• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • El Acuerdo de Bangladesh se expande a Pakistán

El Acuerdo de Bangladesh se expande a Pakistán

Por Jaime Martinez

20 dic 2022

Empresas

Photo Credits: Grupo de trabajadoras de la confección de Pakistán. ILO, vía IndustriALL Global Union.

Por primera vez desde que en 2013 se asentaran las bases de lo que hoy ya es el nuevo Acuerdo de Bangladesh, oficialmente bautizado, tras su reformulación y entrada en vigor el pasado 1 de septiembre de 2021, como Acuerdo Internacional para la salud y la seguridad en la industria textil y de la confección, sus términos comenzarán a hacerse efectivo más allá de las fronteras de este país del sudeste asiático a las que, hasta ahora, se veían exclusivamente limitados. Una decisión que obligará a los actuales firmantes del Acuerdo Internacional, entre los que se encuentran desde Inditex a H&M, pasado por Mango y El Corte Inglés, a pronunciarse sobre su deber de adherirse a un documento, vinculante, con el que terminarán de responsabilizarse de las condiciones en las que se trabaja en las fábricas que forman parte de sus cadenas de valor, ya no solamente de Bangladesh sino también de Pakistán.

En lo que se mantenía de este modo como uno de los pilares centrales del nuevo Acuerdo anunciando en septiembre de 2021, la decisión de expandir los términos y principios del nuevo Acuerdo de Bangladesh hasta Pakistán se anunciaba durante la reunión mantenida el pasado 14 de diciembre de 2022 entre los representantes de los distintos sindicatos globales y de las organizaciones no gubernamentales que velan por su correcta aplicación, junto a los de las distintas marcas firmantes del Acuerdo. Una lista esta formada por más de 180 grupos industriales y compañías minoristas con intereses en los sectores de la moda y de la confección, entre las que encontramos nombres de multinacionales tan destacadas como los de Adidas, Asos, Benetton, C&A, El Corte Inglés, Fast Retailing (Uniqlo), el del Grupo H&M, el del Grupo Inditex, el de Mango, el de la cadena de grandes almacenes Marks&Spencer, el de Pepe Jeans, Prénatal, Primark, Puma o Zalando. Compañías todas ellas que a lo largo de las próximas jornadas recibirán un paquete con información detallada sobre el nuevo Acuerdo de Pakistán, que serán invitadas a firmar a partir del próximo 16 de enero de 2023, en lo que se significará como un momento clave y un vital punto de inflexión en el histórico desarrollo esta serie de acuerdos.

Se tratan estos de una serie de compromisos, vinculantes, que han venido siendo impulsados por los sindicatos globales IndustriALL Global Union y UNI Global Union, junto a las principales marcas internacionales con presencia productiva en el sur de Asia, y emprendidos como respuesta al trágico colapso del edificio Rana Plaza de Bangladesh del 24 de abril de 2013. Un desafortunado suceso que terminó desnudando la verdad que se ocultaba tras la producción de gran parte de las prendas de ropa y de vestir que se lucen alegremente desde occidente, que terminaba desembocando en la redacción del primer Acuerdo de Bangladesh de 2013, en su renovación con la firma del Acuerdo de Transición de 2018, y en la creación del nuevo Acuerdo Internacional para la salud y la seguridad en la industria textil y de la confección de 2021. Documento este último en el que ya se asentaban las bases para empezar a implantar sus términos y medidas en defensa y protección de los trabajadores de la confección en otros países, en lo que ha terminado ahora derivando en la creación de este nuevo Acuerdo para Pakistán.

“Hemos logrado expandir con éxito el Acuerdo a un segundo país”, no duda en remarcar Atle Høie, secretario general de la federación sindical mundial IndustriALL Global Union, a través de un comunicado emitido con motivo del anuncio de la expansión del Acuerdo a Pakistán. Gracias a esta medida, añade, “los trabajadores de la confección de Pakistán ahora se enfrentarán a un futuro más seguro en sus lugares de trabajo”, tanto en cuanto “las muertes y accidentes prevenibles disminuirán rápidamente a medida que se implemente el programa” y que “los trabajadores reciban capacitación en salud y seguridad laboral”. Medidas que “los empoderará y, con suerte, podrán ver los beneficios de unirse a un sindicato para luchar colectivamente por sus derechos”.

“Nuestro objetivo ha sido durante mucho tiempo expandir el exitoso modelo acordado para Bangladesh a otros países”, añade por su parte, y en línea con lo ya adelantado, Christy Hoffman, secretaria general de la federación sindical UNI Global Union. De este modo, añade, “con el Acuerdo de Pakistán, mejoraremos la seguridad y salvaremos vidas”, mientras “aumentamos nuestro alcance afectando desde el sector de la confección, hasta los de la producción de textiles para el hogar y los complementos”. Por todo ello, “los minoristas internacionales y las marcas que se abastecen en Pakistán y que quieran comprometerse con la seguridad, deben suscribirlo y asumir su responsabilidad sobre los trabajadores que participan de sus cadenas de suministros”, proclama a modo de invitación la directora general de UNI Global Union.

