• Inicio
  • Noticias
  • Retail
  • Tres marketplaces online sostenibles que deberías conocer

Tres marketplaces online sostenibles que deberías conocer

Por Rachel Douglass

5 oct 2021

Retail

Imagen: The Wearness

En un mundo cada vez más consciente de la importancia de la producción sostenible, los consumidores buscan lugares de compra fáciles que sigan manteniendo sus valores cada vez más ecológicos.

Los marketplaces independientes online ofrecen un puente entre el creciente panorama digital y la demanda de bienes producidos de forma sostenible, al tiempo que proporcionan un espacio para las marcas que buscan contar su historia. Cada sitio web tiene su propio propósito individual, a la vez que continuamente busca nuevas oportunidades que contribuyan a la esfera de la moda sostenible.

Desde FashionUnited hablamos con los directores generales de tres marketplaces que definen este reconocimiento del comercio electrónico, y nos han dado a conocer sus procesos de selección, sus valores y sus perspectivas sobre el futuro del mundo sostenible.

Imagen: Curated Crowd

Curated Crowd: constructores de comunidades

Con el objetivo de ofrecer un servicio más directo entre diseñadores y consumidores, la directora ejecutiva de Curated Crowd, Ada Yi Zhao, plasmó en una plataforma digital su afición por las compras de marcas de moda nicho no descubiertas en todo el mundo. Comenzó como una plataforma de crowdfunding que apoyaba a los diseñadores emergentes, pero rápidamente se transformó en un mercado en línea con sede en el Reino Unido para los diseñadores que no encajaban del todo en los moldes tradicionales del ultra-lujo o la moda rápida.

Curated Crowd se desarrolló como respuesta a la creciente demanda de moda de nivel medio, mirando más abajo en la cadena de suministro, a los diseñadores individuales que a menudo luchan por encontrar sus formas de acceder a los consumidores internacionales directamente. A través de su comunidad en constante desarrollo, las marcas emergentes de todo el mundo son capaces de contar sus historias al tiempo que comercializan sus productos.

A través de extensas llamadas y visitas a los talleres, generadas a partir de un sistema de solicitud abierto, Zhao establece vínculos individuales con los diseñadores, llegando a conocer la historia que hay detrás de su marca y los objetivos futuros que tienen en mente. Sólo una pequeña selección llega al marketplace, y todos los artículos disponibles son de edición limitada o se fabrican por encargo para evitar una posible sobreproducción masiva.

Imagen: Curated Crowd

"El aspecto comercial de la sostenibilidad es mucho más importante que el material y el recorrido del producto, desde su concepción hasta que llega a la casa del consumidor", explica Zhao. "Para mí, siempre me fijo en cada diseñador y en cómo lleva su negocio. ¿Es un negocio sostenible? ¿Llevan los diseñadores un estilo de moda sostenible? Estoy absolutamente en contra del llamado ciclo de la moda y considero que cada pieza que tenemos en nuestra plataforma tiene que ser algo que el consumidor pueda atesorar durante años".

El cuidado de las relaciones con los diseñadores se extiende a una conexión personal con los clientes. Hasta el 60 por ciento de los pedidos proceden de compradores que ya han comprado alguna vez y vuelven, según Zhao, que se comunica regularmente con ellos a través de WhatsApp y otros canales de redes sociales.

"Para nosotros, se trata de conservar esa comunidad", dice. "No somos para todo el mundo. Somos para cierto tipo de personas educadas con estos valores. La gente acude a nosotros porque quiere aprender y conocer la marca, lo que es la sostenibilidad y cómo conservar un armario para las próximas temporadas. Nos dirigimos al consumidor consciente".

Imagen: Curated Crowd

Una tienda pop-up en Londres acompaña al marketplace online, ofreciendo asistencia personal de estilismo mientras se recogen valiosas opiniones de los visitantes sobre los productos. En el futuro, Curated Crowd podría seguir desarrollando este modelo de negocio omnicanal, implementando esta experiencia física en la esfera digital.

