El Corte Inglés emitirá 1.000 millones de euros en pagarés avalados por el ICO

Madrid – El grupo español de grandes almacenes El Corte Inglés, matriz, entre otras, de la cadena de moda Sfera, amplía su programa de pagarés y emitirá un nuevo lote de bonos por valor máximo de 1.000 millones de euros. Notas que en esta ocasión colocará con el aval del Instituto de Crédito Oficial ICO y bajo los términos del Programa de Avales Pagarés MARF ICO COVID.

Tal y como señala el propio Grupo empresarial en el suplemento al documento de su programa de pagarás registrado ante el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), cada nota contará con el aval del 70 por ciento. Siendo así que, en el supuesto de impago por parte de El Corte Inglés, el ICO se encargaría de abonar al propietario de cada pagaré el 70 por ciento del importe correspondiente al valor nominal unitario descontado de cada pagaré avalado que se haya emitido. Quedando “expresamente excluido” del aval cualquier otro concepto, como la remuneración del pagaré, comisiones o gastos de otra índole.

En cuanto a su remuneración, el nuevo lote de pagarés avalados contarán, para notas con vencimiento igual o inferior a 12 meses, con una remuneración de 30 puntos básicos (0,30 por ciento) anuales sobre el importe avalado. Mientras que los pagarés con vencimiento superior a 12 meses y hasta 24 meses tendrán una remuneración de 60 puntos básicos (0,60 por ciento) anuales sobre el importe avalado.

Objetivo: asegurar la liquidez de El Corte Inglés frente al coronavirus

Para la colocación de los nuevos 1.000 millones de euros en pagarés, participarán como entidades financieras colocadoras el Banco de Sabadell, Bankia, CaixaBank, Norbolsa y PKF Attest Capital Markets. Persiguiendo con su emisión el principal objetivo de asegurar la liquidez de El Corte Inglés frente a las incertidumbres que continúa generando la presente crisis del coronavirus en la que nos encontramos inmersos.

“El importe de la financiación obtenida a través de los Pagarés Avalados”, se encargan de señalar desde el grupo empresarial a través del propio suplemento de colocación, “se destinará exclusivamente a atender las necesidades de liquidez derivadas del impacto económico del COVID-19 para, entre otras finalidades, hacer frente al pago de nóminas, la gestión de facturas a proveedores y suministradores de bienes y servicios, necesidades de circulante y vencimiento de obligaciones tributarias y financieras corrientes u otras necesidades de liquidez en general con vencimientos posteriores al 17 de marzo de 2020”.

El coronavirus: un factor de riesgo de gran incertidumbre

Con similar objetivo al de la colocación de este nuevo lote de pagarés, desde que irrumpiese el COVID-19 como agente desestabilizador de la economía global El Corte Inglés ha venido buscando reforzar su posición económica y garantizar su liquidez a través de diferentes vías.

Así, desde la misma compañía apuntan en este sentido a la nueva línea de crédito “revolving” por un importe de 1.341 millones de euros suscrita el pasado 1 de abril de 2020. Acuerdo del que desvinculaba parte del capital posteriormente, gracias al contrato de refinanciación, por un importe máximo de 959,9 millones de euros, que cerraba con posterioridad con el aval del Instituto de Crédito Oficial ICO. Cantidades que vienen a complementar al contrato de refinanciación, por un importe de 2.000 millones de euros, que el Grupo firmaba el pasado 26 de febrero, pocos días antes del anuncio del estado de alarma y de la declaración de la pandemia por coronavirus. Brote que, tal y como subrayan desde El Corte Inglés, continúa representando un factor de gran incertidumbre para la economía, tanto española como global.

“El llamado proceso de ‘desescalada’ ha reestablecido paulatinamente los derechos fundamentales limitados durante el estado de alarma, lo que ha supuesto un repunte de las ventas y la actividad de la economía española”, destacan desde el Grupo empresarial español. “No obstante”, anotan, “dada la complejidad de la situación y el elevado nivel de incertidumbre que aún persiste, no es posible realizar una estimación de su potencial impacto en la actividad del Grupo de forma fiable”. “Las consecuencias de la pandemia para las operaciones del Grupo son aún inciertas y van a depender en gran medida de su evolución y extensión en los próximos meses, así como de la capacidad de reacción y adaptación de todos los agentes económicos”.

“En este sentido”, añaden del El Corte Inglés, “no está claro el alcance del riesgo que plantea el Covid-19 en el futuro”, ya que “si se producen nuevos rebrotes y, como consecuencia de ello, se vuelven a tomar medidas de contención similares a las ya adoptadas o si el impacto del virus se prolonga en el tiempo, se podría producir un impacto material y negativo en la actividad comercial, situación del negocio, resultados, perspectivas, consecución de objetivos y situación financiera, económica o patrimonial” de la compañía. Unos riesgos que, a fecha de la publicación del nuevo suplemento añadido a su programa de pagarés, El Corte Inglés no “puede estimar, ya que dependerá en gran medida de la amplitud y duración de la crisis del Covid-19”, la cual “no se puede predecir”.

Photo Credits: El Corte Inglés.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO