Los fundadores de Kelme, los hermanos Quiles, han firmado un compromiso de venta de las acciones, para permitir la entrada en la compañía de un nuevo propietario, para que pueda relanzar la compañía. La venta de estas acciones supondrá un beneficio de seis millones de euros. El fondo de capital riesgo Tirant, impulsado por el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) en colaboración con bancos y cajas se perfila como comprador.

Esta operación sigue teniendo sus dificultades. Para reducir la deuda de 47 millones de euros que actualmente tiene la firma de calzado deportivo, los actuales gestores quieren vender un solar que la compañía posee en Alicante, sin embargo este suelo está sujeto a una opción de compra por parte de Francisco Borja -ex directivo de Kelme y actual licenciatario de Reebok en España, y este no ha aceptado el levantamiento de la opción.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO