(Publicidad)
(Publicidad)
Crece presión sobre responsabilidad social de la moda

Las denuncias por irresponsabilidad social o con el medio ambiente no dan tregua a los grandes grupos textiles, entre ellos el español Inditex, que vienen siendo objeto de sonadas denuncias de ONGs que analizan el comportamiento

del sector.

MientrasCrece presión sobre responsabilidad social de la moda se espera el nuevo reporte sobre trabajo esclavo en India “Still captured by Cotton” del Centre for Research on Multinational Corporations una organización holandesa sin ánimo de lucro y el India Committee of the Netherlands, la última de las denuncias viene de Clean Clothes Campaign (CCC), a partir de su informe “Deadly Denim”.

En este nuevo reporte, los autores hacen un seguimiento de la campaña que iniciaron el año pasado que denuncia el sandblasting y afirman que la peligrosa técnica que utiliza chorros de arena para desgastar los jeans sigue siendo utilizada en Bangladesh poniendo en riesgo la vida de los trabajadores.

Para el estudio se entrevistó a 73 trabajadores de talleres y fábricas que realizan este proceso con los vaqueros, y el 50 por ciento de los entrevistados reconoció los logos de H&M, Levi's, Lee, C&A, Esprit, Diesel y Zara en productos confeccionados en sus lugares de trabajo, según CCC.

En China por su parte, una investigación llevada a cabo por cinco ONGs, el departamento de Medio Ambiente del Gobierno chino y la Asociación Amigos de la Naturaleza de este país, ha denunciado que las textiles como Calvin Klein, Armani o la española Zara contaminan gravemente el agua debido a sus sistemas de manufactura.

China, el país que fabrica la mitad del textil mundial, produce cada año 2.500 millones de toneladas de aguas residuales que contaminan gravemente los ríos y lagos, el mar, el suelo y las aguas subterráneas, según detalla el informe dado a conocer por la agencia Xinhua.

El pasado mes de marzo las ONGs remitieron cartas a 46 empresas exigiéndoles que colaboren con el Gobierno para conseguir un reaprovechamiento efectivo de los residuos. Treinta y dos de ellas, entre las que estaban Armani, Mark&Spencer, Espirit o Calvin Klein, no han respondido. Otras como Zara, sí lo han hecho, pero su respuesta dice Xinhua fue “lamentando no poder contestar a sus dudas”.

En España, un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (Ocu), concluyó que de 17 marcas de zapatos analizadas, solo cuatro desarrollan buenas políticas de responsabilidad social; otras cuatro han iniciado algunas medidas, mientras que el resto “destaca por su irresponsabilidad social y su falta de transparencia”.

Para la realización de esta investigación, la OCU ha visitado dos de los países de donde sale un tercio de las pieles que utilizan las principales marcas de calzado: India y Brasil. La mayoría de marcas de zapatos depende de proveedores subcontratados. Algunas firmas desconocen o no quieren saber la realidad de los proveedores que subcontratan en las primeras fases de su cadena de producción.

Los testimonios que recogió la OCU hablan de la cría de ganado en fincas creadas mediante deforestación de la selva amazónica, muchas veces con trabajadores esclavos que se tienen que enfrentar a picaduras de serpientes, hambre, enfermedades y accidentes laborales.

En India, los ácidos y metales que se utilizan para tratar el cuero afectan a los trabajadores y a las aguas subterráneas, ríos y tierras fértiles. Esta situación se repite con los animales que son llevados al matadero en condiciones crueles.

Foto: © Clean Clothes Campaign