• Inicio
  • Noticias
  • Cultura
  • Estreno en cines de “House of Gucci”: una historia de poder, traición… y moda

Estreno en cines de “House of Gucci”: una historia de poder, traición… y moda

Por Jaime Martinez

26 nov 2021

Cultura

Photo Credits: House of Gucci. Universal Pictures.

Se ha hecho esperar más que en otros países, pero finalmente aterriza hoy en la gran pantallas de los cines españoles “House of Gucci”. Película basada en los hechos reales que acompañaron al asesinato de Maurizio Gucci, con la que bajo la dirección del oscarizado Ridley Scott, y de la mano de un plantel protagonizado por figuras de la talla de Lady Gaga, Adam River, Jared Leto, Jeremy Irons y Al Pacino, junto a intervenciones como la de la igualmente galardonada actriz Salma Hayek, se nos invita a sumergirnos en la opulenta atmósfera de la que vivía rodeada durante la década de los noventa la célebre familia italiana, fundadora de una de las mayores y más prestigiosa casa de moda de lujo del mundo, hoy ya propiedad del holding internacional francés Kering.

De este modo, tras la premier mundial de la película que tenía lugar en Londres a comienzos de este mismo mes de octubre, y de la que igualmente tenía lugar esta misma semana en los Cines Callo de Madrid con motivo de su estreno en España, será a partir de hoy cuando el público español podrá comenzar a descubrir el auténtico “valor” del apellido Gucci. Sobrenombre que siempre se ha mostrado como sinónimo de lujo y del mejor saber hacer de la costura italiana desde la fundación de la casa en Florencia por el empresario y diseñador italiano Guccio Gucci. Una herencia que se vio salpicada de continuos escándalos familiares por las permanentes riñas y pugnas por hacerse con el control de la firma, en lo que terminó desembocando en el episodio más turbio y oscuro en la historia de esta saga familiar: el asesinato de Maurizio Gucci, nieto del fundado de la firma de modas y último miembro de la familia Gucci que, tras desbancar a su tío Aldo Gucci, llegó a dirigir las riendas del emporio familiar.

Photo Credits: House of Gucci. Universal Pictures.

Previamente el siempre confuso, y nunca del todo claramente esclarecido, episodio del asesinato de Aldo, ocurrido el 27 de marzo de 1995 a manos de un sicario, y suceso por el que finalmente sería condenada su por entonces ya exesposa Patrizia Reggiani, lo cierto es que el Grupo empresarial ya había terminado de desligarse por completo de los miembros que portaban su mismo e ilustre apellido. Relación a la que se había puesto fin, así como a su turbulenta historia como empresa familiar, tras la venta que llevó a cabo Maurizio de la mayor parte de las acciones de la compañía que mantenía en su poder al fondo de inversiones, con sede en Bahréin, Investcorp entre 1988 y 1993. Fondo que de esta suerte se convertía en la matriz de la firma italiana, y desde donde terminaba saltando finalmente al por entonces grupo Pinault-Printemps-Redoute, asentando así con esa operación la compañía francesa las bases para su reconversión en lo que, a día de hoy, es uno de los mayores grupos especializados en el sector del lujo: el holding internacional francés Kering. Grupo del que además Gucci se significa como su principal firma por volumen de negocio, mostrando unos niveles de facturación muy superiores a los de otras de sus principales casas de modas, como Balenciaga o Yves Saint Laurent.

“Inspirada en la impactante historia real del emporio familiar tras la legendaria firma de moda italiana”, explican desde Universal Pictures España a modo de sinopsis de la cinta, House of Gucci “nos descubre, a lo largo de tres décadas de amor, traición, decadencia, venganza y, en último término, asesinato, el verdadero significado de un apellido, su valor y lo lejos que puede llegar una familia para hacerse con su control”.

Photo Credits: House of Gucci. Universal Pictures.
Photo Credits: House of Gucci. Universal Pictures.
Photo Credits: House of Gucci. Universal Pictures.

Un “clan” Gucci con Lady Gaga y Adam River como protagonistas, junto a Jared Leto, Jeremy Irons y Al Pacino

Ciñéndose así pues la historia a las intestinales luchas por el poder y el dinero que se sucedieron el núcleo de la familia Gucci durante la década de los 90, y tras el estreno de su última película “El último duelo”, el oscarizado Ridley Scott se recrea a la hora de mostrarnos el opulento mundo de lujos y de excesos que rodeaba a los distintos miembros de la familia italiana durante aquellos años. Un periodo que terminaría por suponer como el de los años más negros de la historia familiar, y al que se han encargado de dar vida ahora sobre la gran pantalla la actriz y cantante, ganadora de un Óscar, Lady Gaga en el papel de Patrizia Reggiani, exmujer de Maurizio Gucci y quien fuera acusada de orquestar su asesinato; Adam River, interpretando al propio Maurizio Gucci; Jared Leto, en el papel de Paolo Gucci, primo de Maurizio; Jeremy Irons como Rodolfo Gucci, hijo del fundador de la firma, empresario, reconocido actor italiano bajo el sobrenombre de “Maurizio D’Ancora” y padre de Maurizio Gucci; y Al Pacino, representando el papel de Aldo Gucci, hijo mayor del fundador de la casa italiana, de la que se mantuvo como su presidente y director ejecutivo hasta el “golpe” a la dirección que orquestaron su sobrino Maurizio en colaboración de su hijo Paolo Gucci. Episodio que conllevaría paralelamente una serie de incidentes que, en el ámbito económico, se tradujeron con la venta por parte de Aldo de sus acciones de Gucci al fondo Investcorp en 1989.

Photo Credits: House of Gucci. Universal Pictures.

Acompañando a este plantel principal de actriz y de actores, en la grabación de la cinta también han participado la actriz francesa Camille Cottin, en el papel de una seductora Paola Franchi que terminará por enervar los ánimos de Patrizia Reggiani (Lady Gaga). Y la actriz mexicana Salma Hayek, en el papel de Giuseppina “Pina” Auriemma, vidente, amiga y confidente de Reggiani. Dándose además la notable circunstancia de que Hayek es desde el año 2009 la mujer de François-Henri Pinault, el actual presidente y director ejecutivo de Kering, y por ende propietario de Gucci.

“Fue muy divertido verse propulsada al ambiente de la jet-set italiana de los años 80”, explicaba Cottin en declaraciones a la agencia francesa AFP, en relación a lo que había supuesto participar en la cinta mediante su interpretación de Paola Franchi.

Photo Credits: House of Gucci. Universal Pictures.

Patrizia Reggiani: de gato a zorro y pantera

Sobre la base de este notable cartel, sobresalen como principales protagonistas de esta “House of Gucci” tanto Lady Gaga como su Patrizia Reggiani. Y enfatizamos aquí lo de “su”, tanto en cuanto la propia galardonada cantante y actriz ha reconocido que quiso dotar de una vida propia a su interpretación y a su personaje de Reggiani, distanciándose de este modo y sin recurrir a basarse en la figura real de Patrizia. Quien por su parte, y tras pasar 18 años en prisión por el asesinato de Maurizio, salía finalmente de la cárcel el pasado mes de octubre de 2016, después de que su sentencia se acortase por buen comportamiento.

“He trabajado con tres animales diferentes” a la hora de armar al personaje, explicaba la propia Gaga a lo largo de unas declaraciones durante una rueda de prensa, de las que se hacían eco desde la AFP. A este respecto, para dar vida a Patrizia durante los años que van desde que conoce a Maurizio y hasta su asesinato, Gaga ha recurrido a adoptar un fuerte y marcado acento italiano para su interpretación durante toda la película. Mientras que, en cuanto a la actitud del personaje, como bien apuntaba se ha inspirado en tres animales. Dando así vida a una Patrizia que se comporta como “un gato doméstico” durante los primeros años en los que conoce a Maurizio, para a continuación pasar a ser un astuto zorro, y finalmente mostrarse como una auténtica pantera.

Para ello, “estudié la forma de cazar de los zorros”, que “son muy juguetones”, y “finalmente estudié a las panteras” mediante “la visualización de muchos vídeos”. Grabaciones en los que la actriz atendió a cómo “para cazar, las panteras seducen, de alguna manera”, y “luego saltan”. Para Patrizia “Gucci era una manera de sobrevivir”, explicaba Gaga. “Una oportunidad para ser importante, de una manera a la que ella nunca había podido aspira r”.