• Inicio
  • V1
  • Leads
  • Berlín: Los novatos están robando el show

Leads

Berlín: Los novatos están robando el show

7 jul. 2009

Fue una semana de la moda de los superlativos: dos ferias de moda, la semana de la moda de Mercedes-Benz en Bebelplatz, también ferias de lencería, ferias de moda "ecológica" e incontables salas de muestras trasladaron a Berlín los últimos días a un éxtasis entre moda, comida para

llevar y cinco grados de alcoholemia. Para ello los desfiles fueron opulentos, incluso durante la crisis, las recepciones se multiplicaban y no pasaba ninguna noche en la que no se peleasen como mínimo 30 fiestas por el público.

Y el público no se dejó preguntar dos veces. Según las primeras estimaciones unos 100.000 entusiastas de la moda abordaron en la capital para informarse sobre las tendencias de la nueva temporada estival. El camino de la mayoría los llevó a la feria del retorno de la ropa casual Bread&Butter, que ocupaba todos los hangares del antiguo aeropuerto Tempelhof. El recinto era tan amplio que los organizadores emplearon autobuses de transbordo para llevar a los visitantes de un hangar a otro con las temperaturas tropicales.

La semana de la moda Mercedes-Benz comunicó un récord de visitantes al lugar central del acto Unter den Linden. Ahí 25 diseñadores y marcas mostraban sus colecciones, entre ellos muchos newcomer. Éstos atrajeron, según datos de los organizadores de la agencia IMG a 22.000 visitantes, 4.000 más que en enero de este año. Igual de satisfecho se mostraba el patrocinador principal, que comunicó a través de su portavoz: "La semana de la moda Mercedes-Benz es un éxito. A cada evento vienen más diseñadores, espectadores, periodistas y famosos." Eso muestra que la mezcla de los grandes diseñadores con los talentos emergentes le gusta al público. "Con esa mezcla hemos logrado que Berlín vuelva a ser una metrópoli de la moda en Europa", nos cuenta el portavoz de Mercedes.

Los que más podrían convencer, a menudo sorprender y casi siempre entusiasmar sobre todo los newcomer de la semana de la moda berlinesa. Acumularon puntos con sus colecciones atrevidas, en parte juguetonas y así sobresalieron de las declaraciones de la moda algo previsibles, que presentaron las marcas situadas en la semana de la moda. Tanto los finalistas del premio "Designer for Tomorrow"-recompensados por los jefes de las sucursales de Düsseldorf, como los novatos de las semanas de la moda de la marca berlinesa Starstyling – los jóvenes se atrevieron. A todo esto, el premio lo ganó Sam Frenzel de la FHTW Berlín, que pudo convencer con sus abombados vestidos.

Las marcas y los diseñadores situados como Gant, Michalsky o Boss Orange, mostraron, por supuesto, que ellos también pueden hacer moda y que con razón ellos son los emblemas. Pero sorprender de verdad, siendo de vez en cuando un poco desvergonzados, eso lo pueden hacer sólo los novatos.

La mezcla lo logra, y así Berlín puede acumular puntos frente a los competidores internacionales. Algo que enorgullece sobre todo a los políticos locales berlineses. El senador de economía de Berlín, Harald Wolf de Linkspartei, que es considerado el mayor impulsor de la semana de la moda, junto con el alcalde, presentó al final del evento un balance positivo de los últimos días y constató para clausurar "desfiles glamurosos de diseñadores berlineses e internacionales en la semana de la moda Mercedes-Benz y en otras localidades, más de 100.000 visitantes profesionales - éxito total en la semana de la moda - más no se puede hacer".

Pero debe poder hacerse más, sobre todo desde el punto de vista empresarial. Si Berlín quiere convertirse en un competidor internacional y nacional tiene que ser rentable para las empresas que participan. Con mucha frecuencia se celebró el espectáculo en la capital, pero los pedidos de los compradores se celebraron en otros lugares. Viendo el buen ambiente y las naves llenas en las dos ferias principales pudiera ser que el plan de los estrategas de ubicación se pueda cumplir y Berlín vuelva a ser una metrópoli de la moda, como ya lo había sido en los años 20 del siglo pasado. Cifras concretas todavía no las tenemos.

Foto: Kunsthochschule Weißensee