La nueva sede de Ada Zhao, que se ha trasladado recientemente a Ámsterdam, también ofrece una variedad de nuevas posibilidades, como la posibilidad de abrir una tienda pop-up adicional o la de ayudar a las marcas europeas a introducirse en el mercado británico.

"Como miembro del British Fashion Council, veo muchos talentos en Londres, pero debido al Brexit es muy difícil que tengan voz aquí en la Europa continental, y viceversa. Queremos ser ese puente entre ambos", explicó Zhao.

Y continuó: "En cuanto a Internet, también estamos pensando en lanzar la versión estadounidense de nuestra página web para atender a un público más amplio. Hacemos envíos a todo el mundo, pero nos damos cuenta de que hacer una selección más localizada es cada vez más importante para los clientes".

Imagen: Seezona

Seezona: centro de diseño emergente

Desde su lanzamiento hace dos años, Seezona se ha establecido en el mercado escandinavo como una plataforma variada que ofrece todo tipo de productos, desde moda de alta gama y accesorios hasta ropa de playa y ropa deportiva, especialmente de diseñadores emergentes. La tienda multimarca hace una selección internacional entre más de 25 países, asegurando una selección única de marcas que no se encuentran en otros sitios.

"A través de nuestra plataforma técnica, facilitamos la interacción entre las pequeñas empresas y los clientes, además de ocuparnos de toda la cadena de valor implicada en los procesos", explica la fundadora y directora general de Seezona, Anna Helander.

Su afición e interés por el sector comenzó en concept stores del sur de Francia, donde descubrir nuevos diseñadores le permitía destacar entre la multitud. Tras sumergirse en el sector, Helander empezó a detectar distintos obstáculos que hacían especialmente difícil que las nuevas marcas llegasen a los consumidores.

"Empecé a comprender la gran dependencia de la venta al por mayor que tenía el sector", explica. "Como consecuencia, muchos diseñadores con gran potencial nunca llegan a crecer, simplemente porque no tienen las conexiones adecuadas con los compradores o la capacidad de producir una determinada cantidad de productos. Yo quería resolver ese problema y, en plena era digital, encontré que la tecnología era la mejor solución para hacer precisamente eso."

Imagen: Seezona

Cada una de las más de 100 marcas que aparecen en la plataforma se ha enfrentado a un riguroso proceso de selección, que incluye reuniones en las que se evalúa la firma en función de una lista de criterios. Escuchar las historias de cada fundador y el proceso que hay detrás de la producción permite estrechar lazos y garantiza que la marca encaje bien en la plataforma Seezona.

Helander declaró: "Siempre buscamos marcas que utilicen tejidos de calidad, que tengan una mentalidad local en su producción y un sentido de comunidad, además de un diseño estupendo, por supuesto".

Los artículos de la página web varían desde piezas llamativas a artículos básicos, ofreciendo algo para casi todos los públicos conscientes que la visitan. Además, una sala de estilismo virtual permite a los compradores probarse conjuntos y productos en un entorno digital antes de comprarlos.

Seezona aún lleva bastante poco en escena y busca continuamente desarrollarse y descubrir. En cuanto a los próximos proyectos, Helander dijo: "Tenemos muchos planes grandes, de hecho, esto es sólo el principio. Estén atentos".

Imagen: The Wearness

The Wearness: compras transparentes y conscientes

La empresa alemana The Wearness, fundada y dirigida por cuatro mujeres, comenzó como una forma de demostrar que la ropa sostenible también podía estar de moda. Funcionando como un marketplace, sin que quiera parecerlo, las marcas seleccionadas cuidadosamente tienen un hogar en esta plataforma que defiende la idea de que la producción ecológica y ética puede lograrse de numerosas maneras.

