(Publicidad)
(Publicidad)
Barcelona Fashion Film Festival: ¡Larga vida a los cortos de moda!

Barcelona es Barcelona. Y la veas como la veas, no deja de despertar emociones. En estas últimas décadas, ha ofrecido un abanico de temas vanguardistas al sector de la moda y a partir del próximo otoño, podrá seguir inspirando a los muchos que, de cerca o de lejos, la desean.

Los cineastas, productores, marcas y diseñadores emergentes de moda podrán disfrutar de un nuevo punto de enclave en la ciudad. El 5 de octubre abrirá el paso a la primera edición del “Movistar Barcelona Fashion Film Festival” (MBFFF), único festival de fashion films -o cortos de cine- en Barcelona, que promueve el séptimo arte como herramienta de comunicación 2.0 para las marcas de moda.

¿Una pieza clave para el sector?

El proyecto nació de la mano de tres alumnas de una escuela de moda de Barcelona: Eva Font, que ocupa el puesto de Directora y Responsable de Comunicación del festival, Alba Piris, Subdirectora y Directora Creativa y Andrea López, Responsable de producción.

“En este trabajo de fin de carrera, al principio, nadie confió en nosotras ya que creían que era una propuesta demasiado ambiciosa. Pero luchamos y, no solo nos ganamos la confianza de nuestros profesores, sino que, al terminar el grado, lo presentamos a la plataforma de Movistar Artsy. Y aquí estamos, llevando a cabo el proyecto, convirtiéndonos así en las organizadoras del único festival de fashion films de Barcelona”, explica Eva Font.

“El Festival era la pieza clave que le faltaba al sector de la moda en la ciudad condal. No tenía sentido que nuestra querida Barcelona, un referente internacional para la moda, no tuviera a día de hoy un festival de estas características. Así pues, creemos que este festival aporta a la ciudad un valor añadido y se posiciona entre los monstruos del sector como Nueva York, Londres o Berlín...”.

Un fashion film es un modo alternativo de entender la publicidad. Suele durar entre uno y quince minutos, lleva el spot más allá del anuncio y lo transforma en una historia que pretende llegar al público y crear unos lazos emocionales. De hecho, muchas firmas de moda se han sumado a este fenómeno como Chanel, Dior o Louis Vuitton y directores como Roman Polanski, David Lynch o Spike Jonze han seguido la corriente.

“Los fashion films son la evolución lógica de los making-of”, Eduardo de Aysa.

Eduardo de Aysa, el expiloto y comentarista de Formula 1, convertido en hombre de negocios del sector de moda y belleza, ha sido testigo de los primeros pasos de los fashion films en España.

El fundador de la agencia de modelos Traffic Models y de la productora Magna Productions, fue uno de los precursores en acercar la moda internacional a Barcelona. “Pensé que no hacía falta irse a Paris o Nueva York, aquí lo teníamos todo para hacer buenos trabajos de producción”.

“Empezamos a hacer fashion films dentro de las campañas de moda y belleza. Luego, Internet ha cogido fuerza como vehículo comercial y los primeros fashion films se hicieron con Gustavo Lopez Mañas y en esta época, nadie más los hacía.”

“Al principio, convencimos a clientes haciéndoselos gratis para que vean una herramienta distinta y el resultado que tiene. Lo propusimos a marcas como Andrés Sarda que, como les llevamos todo dentro de las campañas, incluimos también los fashion films. El cliente no creía que era un vehículo de impacto. Al ver el trabajo hecho, le encantó. Esta pequeña obra fue el puntazo de la marca. Le da más prestigio.”

Barcelona Fashion Film Festival: ¡Larga vida a los cortos de moda!

Transmitir un mensaje con posibilidades extras

Con esta (relativamente nueva) herramienta, Eduardo de Aysa observa una explosión de creatividad. “Los fashion films tratan de transmitir la esencia de la marca y acercarse a sus clientes. No deja de ser un reclamo, pero de otra forma. Más amable, elegante y artístico”, explica.

“En una campaña, las fotos pueden dar pinceladas de emociones, pero no pueden transmitir un mensaje global. Pueden enseñar el producto, pero según el enfoque no se podrá apreciar la totalidad de la prenda. Como diría el realizador Victor Claramunt, premiado en numerosos festivales internacionales, “En un fashion film, la ropa se convierte en un personaje más”. Un ambiente de vacaciones, el paisaje, son difíciles de plasmar en las fotos. Ya con solo dos o tres planos el fashion film transmite la esencia de la marca, el tipo de mujer a quien va dirigida, permite más amplitud de juego si quieres que sea más sensual, más sexy, más elegante, etc.”

Sin embargo, De Aysa insiste en que la foto es perfectamente complementaria y que ambos medios no son competencia. “La foto sigue siendo la madre del cordero”. Pero con el uso de internet y canales como Youtube y otras redes sociales, el espectro para poder acceder a los fashion films se ha multiplicado por mil.

En cuanto al presupuesto, el productor -que ocupa el puesto de comisionado de este nuevo festival- asegura que ahora se puede hacer un fashion film “medianamente decente” con unos 6.000 a 10.000 euros y con muchas horas de dedicación y montaje por parte del realizador.

“Tenemos más de cien fashion films en candidaturas. Los visionaré todos para ver su calidad. Yo soy muy exigente y el presupuesto no debe impedir ser creativo. Uno que tiene una idea brillante y no tiene los medios, le puedo ayudar. Las películas deben tener una buena localización y una buena modelo. El resto es el guion, la luz, la música y preparar bien los planos para que el conjunto tenga magia. El gran error que cometen muchos realizadores, es que no preparan bien todo esto antes del rodaje. Yo con mis equipos, les exijo que lo hagan.”

Otro elemento a tener en cuenta: la música. “Es ella que va a provocar el consumidor. Si la música no acompaña bien el producto, el mensaje se disuelve”.

“Ir puliendo diamantes brutos. De eso se trata mi trabajo”.

Años antes, se había intentado crear un evento similar que se quedó en estado embrionario. “Las cosas necesitan su momento. Ahora el canal ya está abierto, la gente consume y hemos conseguido un patrocinador como Movistar. Ahora los jóvenes que estudian audiovisuales tienen una vía para poder enseñar su trabajo”.

A Eduardo de Aysa, le gusta descubrir a talentos, por las ideas brillantes que tienen -aunque su ficha técnica no sea buena- e ir puliendo estos diamantes brutos. “De eso se trata mi trabajo. No miro su pasaporte, ahora estamos en una era global y miro los talentos de todas partes. Sin embargo, creo que España es una potencia creativa de verdad, por eso han abierto tantas escuelas de moda y de audiovisuales”.

“Nuestras pelis están ganando premios en la Jolla en América, en Sudáfrica, Berlín, en todo el mundo y directores nacionales como Victor Claramunt o Manuel Portillo por ejemplo, merecen el reconocimiento de su talento. Hay realizadores que han empezado a hacer fashion films conmigo y ahora les contactan para hacer películas, es un motivo de orgullo.”

Entre sus numerosos trabajos, Eduardo de Aysa se siente muy orgulloso del relanzamiento de Revlon a nivel mundial a finales del 2014 con la campaña “Love is On”. El spot se difundió en una pantalla gigante de Times Square y en dos días tenía dos millones de visitas en internet.

Barcelona Fashion Film Festival: ¡Larga vida a los cortos de moda!

“Hemos de mantener los fashion films como algo fresco, ligero y espontáneo”, Vladimir Martí.

Para el fotógrafo de moda, Vladimir Martí, nacido en Buenos Aires y educado en Suiza, los fashion films son la continuidad del trabajo fotográfico. “Es una prolongación de la vida de las fotos con movimiento y música. Además, gracias a la técnica actual, se pueden realizar muy buenos fashion films de una forma mucho más espontánea y con mucho menos presupuesto. Lo que me gusta de los fashion films es poder realizarlos con pocos medios, que se note que son “caseros”, sino caemos en el anuncio publicitario.”

Si la publicidad se mantiene como una gran máquina dentro de la industria de la moda, Vladimir Martí cree que habría que mantener los fashion films como algo fresco, ligero, espontáneo y sobre todo muy creativo con el fin de tocar nuevos públicos como los amantes del arte en general o incluso, por qué no, gente ajena al sector de la moda.

Fotos: Pull&Bear 2017 Colección con Marc Marquez, de Federico Urdaneta/ Andrés Sarda, cartel de “Unique”, de Victor Claramunt, 2016/ Instyle Germany, “Pool Side”, de Vladimir Martí / Cortesía: Magna Productions.

Videos: “Amen” Hawkers 2015, de Manuel Portillo / « Breaking the Rules », BibiLou SS2015, de Victor Claramunt / Cortesía: Magna Productions.