• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Gap recorta previsiones y cesa a la directora ejecutiva de Old Navy

Gap recorta previsiones y cesa a la directora ejecutiva de Old Navy

Por Jaime Martinez

22 abr 2022

Empresas

Photo Credits: Establecimiento de Old Navy en Concord, California. Gap, imagen de archivo.

Vuelco en la dirección de Old Navy, cadena de modas norteamericana que se significa no sino por ser la principal área por volumen de negocio del Grupo estadounidense Gap, después de que desde la dirección de la multinacional hayan anunciado, de manera totalmente repentina, la salida —se desprende por sus declaraciones que destitución— de Nancy Green, hasta ahora directora ejecutiva de Old Navy. Una decisión que respondería a la difícil situación en la que se encontraría la cadena y que Green se habría mostrado como incapaz de resolver, y anuncio que desde Gap han hecho coincidir con un recorte de sus previsiones económicas para el arranque de este nuevo ejercicio de 2022 en el que se encuentra ya embarcada la multinacional norteamericana, unas de las compañías líderes del sector de la moda y del textil a escala global.

Según se encargaban de entrar a detallar desde Gap a medio día de la jornada de ayer jueves 21 de abril, en hora de San Francisco, la salida de Green y su cese de todas sus responsabilidades dentro de la multinacional se hará efectiva esta misma semana. Momento en el que la dirección de la cadena pasará a estar bajo la gestión directa de Sonia Syngal, directora ejecutiva del Grupo Gap, mientras se lleva a cabo un proceso de búsqueda externo a los equipos de la compañía, desde el que se tratará de encontrar a la persona adecuada para asumir las responsabilidades como nuevo, o nueva, director ejecutivo de Old Navy. Un impasse así pues en el que se adentra la cadena, durante el que no obstante Syngal entrará a trabajar en estrecha colaboración con los equipos de Old Navy, con el objetivo de tratar de asentar las bases de los nuevos pilares centrados en aumentar el valor y la conexión con su público, a partir de los cuales deberá de seguir trabajando quien finalmente termine ocupando el cargo de director ejecutivo de la marca.

“Creemos en el poder y en el potencial de Old Navy y en la contribución que aportará” a la compañía, “a medida que ejecutemos nuestro plan estratégico ‘Power Plan’ e impulsemos la creación de valor en Gap”, apunta la propia Sonia Syngal a través de unas declaraciones difundidas desde Gap. “Mientras buscamos aprovechar el potencial de Old Navy, en mitad de una dinámica macroeconómica que particularmente afecta a nuestra industria, creemos que ahora ha llegado el momento adecuado para traer a un nuevo director que disponga del rigor operativo y de la visión creativa adecuada para sacar adelante la propuesta de valor único de la marca”. Por último, “quiero dar las gracias a Nancy Green por sus décadas de dirección y por la pasión que ha demostrado por nuestras marcas y nuestros clientes, así como por las comunidades a las que servimos”.

Recorte de previsiones

Como consecuencia de esas mismas dinámicas macroeconómicas a las que aludía Syngal, así como de los problemas propios que albergaría en su seno la propia Old Navy, y de los que no han sido por otro lado pocos los analistas que han venido lanzando advertencias de un tiempo a esta parte, desde Gap han decidido recortar las previsiones que mantenían para el primer trimestre de su actual ejercicio fiscal. Periodo de tres meses del que darán buena cuenta de sus resultados el próximo jueves 26 de mayo, pero para el que ya han alertado que esperan una caída de las ventas de dos dígitos, mayor de la esperada.

“A la luz de la dinámica macroeconómica, así como de los desafíos ejecutivos de la marca Old Navy, la compañía está actualizando su guía de crecimiento de las ventas para el primer trimestre del ejercicio fiscal de 2022”, explican desde Gap. En relación así pues a este periodo, la compañía espera unas “caídas interanuales de aproximadamente dos dígitos bajos”, lo que sería de entre un -10 a un -12 por ciento, “frente a sus anteriores estimaciones con caídas interanuales de un solo dígito de medio a alto”. Para contrarrestar esta caída de su facturación por encima de lo esperado, “la compañía ha adoptado un enfoque más agresivo” con el fin de poder así equilibrar su stock, y en “lo que ha resultado en mayores niveles de promociones, principalmente en Old Navy”, añaden desde Gap.

Con la adopción de esta última medida, desde Gap reconocen abiertamente el haber acordado una decisión que es precisamente la que distintos analistas y fuentes vinculadas al ámbito financiero, como Barclays, ya apuntaban a que ha venido contribuyendo a disminuir el valor de las marcas Gap y Old Navy entre los consumidores; dándose inicio así a un circulo viciosos del que la multinacional norteamericana tendrá que tratar de escapar cuanto antes, en lo que podría terminar afectando a su comportamiento para lo que resta del año, o incluso más allá. Punto este sobre el que la multinacional tratará de arrojar algo más de luz el próximo 26 de mayo, momento en el que, coincidiendo con la publicación de sus resultados trimestrales, ofrecerá una guía actualizada de sus previsiones para el ejercicio fiscal de 2022.

También te puede interesar:
FINANZAS
GAP
Old Navy