"Empezamos The Wearness para demostrar que la sostenibilidad no tiene por qué afectar al aspecto y el estilo de una prenda, que puede ser la más bonita con una producción más sostenible", dice Julia Zirpel, una de las cofundadoras. "Queríamos demostrar que esto no era una contradicción, porque en nuestra opinión los artículos sostenibles de hace cinco años no estaban muy a la moda".

Las piezas de alta gama de la página web se seleccionan rigurosamente mediante un cuestionario que profundiza en los distintos sectores de la sostenibilidad. Una vez que se entra en la página, cada artículo se muestra junto a los criterios a los que se aplica, lo que permite a los compradores comprar según sus requisitos específicos. Estos criterios pueden incluir materiales orgánicos, producción justa y otras áreas de sostenibilidad específicamente definidas.

Imagen: The Wearness

La configuración de su web garantiza que los compradores sepan exactamente lo que están comprando, y también permite una ligera flexibilidad para las marcas que enfocan sus esfuerzos por la sostenibilidad hacia varias perspectivas del proceso de producción. "Escribimos sobre la marca y explicamos por qué son sostenibles, pero también mostramos dónde puede que no sean tan sostenibles todavía", mencionó Zirpel, haciendo hincapié en la importancia de la transparencia.

“Lo artesanal es un elemento muy importante para nosotros también y algo que no es tan evidente para mucha gente. Esto aumenta las posibilidades para la producción indígena y el patrimonio tradicional, así como la fabricación local”, explicó Zirpel. “Muchas mujeres trabajan en este ámbito, otra parte de la sostenibilidad de la que la gente es poco consciente”.

El empoderamiento femenino es otro de los valores centrales de The Wearness, que tiene en cuenta el trabajo de las mujeres, bastante presente en la industria de la moda. El mercado busca resaltar los derechos de las trabajadoras, destacando la importancia de los esfuerzos educativos, el cuidado de los niños y otras ventajas que apoyan y empoderan a las mujeres en la fuerza laboral.

Además de la cartera de marcas en constante desarrollo, The Wearness también lanza su propia colección limitada cada tres meses. Sólo hay productos específicos, en esta edición un vestido y una camisa, cada uno con un concepto totalmente basado en la idea de circularidad y biodegradabilidad. Fabricados con materiales totalmente naturales y de producción local, los artículos vendidos en The Wearness definen el armario circular que la marca pretende promover.

Imagen: The Wearness

Al referirse a la producción circular, Zirpel dijo: “Creemos que es uno de los temas más importantes que van a surgir en el futuro, pero el mercado aún no está ahí. Todo el mundo habla de materiales reciclados, pero no son conscientes de lo que ocurre con los productos cuando ya no se utilizan”.

De hecho, la falta de una gestión eficaz de los residuos es uno de los principales obstáculos que identifica Zirpel, quien señala que es necesario centrarse en mantener el control sobre el proceso de reciclado de las prendas, antes de que acaben en otros mercados de Europa que ya no pueden controlar. Como parte del proyecto, los productos de la colección The Wearness pueden devolverse a la plataforma una vez que ya no se utilicen, y la empresa está estudiando además la puesta en marcha de un servicio de reparación.

Guya Merkle, otra cofundadora y directora creativa de la joyería de alta gama Vieri, ya ha empezado a desarrollar la gestión sostenible de residuos. Junto con una ONG holandesa, creó una iniciativa para producir oro reciclado a partir de teléfonos móviles viejos, transportados desde los mercados africanos hasta Europa.

Entre los planes futuros de la plataforma también se incluye el establecimiento de una base física, en la que los clientes puedan ver y tocar la ropa en persona, lo que permitirá un encuentro directo con los compradores. Zirpel concluyó: “Especialmente ahora, durante la pandemia, tenemos la sensación de que la gente anhela realmente el contacto personal y no limitarse a conseguir todo por Internet”.

Este artículo ha sido previamente publicado por FashionUnited.UK, traducido y editado al español por Veerle Versteeg.