El presidente de El Corte Inglés deberá pagar a Hacienda una deuda de 3,98 millones de euros surgida de la liquidación del IRPF del año 1991, según sentencia que ratificó el Tribunal Supremo. El alto tribunal desestimó así la petición de nulidad de las actuaciones presentada por el empresario, que, entre otras motivaciones, alegaba que la sentencia era incongruente e introducía planteamientos nuevos sobre los que no se había podido pronunciar.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo aceptó en Febrero pasado el recurso de casación presentado por el abogado del Estado contra una sentencia de la Audiencia Nacional, que consideraba que la deuda había prescrito, fallo que fue anulado. El origen de este procedimiento surge de una inspección de la Agencia Tributaria iniciada en 1996 por las operaciones efectuadas por Isidoro Álvarez con 220 bonos austríacos.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO