Pago con el móvil: la EuroShop 2020 muestra las posibilidades actuales y lo que será cotidiano en el futuro

Las aplicaciones de pago y los monederos digitales conquistan teléfonos móviles y relojes inteligentes, y cambian con ello las preferencias de los consumidores. El proceso es rápido y cómodo, preferiblemente en cualquier lugar y sin esperas. El pago con el móvil se convierte así en precursor de los nuevos formatos comerciales con tecnología inteligente para sustituir a las colas en caja. Entre el 16 y el 20 de febrero de 2020, la EuroShop, The World´s No.1 Retail Trade Fair, expondrá soluciones innovadoras para el pago y el paso por caja con el móvil en su área de Dimension Retail Technology.

¿Quiere tomar un aperitivo y un café de paso al cambiar de tren sin ponerse a la cola? ¿Le gustaría pagar directamente en el estante o en el probador y salir con la mercancía de la tienda sin que salte la alarma? ¿Quiere comprar un par de tornillos de camino a la obra, aunque el comercio específico no abra hasta dentro de dos horas?

 Todo esto es ya posible con el teléfono móvil, y podría convertirse pronto en algo cotidiano. Así, empresas como la cadena neerlandesa de supermercados Albert Heijn o el especialista suizo de ultramarinos Valora han inaugurado en 2019 las primeras tiendas sin caja, Albert Heijn to Go y avec box, en sus respectivos países. Los clientes toman los productos y los pagan directamente a través del teléfono móvil. Durante las compras de Navidad del 2018 en el Saturn de Hamburgo, los clientes podían escanear los artículos en el estante y pagarlos a través de una aplicación para el móvil. Por otra parte, hace poco que el mayorista de material de montaje y fijación Würth permite a sus clientes profesionales comprar al margen de los horarios de apertura en establecimientos sin personal. El teléfono móvil actúa así como llave digital y como tarjeta virtual de cliente.

Soluciones para tiendas sin caja

En opinión de Andreas Starzmann, de Wanzl, la comodidad, la digitalización y la urbanización se cuentan entre las megatendencias que van a caracterizar en un futuro al comercio estacionario: «El crecimiento se dará, sobre todo, en los nuevos formatos», pronostica el director de Digital Office de esta empresa líder de mercado en carros para la compra. Esta longeva compañía alemana ya se está preparando para el cambio. Como proveedor de soluciones técnicas completas para comercios minoristas digitalizados, Wanzl se ha ocupado, por ejemplo, de adaptar las casi 520 filiales de Würth para el uso híbrido, tanto con personal como sin él. Los visitantes pueden informarse en la EuroShop acerca de soluciones de autoservicio como las compuertas de acceso o el túnel de escaneado. En el estand de Wanzl también podrán observarse tecnologías de establecimientos sin caja, como Computer Vision, y de sensores, y estantes inteligentes, entre otros.

Pago con el móvil: la EuroShop 2020 muestra las posibilidades actuales y lo que será cotidiano en el futuro

Apple Pay y Google Pay dan alas al pago con el móvil

El móvil es tanto impulsor como precursor de la transición digital en el comercio minorista: así, ha pasado de ser un mero teléfono a un auxiliar cotidiano multifuncional, con función de pago incluida. Al fin y al cabo, el lanzamiento de Google Pay y Apple Pay hacia mediados o finales de 2018 impulsó considerablemente los pagos con el móvil. En una encuesta a los consumidores, la empresa de consultoría estratégica Oliver Wyman constató a principios de 2019 cambios en el comportamiento de pago, y eso a pesar de que en el momento de realizarse la encuesta había aún muy pocos bancos compatibles con los monederos digitales de las empresas de internet.  En concreto, las cajas de ahorros y los bancos populares, que albergan la mayoría de las cuentas corrientes de Alemania, han lanzado sus propias aplicaciones de pago al mercado. Con ellas, sus clientes pueden utilizar tarjetas de débito en lugar de las de crédito para pagar con el móvil. Con más del 30 % de la facturación, las tarjetas de débito ocupan desde hace años un primer puesto sin parangón en los pagos sin efectivo.

Según el sistema operativo del móvil, las tarjetas de crédito y las cuentas bancarias están, no obstante, sometidas a ciertas restricciones: por ejemplo, las extendidas tarjetas de débito solo funcionan en las aplicaciones de pago de las cajas de ahorros y de los bancos populares. Además, hasta hace poco solo estaban disponibles para los móviles con Android, puesto que Apple se negó durante mucho tiempo a habilitar la interfaz NFC necesaria para pagar con el móvil utilizando aplicaciones ajenas. Tampoco en los monederos digitales de Apple y Google es posible utilizar cualquier tarjeta de crédito.

No obstante, los obstáculos van desapareciendo y cada vez habrá más clientes que puedan pagar con el móvil en caja: así, los bancos populares y las cajas de ahorros pretenden incorporar Apple Pay a finales de 2019. Por otra parte, en el monedero de iOS podrán utilizarse también tarjetas de débito a partir de 2020. Los usuarios alemanes de Google Pay tienen además la posibilidad de consignar una cuenta de Paypal para pagar con el móvil en el POS. Según sus propios datos, Paypal cuenta con unos 23 millones de usuarios en Alemania, es decir, más de las tarjetas que han emitido Visa (16 millones) o Mastercard (18 millones) en el país.

Dentro de cinco años, una de cada cuatro personas pagará con el móvil

Con la disponibilidad de opciones de pago sencillas con el móvil, el uso del teléfono en el POS aumentará rápidamente. Según el estudio «Mobile in Retail 2019» de GS1 Germany, los comerciantes encuestados prevén que, en un plazo de cinco años, casi uno de cada cuatro pagos realizados en POS de Alemania tenga lugar a través del móvil. «Según nuestros cálculos, el teléfono móvil reemplazará a medio plazo a la tarjeta, como ya ha sido el caso de otras tecnologías, como la navegación y la fotografía», explica Volkmar Block, del proveedor de servicios de pago Ingenico. El hardware necesario está ya presente en el comercio; así, la mayoría de las terminales de tarjetas son compatibles con NFC para pagar sin contacto o con el móvil desde hace ya muchos años.

Además de tarjetas compatibles con NFC y de teléfonos móviles, en estas terminales los clientes también pueden emplear la llamada «tecnología ponible» para pagar, como relojes con NFC o dispositivos de seguimiento deportivo. Esto resulta especialmente cómodo, puesto que, mientras se lleve puesto el dispositivo, suele ser posible pagar sin autentificaciones adicionales, es decir, con total soltura. En un futuro habrá incluso prendas de ropa o joyas con función de pago NFC.

El teléfono como caja móvil

Numerosos proveedores de pagos como Adyen, CCV, Ingenico y Wirecard, así como los proveedores de los bancos S-Payment (cajas de ahorros) y VR Payment (bancos populares y cooperativas de crédito rurales), presentarán en la EuroShop soluciones para el pago con el móvil, además de la generación actual de terminales compatibles con NFC para el uso estacionario. Para ello se requieren una terminal de pago portátil con wifi o interfaz móvil o una aplicación de caja para el móvil (mPOS). El receptor de pagos (p. ej., minorista, peluquero, taxista) la instala en el teléfono o tableta, el cual se conecta a un lector de tarjetas NFC por Bluetooth. Las soluciones móviles resultan aptas, por ejemplo, como alternativas sencillas a las cajas para comercios o empresas de servicios pequeñas o móviles; para la venta móvil en ferias, mercados, grandes eventos, fiestas de compras privadas o pop-up stores, pero también como cajas adicionales rápidas en caso de haber una gran afluencia de clientes.

Los chinos pagan con código QR

También es posible aceptar los métodos de pago móviles basados en códigos QR con una aplicación, una tableta o un teléfono. A través de la aplicación mPOS, por ejemplo, Wirecard presenta a los minoristas alemanes una variante sencilla y técnicamente sin complicaciones para ofrecer a los clientes chinos sus procesos de pago preferidos, es decir, Alipay y Wechat Pay. «Prácticamente todos los viajeros chinos tienen ambas aplicaciones instaladas en el teléfono y las utilizan de forma muy activa», explica Anna Kostense, responsable del equipo de China Payment en Wirecard. A la hora de pagar, los clientes chinos generan un código QR en sus teléfonos, el cual escanea el comerciante. La cámara del dispositivo móvil del comerciante actúa a modo de escáner en la solución móvil de Wirecard, para después procesar el pago en la aplicación.

 Del pago con el móvil a la autocaja

Con la creciente difusión y aceptación de los procedimientos de pago móviles, aumentará también la relevancia de la autocaja móvil, como la que ofrecen ya en la actualidad, por ejemplo, Valora y Albert Heijn en ubicaciones seleccionadas. En la EuroShop, los visitantes podrán informarse acerca de las soluciones para todos los comercios, por ejemplo, en los estands de Snabble y Roqqio Commerce Solutions. La aplicación Snabble se utiliza, entre otros establecimientos, en Knauber, en el IKEA de Fráncfort o en el Edeka Paschmann de Mülheim an der Ruhr. Sin embargo, no se paga en el local sino en las cajas de autoservicio de la zona de salida. También para la aplicación BuyBye de Roqqio hay unos primeros clientes piloto en Alemania y Suiza. «En la aplicación pueden utilizarse toda clase de métodos de pago, de la misma manera que lo que sucede en una tienda en línea», explica Johannes Schick, director de ROQQIO (antes denominada höltl). Las opciones de pago contra factura y de pago en caja también están disponibles.

Entre las principales cuestiones a las que se enfrentan las empresas del comercio en cuanto a la autocaja se incluyen los problemas de seguridad (hurtos), los productos autorizados a partir de ciertas edades (por ejemplo, el alcohol, el tabaco o los DVD) y la desactivación de productos con antirrobo. La EuroShop ofrece respuestas también en este sentido: además de empresas emergentes como Rapitaq, aquellas que ya están consolidadas, como Nedap y SES Imagotag, presentan etiquetas inteligentes que combinan indicación del precio, marketing y antirrobo automático de los artículos.

La EuroShop 2020 abarca una superficie de unos 127 000 m² netos en dieciséis pabellones y estará abierta para visitantes profesionales desde el domingo 16 hasta el jueves 20 de febrero de 2020, todos los días de 10 a 18 h. El pase de un día cuesta 80 euros (60 euros en la venta anticipada online [entrada electrónica]), el pase de dos días, 120 euros (100 euros en la venta anticipada online) y el pase permanente, 180 euros (150 euros en la venta anticipada online). Las entradas incluyen el desplazamiento gratuito de ida y vuelta a la EuroShop en los medios de transporte del VRR (Consorcio de Transportes del Rin-Ruhr).

www.euroshop-tradefair.com

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO