• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Los autónomos minoritarios reclaman la “cuota cero”, frente a la pasividad del Ejecutivo y de las principales asociaciones

Los autónomos minoritarios reclaman la “cuota cero”, frente a la pasividad del Ejecutivo y de las principales asociaciones

Por Jaime Martinez

22 jun 2022

Empresas

Photo Credits: El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Pool Moncloa, Borja Puig de la Bellacasa.

Este pasado lunes, y según se encargaban de adelantar los principales medios económicos y generalistas, José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Gobierno de España, mantenía un último encuentro a puerta cerrada en relación a la reforma del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) que se encuentran perfilando desde el Ejecutivo desde el Ministerio, junto a los representantes de las principales asociaciones del colectivo. Un papel que se encargaban de ejercer las organizaciones ATA, vinculada a la patronal CEOE, y Upta y Uatae, próximas por su parte a las organizaciones sindicales UGT y CCOO, respectivamente.

En el marco de este encuentro, Escrivá habría traslado un último borrador sobre el proyecto de reforma del sistema de cotizaciones por rendimiento real de los autónomos. Una propuesta en la que habría planteado, según se han encargado de adelantar desde El Periódico de Cataluña, una nueva cuota máxima de 565 euros y mínima de 245 euros mensuales. Una horquilla mucho más ajustada a las demandas de las asociaciones que la propuesta inicial en la que se planteaban cuotas de hasta 1.125 euros al mes, que no obstante ha sido recibida de manera indistinta por parte de las organizaciones más representativas de los trabajadores autónomos, y no digamos ya por parte de unas organizaciones independientes, y a vistas del ejecutivo minoritarias, desde las que, como AUPA (Autónomos Unidos para Actuar), siguen abogando por una cuota simbólica, o inclusive de cero, para los rendimientos del trabajo que se mantenga por debajo del salario mínimo interprofesional. Unas reclamaciones que, hasta la fecha, no está teniendo respuesta ni por parte del Ejecutivo ni de las consideradas como principales asociaciones representativas de los trabajadores autónomos.

Principio de acuerdo y negociaciones encarriladas

Tras esta última reunión, las mismas ATA, Upta y Uatae se encontrarían en estos momentos igualmente enfrentadas ante la valoración de la última propuesta planteada por Escrivá. Una proposición que desde le Ministerio se habrían ya comprometido a modificar ligeramente de cara a la reunión del próximo lunes, y para la que se contemplaban, según se han encargado de adelantar desde el digital Vozpópuli, una rebaja de las cuotas intermedias de 400, 440 y 460 euros, a unos 370, 400 y 440 euros, respectivamente; una bajada de la cuota mínima, que pasa de los 250 a los 245 euros en esta última propuesta; y una ligera subida, de 550 a 565 euros, para la cuota para las rentas más elevadas.

Frente a estos últimos baremos, desde ATA, según se encargaba de explicar el propio Lorenzo Amor, presidente de la asociación, al mismo medio de noticias, se encontrarían ya en disposición de llegar a un acuerdo, a falta de pulir unos últimos detalles, estimando en un 50 por ciento la posibilidad de cerrar finalmente las negociaciones con el Ministerio. Una posibilidad que no obstante entienden mucho más alejada desde Upta y Uatae, desde donde esperarían que en la próxima propuesta que el Ministerio les traslade a finales de semana, de cara ya a las negociaciones del próximo lunes, se refleje un ajuste en las cuotas para los rendimientos del trabajo más bajos.

“Los autónomos con peores rendimientos deben ser beneficiados con una rebaja aun mayor de la que el Gobierno nos ha puesto encima de la mesa”, apuntaba a este respecto Eduardo Abada, presidente de Upta, en unas declaraciones recogidas por El Periódico. Mientras que por su parte, y en esta misma línea, Miguel Vila, coordinador de Uatae Madrid, añadía que “la propuesta del Gobierno puede y debe mejorarse mucho”, ya que “no puede recaer el equilibrio del sistema en las rentas más bajas”.

Unas valoraciones, ambas, que difieren en su ánimo, aunque solamente de forma ligera, de las vertidas por Lorenzo Amor, presidente de Ata. Quien apuntaba, en declaraciones a Vozpópuli, a que “ahora mismo veo la posibilidad de llegar a un acuerdo del 50 por ciento”, y a que ahora mismo veía la situación “mucho mejor” que hace una semana.

Una “aberración” para Aupa

Frente a esta aparente buena sintonía y principio de acuerdo que reina ya entre las consideradas como asociaciones representativas de los trabajadores autónomos y el Ministerio de Escrivá, mucho más beligerantes se muestran las valoraciones y exigencias que plantean asociaciones de autónomos como Aupa. Organización desde la que califican de “aberración” la nueva propuesta, censurando hechos y realidades como las que plante, con casos de autónomos con ingresos de 670 euros, para los que se contempla una cuota de 250 euros al mes. Cifra que supondría el pago mensual del 37,31 por ciento de sus ingresos, en un porcentaje que sería aún más elevado para todos aquellos autónomos con ingresos inferiores.

En este sentido, y analizando la última propuesta planteada por el Ministerio de la Seguridad Social, Raúl González, asesor jurídico-económico de Aupa, apunta a que según sus términos la propuesta consideraría ingresos reales prácticamente todos los ingresos brutos que se tienen para el cálculo de la renta personal, inclusive aunque estos no provengan de la actividad del trabajador en su empresa, y sean fruto de otros trabajos realizados de manera externa. Aspecto que, a su entender, dejaría en situación de desventaja a los trabajadores autónomos con respecto a otro tipo de trabajadores.

“Resulta injusto el cálculo de la tabla de cuotas de la nueva propuesta”, ya “que el porcentaje de cálculo de la cuota en relación a los ingresos no corresponde de ninguna manera con la teoría de la progresividad impositiva”, denuncian desde Aupa, poniendo como ejemplos el de un autónomo con un rendimiento de 670 euros que debe pagar una cuota de 250 euros (37,31 por ciento), mientras que con 1.125 euros la cuota es de 270 euros (23,11 por ciento), con 1.900 euros de 400 euros (21 por ciento) y con 4.500 euros de 550 euros (12,2 por ciento).

Las demandas de los minoritarios: el sueño de la cuota mínima cero

Frente a estos cálculos y a unas continuas propuestas que, según ha venido trascendiendo, siguen penalizando a aquellos trabajadores que ni si quiera alcanzan el Salario Mínimo Interprofesional, desde Aupa reclaman al ejecutivo una propuesta que recoja las mismas exigencias que vienen por su parte planteando al Ejecutivo desde el primer momento. Destacando en este línea la introducción de una cuota simbólica, o hasta de cero, para aquellos trabajadores con menores ingresos.

“Solicitamos al Ministro Escrivá que escuche al autónomo de la calle y no solo a estas asociaciones subvencionadas que dicen representarnos”, proclaman desde Aupa; al tiempo que reclaman a los equipos del Ministerio que “hagan propuestas basadas en la realidad y que hablen con los autónomos de a pie de calle para conocer la realidad” del colectivo. “Nuestra propuesta sigue siendo la misma en la que vamos insistiendo desde el principio”, añaden desde Aupa, y que pasa por implantar una “cuota simbólica o cero para autónomos que no llegan al SMI con bonificaciones para no perder prestaciones”, y “para los autónomos que están por encima del SMI”, el que estos “tengan la opción de elegir su tramo de cotización igual que se ha hecho hasta ahora”.

También te puede interesar:
autónomos
GOBIERNO DE ESPAÑA