• Inicio
  • Noticias
  • Retail
  • Tiendas físicas sin productos en sus estantes, ¿el futuro del comercio minorista?

Tiendas físicas sin productos en sus estantes, ¿el futuro del comercio minorista?

Por Don-Alvin Adegeest

9 dic. 2017

Retail

Las tiendas físicas, o también llamadas: de ladrillo y mortero que no almacenan productos pueden ser el futuro del comercio minorista… sí, asi como lo escuchan.

Según el medio digital de noticias Quartz, las marcas están comenzando a abrazar el "un-store"; que es un espacio minorista que en realidad no almacena productos para la venta. Estas tiendas se están alejando de los modelos tradicionales de merchandising y ventas, para una que se enfoca en la participación del cliente, la educación sobre el producto y los servicios.

La experiencia de compra se basa menos en el resultado final y más en el compromiso de marca de primera línea y la fidelización.

La gran tienda departamental estadounidense, Nordstrom, ha lanzado en octubre su propio concepto de tienda llamado: Nordstrom Local, un espacio de servicio de 3,000 pies cuadrados en el distrito de West Hollywood de Los Ángeles. Lo notable de este almacén, es que hay poco producto disponible dentro de el.

En cambio, Nordstrom ofrece comodidad a los compradores. Debido a que el notorio tráfico de LA desincentiva los viajes a sus establecimientos más grandes, ofrecen servicios de personal shopping, alteraciones en el lugar, recogida en la tienda, devoluciones, manicuras y, por supuesto, café, bebidas y vino.

La vicepresidenta sénior de experiencia al cliente de Nordstrom, Shea Jensen, quien dirigió la iniciativa local, declaró en un comunicado de prensa: "A medida que el panorama minorista continúa transformándose a un ritmo sin precedentes, lo único que sabemos que permanece constante es que los clientes continúan valorando gran servicio, velocidad y conveniencia. Sabemos que cada vez hay más demandas en el tiempo de un cliente y queríamos ofrecer nuestros mejores servicios en una ubicación conveniente para satisfacer sus necesidades de compra. Es más importante encontrar nuevas formas de interactuar con los clientes más que nunca antes".

El año pasado, la cadena minorista de lencería holandesa Lincherie abrió una tienda física en Amsterdam, donde los clientes no podían hacer una compra en la tienda, sino probar sus productos. Los clientes tienen acceso a una sala de accesorios de alta tecnología con un espejo digital donde pueden descubrir el tamaño correcto de sujetador. El pedido de productos se realiza a través de una tableta, luego de lo cual, los productos se envían al cliente dentro de las 48 horas.

Las tiendas más pequeñas tienen limitaciones con el stock

Todos los modelos, estilos y tamaños están disponibles para probar ", explica el minorista. "Y especialmente esa última parte es bastante espectacular, ya que una tienda normal a menudo solo tiene una selección limitada de tamaños y modelos que pueden mostrar".

La gerente de ventas minoristas de Lincherie, Annelies Braeckman, declaró: "Con nuestra red de más de 35 tiendas, ya contamos con muchas mujeres holandesas, pero al mismo tiempo hemos notado que cada vez más mujeres compran su ropa interior en línea. Es por eso que hemos creado un servicio de sala de pruebas único, combinado con la conveniencia de comprar en línea ".

Foto: Nordstrom Local