Un acuerdo vinculante por un periodo provisional de 3 años

Siguiendo con la misma naturaleza que contempla el Acuerdo Internacional que le está sirviendo de marco, el nuevo Acuerdo de Pakistán sobre salud y seguridad en la industria textil y de la confección es un acuerdo jurídicamente vinculante, firmado entre los sindicatos IndustriALL Global Union y UNI Global Union, junto a marcas y grupos minoristas, por un periodo, provisional, de tres años a contar a partir de 2023. Un tiempo para el que las partes se encontrarán obligadas a velar por la correcta y justa implementación del nuevo programa integral de salud y seguridad en el lugar de trabajo para Pakistán; cuyos objetivos pasa por llegar a cubrir gradualmente a los trabajadores vinculados a más de 500 fábricas ligadas a las redes de suministros de más de 100 empresas firmantes del Acuerdo Internacional de las provincias de Sindh y Punjab. Regiones en las que, valoran desde la dirección del mismo Acuerdo, se fabrican la mayoría de las prendas de vestir y de los textiles sobre los que se asientan las exportaciones por más de 20.000 millones de dólares anuales que llega a generar Pakistán.

Contando con una amplia implicación y participación por parte de las mismas autoridades gubernamentales de Pakistán, tanto provinciales como federales, así como de una amplia serie de toda clase de organizaciones industriales, empresariales y civiles del mismo país, los programas perfilados como parte del nuevo Acuerdo de Pakistán se implementarán por fases, en estrecha colaboración con las distintas partes interesadas en cada proceso, y bajo la supervisión de un órgano de supervisión de alcance nacional. Apuntándose a este respecto el que el nuevo Acuerdo desarrolle una serie de programas que deberán de terminar cubriendo a los trabajadores y a las instalaciones vinculadas a las compañías industriales especializadas en labores de corte, confección y recorte (CMT); en prendas confeccionadas (RMG); en textiles para el hogar; a las estructuras de los proveedores de tejidos y de accesorios, incluidas a este respecto las instalaciones integradas verticalmente dentro de las cadenas de valor; así como también a las fábricas textiles que formen parte de las cadenas de valor de las marcas y grupos firmantes del acuerdo.

“El Acuerdo de Pakistán incluye todas las características claves del Acuerdo Internacional”, entran a detallar sus impulsores, tales como “inspecciones de seguridad independientes para abordar los peligros ya identificados en materia de protección contra incendios, problemas eléctricos, estructurales y de maquinarias; para monitorear y dar soporte para su reparación”; la creación de “un Comité de Seguridad para desarrollar programas de capacitación y concienciación sobre la seguridad de los trabajadores”; de “un mecanismo independiente para la tramitación de denuncias”; la incorporación de “un amplio compromiso por la transparencia”; o “la creación de una capacitación local para fomentar una cultura en materia de salud y seguridad en la industria”.

“Me complace ver que los firmantes del Acuerdo Internacional llegan a un acuerdo para establecer un programa de seguridad en el lugar de trabajo que cubra a los proveedores de prendas de vestir y de textiles en Pakistán de los firmantes”, entra a destacar por su parte Joris Oldenziel, director ejecutivo de la Fundación del Acuerdo Internacional. En este sentido, “estamos comprometidos a trabajar en estrecha colaboración con las partes interesadas de Pakistán, con el fin de garantizar que nuestros esfuerzos colectivos terminen resultando beneficiosos para la industria y sus trabajadores”.

Pakistán, un proveedor clave entre los grupos adscritos al Acuerdo Internacional

En cuanto al motivo de por qué Pakistán como primera parada de esta ambiciosa apuesta por la internacionalización del Acuerdo Internacional de Bangladesh, desde su misma dirección apuntan a que su elección ha sido el fruto de una concienciada investigación y del resultado de una serie de encuestas llevadas a cabo entre los firmantes del Acuerdo. Un pormenorizado estudio del que se terminó por desprender el carácter “prioritario” que contaba el país asiático, como primer territorio sobre el que deber emprender la expansión de los compromisos vinculantes adquiridos por los firmantes del Acuerdo Internacional en materia de seguridad en el entorno laboral.

Tras “la exitosa experiencia en Bangladesh”, se impuso entre los firmantes el objetivo de “ampliar el programa de seguridad en el lugar de trabajo al menos a otro país productor de textiles y prendas de vestir”, entran a detallar desde la Fundación del Acuerdo Internacional. Con ese objetivo en mente, “a través de encuestas entre los firmantes, extensas investigaciones, y consultas con las partes interesadas locales, la Secretaría del Acuerdo evaluó la viabilidad de la expansión en base a una serie de factores clave”. Partiendo de este punto, “Pakistán emergió como un país prioritario”, subrayan, “en parte debido a su importancia como país proveedor de prendas textiles para las marcas del Acuerdo”; una destacada presencia así pues la suya en este país asiático que, es de esperar, se vea respondida con una abrumadora adscripción por parte de las marcas y grupos firmantes del Acuerdo Internacional al nuevo Acuerdo de Pakistán.

También te puede interesar:
Bangladesh
Derechos del trabajador textil
Pakistan
Rana Plaza
sindicatos