes empresas adueñándose de ideas de pequeños empresarios. Siempre igual”, denunciaba la modelo Sara Velo, mientras que el resto de los comentarios se limitaban a calificar de “vergonzoso” el incidente.

Finalista de la última edición de los premios Mercedes-Benz Fashion Talent

Al frente de su firma Becomely, Quique Vidal ha participado en dos ocasiones desfilando sobre la pasarela Ego para jóvenes talentos de la moda de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Certamen precisamente en el que Inditex actúa como patrocinador, y en cuya pasada edición de julio Vidal lograba situarse como uno de los finalista al premio Mercedes-Benz Fashion Talent.

Inditex y Pull&Bear acusadas de plagiar los “conejitos rosas” de BecomelyInditex y Pull&Bear acusadas de plagiar los “conejitos rosas” de Becomely

El diseñador, que no descarta tomar acciones legales contra Pull&Bear e Inditex por la utilización de un logo registrado en la Oficina de Patentes y Marcas, se mostraba preocupado ante la posibilidad de que el emprender alguna clase de actuación en defensa de sus derechos pudiera cerrarle la posibilidad de colaborar con la pasarela madrileña. “No les costaba nada hacerlo bien”, nos contaba el propio Quique Vidal, haciendo referencia a la posibilidad de que Pull&Bear hubiera lanzado la camiseta a través de una colección cápsula, como la que Inditex sí ha emprendido con artistas como Ricardo Cavolo, Mercedes Bellido, Mario Santiago o Rosalía. “Eso sí sería apoyar el diseño español”, sentencia el creativo.

Prendas éticas elaboradas por mujeres víctimas de trata

Vidal también nos confirma que desde la propia Inditex, en aquella ocasión a través de Zara, sí se pusieron en contacto con él hace algún tiempo para ofrecerle trabajar para ellos. Una opción que el diseñador descartó, y que desde la multinacional española cambiaron abriendo la puerta a la posibilidad de llevar a cabo alguna clase de colaboración.

“Me preguntaron si haría alguna colaboración”, a lo que Vidal contestó que sí, “si aportaba algo”. “El dinero por dinero no me interesa”, por lo que buscaba “algo sostenible, ético, o al menos que un porcentaje fuese benéfico”. Un aspecto social en el que el diseñador se encuentra muy volcado personalmente, y que desea transmitir a sus prendas a través de un proceso de confección ético. “Mi ropa la hace una asociación de mujeres víctimas de trata y prostitución, y quiero ser su altavoz”. “En el último desfile ya lo hice casi todo con ellas”, y en sus próximas colecciones el diseñador buscará continuar con esta cooperación. Un compromiso que mantiene con la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP), en una loable iniciativa que debiera servir de ejemplo, y que sin embargo se ve peligrar ante comportamientos tan poco éticos y socialmente responsables como el que enfrenta ahora a Becomely con Pull&Bear. Y es que en la vida no todo debe valer a la hora de vender.

Photo Credits: Cortesía de Becomely y página oficial de Pull&Bear.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO