• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Inditex anuncia “medidas” y toma distancia de las posiciones políticas de su socio en Israel

Inditex anuncia “medidas” y toma distancia de las posiciones políticas de su socio en Israel

Por Jaime Martinez

14 nov 2022

Empresas

Photo Credits: Exterior de la nueva tienda de Zara en el Electric Boulevard de Battersea, Londres. Inditex, fotografía de archivo.

Apenas unas pocas horas antes de que el presidente de Israel, Isaac Herzog, encargase oficialmente a Benjamín Netanyahu la formación de un nuevo gobierno al frente del país, dando así ya por concluidas las celebraciones de las elecciones parlamentarias que tenían lugar este pasado 1 de noviembre, la multinacional de la moda española el Grupo Inditex, y ya al margen de las celebraciones de cualquier plebiscito, anunciaba que tomará “medidas” en respuesta al apoyo que su socio para Israel habría practicado del controvertido político israelí Itamar Ben-Gvir. Líder del partido de extrema derecha Otzma Yehudit (Fuerza Judía), y sobre el que pesan serias acusaciones como instigador de un discurso racista y contrario a los Derechos Humanos, proclamado sobre mensajes homófobos y desde los que ha abogado reiteradamente por la expulsión de los ciudadanos árabes de Israel.

El origen de la concatenación de toda esta serie de hechos se remonta hasta el pasado miércoles 19 de octubre, momento en el que, tal y como se encargaban posteriormente de recoger medios generalistas españoles como El País, Joey Schwebel, socio franquiciado para el mercado israelí de Inditex, y propietario de todos los derechos de explotación de su diversificado portafolio de marcas comerciales para el país, organizaba desde su residencia al norte de Tel Aviv un evento en apoyo del controvertido político judío, convertido en la “gran estrella” de estas últimas elecciones parlamentarias. Unos comicios a los que Ben-Gvir ha concurrido como número dos de la coalición de extrema derecha del Partido Sionista Religioso, partido que ha terminado finalmente consolidándose, con 14 escaños, como la tercera mayor fuerza política de Israel, en línea con lo que ya adelantaban los sondeos antes de la celebración de los comicios.

En respuesta a este apoyo por parte de Schwebel a Ben-Gvir, no tardaban en alzarse ya entonces las primeras voces que apuntaban hasta Arteixo, sede la multinacional española, reclamando que el Grupo se posicionara públicamente en respuesta al aparente apoyo que su socio comercial estaba brindándole al político sionista. Un apoyo que los mismos representantes de la familia del empresario israelí, igualmente propietario en calidad de socio franquiciado de las marcas Nike y Gap para Israel, se negaban a valorar aludiendo a que se trataba de un “asunto privado familiar”, en lo que no obstante no impedía el que se incendiara los ánimos de la población palestina. Una comunidad que terminaba poniendo el foco en los negocios de Schwebel, abriendo y proclamando un boicot, ya no solamente por parte de la comunidad árabe hacia las tiendas operadas por el empresario en Israel, sino igualmente contra toda la red y el modelo de negocio de Inditex y de sus distintas marcas, en las diferentes partes del mundo. Acción que terminaba cogiendo aire, con una amplia cantidad de ciudadanos palestinos quemando camisetas de Zara en vídeos que corrían como la pólvora por las redes sociales, tras la entrada en la partida de Mahmoud Habbash y del propio Ministerio de Economía palestino.

De este modo, y en un intento, de resultado ciertamente incierto a la vista de los resultados de las elecciones parlamentarias, Mahmoud Habbash, asesor para los asuntos religiosos e islámicos del presidente del estado de Palestina, Mahmoud Abás, y el principal juez de los tribunales de la Sharía de la Autoridad Palestina, no tenía reparo alguno en emitir una “fatua”, o edicto religioso, llamando a boicotear todos los productos de Zara, la principal cadena de moda de Inditex, en todo el mundo, hasta que la compañía cancelase su contrato de asociación con Trimera Brands, la compañía desde la que Schwebel gestiona sus operaciones como propietario de las franquicias de Inditex en Israel. Una acción que venía acompañada de una carta emitida por el Ministerio de Economía palestino, desde la que se exhortaba a la dirección del Grupo multinacional español a que aclarase su posición y respondiera a las posiciones políticas supuestamente defendidas por su socio empresarial.

Defensa de los derechos humanos y rechazo a prácticas y discursos racistas

Partiendo de esta serie de antecedentes, que se remontan hasta finales de este pasado mes de octubre, y en lo que suponemos que ha sido una muestra de responsabilidad ejercida por parte de la compañía española por evitar jugar un papel activo en unas elecciones democráticas de un país soberano, ahora desde Inditex habrían respondido finalmente a esa misiva que les hacían llegar desde el Ministerio palestino, anunciando la adopción de “medidas” en respuesta a la postura política mostrada por su socio comercial. Unas medidas que, a pesar de haberse anunciado, desde la compañía española no han pasado a detallar, en lo que se descarta, al menos por el momento, que vayan así por tanto a conllevar el fin de sus relaciones empresariales con Schwebel y con Trimera Brands, tal y como le reclamaban las principales voces vinculadas con la Autoridad Palestina.

Descartando de este modo el que, al menos con las informaciones que ahora se han hecho públicas, vayan a cortarse por completo los lazos con el empresario israelí, responsable actualmente de operar cerca de 80 tiendas en los principales centros comerciales de Israel, WAFA, la agencia oficial de noticias del Estado de Palestina, ha emitido una nota desde la que desvelan que desde la dirección de Inditex han respondido finalmente a la carta que se les hacían remitir desde el Ministerio de Economía palestino. Una respuesta que han aprovechado para reivindicar nuevamente su defensa de los derechos humanos, y para abiertamente rechazar el racismo, práctica e ideología que defienden que no tiene cabida ni en sus políticas ni en sus actividades comerciales.

“En su carta, el Grupo subraya que las posiciones del intermediario de Zara” para Israel “no representan ni reflejan la política y la opinión de la empresa”, han emitido desde WAFA, destacándose igualmente el que la multinacional española “tomará las medidas apropiadas al respecto”.

También te puede interesar:
INDITEX
Israel
Polémica