En el museo del Louvre y ante un coro compuesto por más de 200 personas, impecablemente vestidas de época con atuendos que recogían las tendencias en moda desde el siglo XV y hasta la década de 1950. Así presentaba la firma francesa Louis Vuitton su última colección de mujer para la próxima temporada Otoño/Invierno 2020/2021. Un deslumbrante desfile que actuaba a modo de envidiable broche de oro de esta oscura edición de la Semana de la Moda parisina, marcada por la sombra del coronavirus, durante el que pudimos comprobar —una vez más— el innegable talento del que hace gala Nicolas Ghesquière al frente de la centenaria casa francesa.

“Quería que las distintas épocas se mirasen las unas a las otras”, apuntaba el propio diseñador en unas declaraciones recogidas por la agencia AFP, durante las que no dudó en calificar este choque estilístico de “vivo y estimulante”. “Esta colección es todo lo contrario al concepto de ‘total look’”, añadía Ghesquière en relación a unas prendas que buscó confeccionar “haciendo todo cuanto se puede hacer con la ropa, en cuanto a mezclas y combinaciones”, dejando de un lado los preceptos de los que puede o no puede funcionar bien comercialmente. Una colección ideada en forma de homenaje al compositor y organista francés Nicolas de Grigny, y que para el diseñador supone todo un “ajuste estilístico” en su búsqueda por reafinar su imaginario creativo con nuevas notas de sensualidad y provocación.

Fuente: Louis Vuitton, YouTube.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO