Sujetas con grapas y falsificadas: más de 100 mascarillas que no hay que utilizar

Madrid – A medida que la aparición de los primeros rebotes por coronavirus comienzan a extenderse por todo el país y se generaliza la obligatoriedad del uso de las mascarillas — a excepción por ahora de en la Comunidad de Madrid y en Canarias—, no hacen sino incrementarse las dudas que la población observa sobre la idoneidad de unos modelos de mascarillas frente a otros. Y es que a pesar de que su uso nos brinde de por sí una mayor sensación de seguridad, lo cierto es que existen series diferencias entre unos modelos y otros que hacen variar considerablemente sus prestaciones, y con ellas su protección frente al riesgo de contagio por coronavirus. Para lo que la población deberemos de atender no únicamente a la frecuencia de uso que les estemos dando, sino igualmente a su naturaleza de mascarillas reutilizables frente a las de un solo uso, a su materialidad, sus valores de respetabilidad y filtrado, a su correcto cuidado e incluso a sus aspectos de diseño. Ya que a pesar de que son muchas las mascarillas, especialmente las de los modelos de tela, que pueden seducirnos con atractivos estampados y motivos, habrá que tener cuidado y observar, especialmente en aquellas que muestren una costura frontal, si presentan más de una capa de protección o si está bien elaborado el cierre de dicha costura. Puesto que debido a su situación podría, lejos de protegernos, terminar convertida en la perfecta puerta de entrada para la propagación del virus.

A la espera pues de que desde el ministerio de Sanidad se decidan a publicar su guía sobre los modelos aptos y no aptos en la protección frente al coronavirus, ha sido el Invassat, el Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo dependiente de la Generalitat Valenciana, el que daba a conocer estos últimos días un minucioso informe en el que recoge más de 100 modelos de mascarillas no conformes frente a la protección del Coronavirus. Documento que el propio instituto anuncia que se vendrá actualizando de manera semanal.

“Ante la emergencia de salud pública ocasionada por el COVID-19 y debido a la actual situación de escasez de Equipos de Protección Individual (EPI) frente a este virus que dispongan de marcado CE reglamentario”, explican en el mencionado informe desde el Invassat, "el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha determinado que, de forma excepcional y temporal, en determinados supuestos puedan aceptarse EPI sin marcado CE reglamentario en base a normas armonizadas”. Teniendo todo ello en cuenta, “para el caso concreto de las mascarillas (EPI) lo anterior supone la posibilidad de aceptar determinadas especificaciones técnicas distintas a normas armonizadas, como pueden ser la NIOSH-42CFR84 o la GB2626-2006, al considerar que ofrecen un nivel adecuado de protección conforme a los requisitos esenciales de salud y seguridad establecidos en el Reglamento (UE) 2016/425”. Un hecho que “ha generado la aparición de mascarillas aparentemente asimilables a FFP2 o FFP3, en gran medida procedentes de China, que en ocasiones ofrecen serias dudas sobre su eficacia protectora debido a la dificultad de verificar su idoneidad respecto a las especificaciones técnicas actualmente aceptadas”.

Prevenir de posibles riesgos para la población

Frente a esta inquietante realidad, desde el Invassat han decidido responder con la publicación de este informe integrado por “mascarillas expresamente notificadas como no conformes mediante alertas publicadas por fuentes oficiales, de acceso público”, así como por una tabla adicional en la que se incluyen “otras mascarillas sobre las que también se han emitido alertas a nivel nacional, pero que todavía no han sido publicadas en la página web del Ministerio de Consumo”.

Con este documento, que puede consultarse de manera abierta en la página web del propio Instituto Valenciano, la institución busca dar respuesta a sus propias obligaciones fundacionales, establecidas en Ley 2/2004 del 28 de mayo de la Generalitat Valenciana. Norma que “atribuye a este organismo”, explican desde el Invassat, funciones como “la de establecer un sistema de información y consulta técnica al servicio de empresas y ciudadanos”. “Con este objetivo informativo y de servicio a la ciudadanía”, añaden, se ha decidido elaborar estos informes “con el objeto de prevenir a los trabajadores y empresarios de posibles peligros, si bien resulta conveniente aclarar que éstas se emiten a título meramente informativo y con el único objetivo de orientar en la información que contienen, careciendo por tanto de carácter vinculante alguno”.

Sujetas con grapas y falsificadas: más de 100 mascarillas que no hay que utilizar

Más de 100 modelos no recomendados

El último informe emitido por el organismo, fechado a 17 de julio de 2020, cuenta así con un listado de 101 mascarillas (EPI) no conformes notificadas y publicadas por diferentes organismos oficiales, como el Rapex, Sistema de alerta rápida para los productos peligrosos no alimentarios “Safety Gate” de la Comisión Europea; Aecosan, la Agencia española de consumo, seguridad alimentaria y nutrición adscrita al ministerio de Consumo; el Portal Global de Alertas de Productos inseguros desarrollado por la Unión Europea y los países de la OCDE, incluidos Estados Unidos, Australia y Canadá; así como por la Dirección General de COmercio, Artesanía y Consumo de la propia Generalitat Valenciana. Un completo listado al que se suman otras 17 mascarillas no conformes notificadas por las distintas comunidades autónomas a través de la red de alertas nacionales.

En la descripción de cada uno de estos 118 modelos de mascarillas cuyo uso no es recomendable, se identifican 6 columnas en las que se recogen los datos identificativos de cada modelo, su origen, la descripción de su embalaje, la agencia u organización de la que proviene su notificación como unidad no apta, la fuente de la alerta y las características que hacen de cada modelo una unidad no apta para la protección frente al coronavirus. Llamando entre todas ellas la atención el que muchos de los modelos no cuentan con la debida certificación, y el que otras muchas muestran un marcador de garantía “CE” falsificado o, como el caso de los “CE 1282”, certificados por un organismo no competente, puesto que, según señalan desde el Invassat, “el Organismo Notificado 1282 no se encuentra designado para certificar equipos de protección individual en base al Reglamento (UE) 2016/425”.

Entre algunas de las otras disconformidades que muestran algunos de los demás modelos, encontramos unas mascarillas KN95 con una retención de partículas insuficiente que no cumple con el reglamento sobre equipos de protección individual y la norma EN 149. Con máscaras que no logran alcanzar un filtrado mayor al 49 por ciento, como las “Daddy Baby”. Con las mascarillas ZR Home, de origen desconocido, que cuentan con una “banda elástica que funciona como arnés de cabeza” y que “está unida a la mascarilla por medio de grapas, de tal manera que la parte del punto de unión que entra en contacto con la cara del usuario (interior de la mascarilla) presenta los extremos punzantes de la grapa”, y que además no cumple tampoco con el “ensayo de penetración del material filtrante”. Con las mascarillas “3M” de la australiana Pty Limited, de aspecto aparentemente profesional pero con una espuma en la nariz que si “se desprende o se mueve, el respirador puede ser menos efectivo y el usuario puede estar expuesto a partículas de polvo o nieblas potencialmente dañinas”. O con diferentes modelos directamente falsificados o con respiradores defectuosos y que “se pueden identificar debido a los patrones de soldadura que faltan en la parte superior”.

Algunas de las mascarillas no conformes según indica el informe del Invassat

Mascarillas Likelove KN95/FFP2: La retención de partículas/filtro del material es insuficiente (valor medido ≤ 75 por ciento). El producto no cumple el Reglamento sobre equipos de protección individual y la norma EN 149.

Sujetas con grapas y falsificadas: más de 100 mascarillas que no hay que utilizar

Mascarillas Daddy Baby E-KZ01L50, FP2: La retención de partículas/filtro del material es insuficiente (valor medido ≤ 49 por ciento). El producto no cumple el Reglamento sobre equipos de protección individual y la norma EN 149.

Sujetas con grapas y falsificadas: más de 100 mascarillas que no hay que utilizar

Mascarillas ZT Home: La banda elástica que funciona como arnés de cabeza está unida a la mascarilla por medio de grapas, de tal manera que la parte del punto de unión que entra en contacto con la cara del usuario (interior de la mascarilla) presenta los extremos punzantes de la grapa. Tampoco cumple el ensayo de penetración del material filtrante con niebla de aceite de parafina, en estado de recepción.

Sujetas con grapas y falsificadas: más de 100 mascarillas que no hay que utilizar

Mascarillas 3M Austrlia Pty Limited: Si la espuma de la nariz se desprende o se mueve, el respirador puede ser menos efectivo y el usuario puede estar expuesto a partículas de polvo o nieblas potencialmente dañinas.

Sujetas con grapas y falsificadas: más de 100 mascarillas que no hay que utilizar

Mascarillas falsificadas del modelos 3M Aura (Producto falsificado): El respirador no protege a los usuarios contra partículas nocivas. El producto no cumple con los requisitos de la Directiva de equipos de protección personal y la norma europea EN 149. Los respiradores falsificados se pueden identificar debido a los patrones de soldadura que faltan en la parte superior. Las consultas pueden enviarse por correo electrónico a la empresa.

Sujetas con grapas y falsificadas: más de 100 mascarillas que no hay que utilizar

Mascarillas KN95 Protective face mask: La retención de partículas/filtro del material es insuficiente (valor medido ≤ 90 por ciento). El producto no cumple el Reglamento sobre equipos de protección individual.

Sujetas con grapas y falsificadas: más de 100 mascarillas que no hay que utilizar

Mascarillas FFP2 Adiutor KYJKKJ: El producto lleva el marcado CE, pero no está certificado como equipo de protección por un organismo competente. El producto no cumple el Reglamento sobre equipos de protección individual.

Sujetas con grapas y falsificadas: más de 100 mascarillas que no hay que utilizar

Mascarillas KN95 XO Simple is beauty: La retención de partículas/filtro del material es insuficiente (valor medido ≤ 86 por ciento) y la máscara no se adapta adecuadamente a la cara. El producto no cumple el Reglamento sobre equipos de protección individual.

Sujetas con grapas y falsificadas: más de 100 mascarillas que no hay que utilizar

Photo Credits: Invassat.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO