Camboya cede a la presión de las internacionales textiles y libera

a 25 personas, trabajadores y sindicalistas, que permanecía en prisión tras un par de huelgas de trabajadores del sector.

Los acusados ​​estaban bajo custodia desde principios de Enero, cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes obreros de las fábricas textiles que pedían un salario mínimo de 160 dólares mensuales para hacer ropa para marcas como Gap, Nike y H&M. En esa oportunidad fallecieron cuatro personas.

Otros dos trabajadores que permanecían en la carcel desde Noviembre han visto también sus penas suspendidas.

El lunes pasado, varias firmas textiles internacionales y el sindicato global IndustriALL, se reunieron con representantes del gobierno para presionar para que Camboya mejore las condiciones de trabajo en su industria textil. Las empresas advirtieron que seguirían contratando a las fábricas locales si se aseguraba la estabilidad, la transparencia y el imperio de la ley.

La industria textil de Camboya emplea alrededor de 600.000 personas y en 2013 un volumen de negocio de 5.300 millones de dólares.

Los trabajadores han protagonizado meses de huelgas y protestas callejeras para exigir mejores normas de seguridad y la duplicación del salario mínimo a 160 dólares al mes. Hasta ahora, el gobierno les ha ofrecido 100 dólares.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO