¿Cómo afecta la crisis económica al retail inmobiliario?

Madrid- El retail en ubicaciones comerciales es el segmento inmobiliario que presenta una mayor rentabilidad y una menor fluctuación en cuanto a su dinamismo en época de crisis económica.

En España los locales comerciales son el tipo de activo inmobiliario que ofrece una mayor rentabilidad bruta anual por su compra y posterior alquiler con una media del 5,5 por ciento, seguido de los activos de logística (5,3 por ciento), de oficinas (5 por ciento), los residenciales (4,5 por ciento) y del segmento hotelero (4 por ciento). De hecho, el retail alcanzó un volumen de 696 millones de euros en el tercer trimestre del año, acaparando el 24 por ciento del total de la inversión inmobiliaria no residencial en España.

Las arterias comerciales más caras de España en cuanto a alquiler de locales se refiere siguen concentrándose en las ciudades de Barcelona y Madrid. Portal de l’Àngel sigue liderando el ranking con un alquiler medio mensual de los locales que alcanza los 300 euros por metro cuadrado. Le siguen la calle madrileña de Preciados, con un alquiler medio de 270 euros por metro cuadrado, y el Paseo de Gracia barcelonés, con rentas mensuales que rondan los 260 euros por metro cuadrado.

“Los locales comerciales son el activo inmobiliario más seguro como inversión, por lo que en una eventual época de crisis económica o recesión, el retail en ubicaciones comerciales es el último segmento en caer debido a la estabilidad de la demanda en zonas de paso de ciudades como Madrid o Barcelona. Además, las grandes marcas internacionales usan este tipo de locales como un ‘escaparate’ para posicionarse en las capitales europeas y ganar reconocimiento de marca y exclusividad”, afirma Miquel Laborde, socio fundador de Laborde Marcet (consultora que gestiona patrimonio e inversiones inmobiliarias).

E-commerce y flagship stores, el nuevo modelo de expansión

Junto a la fortaleza de la tienda física en las calles comerciales de las grandes ciudades, el comercio electrónico está cambiando las reglas del juego del retail. Uno de esos cambios es la apuesta de muchas de las marcas más potentes de los sectores de la tecnología, la moda, la banca o la restauración por la implantación de las conocidas como flagship stores.

Si bien no destacan por la rentabilidad que arrojan a las compañías, pues las ventas que generan a menudo solamente compensan las elevadas rentas de este tipo de locales, son un arma de marketing y reconocimiento muy eficaz para alcanzar al consumidor final. Sólo aquellas marcas capaces de alcanzar grandes volúmenes de venta de productos o que comercializan bienes de lujo consiguen generar beneficios en sus flagships por encima de otros establecimientos de la misma marca.

Esta tendencia es ya una realidad en las principales calles del país. Ejemplo de ello son las operaciones de primer nivel llevadas a cabo recientemente como la ampliación del local de Tezenis en Portal de l’Àngel, la reapertura de la macrotienda de Zara en Paseo de Gracia frente a las flagships de H&M y Uniqlo, los recientes aterrizajes de Liu Jo y Falconeri (Calzedonia) en esta misma calle barcelonesa, las aperturas de Lacoste y Zadig&Voltaire en la calle Serrano o las de Pull&Bear y Pikolinos en Preciados.

Una mezcla de marcas de lujo con firmas low cost con el denominador común de la envergadura de las marcas y su apuesta por tener destacada presencia en el High Street español.

Crédito de foto: Laborde Marcet

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO