Selmark, 40 años de historia demostrando que la belleza está en el interior

La lencería cada vez gana mayor protagonismo en los armarios femeninos de todo el mundo. De una apariencia sencilla, monocolor y funcional a una explosión de estilos, tonalidades, materiales y formas. Un cambio radical que conoce muy bien Selmark, un nombre que va unido a la historia de la mujer. Su director general, Rafael Pérez nos cuenta los 40 años de vida de esta empresa gallega, así como los cambios sociales y estéticos que ha vivido la mujer desde entonces.

En primer lugar enhorabuena por el 40 aniversario de Selmark, ¿cómo resumiría estos 40 años de vida?

Como en las personas, nuestra empresa, ha aprendido, ha ido madurando, ha evolucionado… Selmark hoy es el fruto de la suma de experiencias, de la idiosincrasia de las personas que la integran, de la adaptación constante a los cambios drásticos en la distribución, en la economía, en los gustos, en la evolución de la mujer …La idea que predomina es la del cambio constante y la adaptación permantente a dicho cambio.

Selmark lleva diseñando y produciendo ropa interior desde 1975, ¿cómo ha evolucionad los gustos de la mujer desde entonces?

En la población española y mundial, la mujer es la que ha evolucionado de manera radical en su modo de vida. De ser alguien con proyección local-familiar ha pasado a ser el elemento fundamental en la economía familiar. Y ello ha tenido una fuerte traducción en su modo de entender el vestuario. Hemos acompañado esa evolución pasando de desarrollar productos eminentemente funcionales y estéticamente poco atractivos, a la corsetería de hoy en día que debe satisfacer las cualidades de ser en primer lugar atractiva (o lo que es lo mismo, que genere autoestima) y que además sea tremendamente cómoda (es decir, que ofrezca confort durante muchas horas).

¿Cómo definiría a “la mujer Selmark”? ¿Qué es lo que buscan cuando van a comprar?

Es una mujer a la que le sobre todo le gusta ir bella y arreglada por dentro, que busca tener una figura tremendamente atractiva pero sin renunciar a la comodidad.

Si en los últimos años ha cambiado en algo la actitud de compra, es en la búsqueda de prendas atractivas y cómodas a un precio razonable, eso es lo que encuentran en Selmark.

Selmark, 40 años de historia demostrando que la belleza está en el interior

Uno de los puntos fuertes e vuestra marca es el patronaje, ¿en qué se diferencia del resto de marcas?

Realce, naturalidad y comodidad. Estas son las tres premisas que debe cumplir un sujetador de Selmark. La mujer debe sentirse atractiva, cómoda y segura. Para ello debemos ser capaces de moldear el pecho manteniendo una silueta natural y muy atractiva sin estridencias, sin incomodidades.

La diferencia fundamental con otras firmas, está en el desarrollo de las copas. Éste se realiza internamente y para ello colaboramos con centros tecnológicos de la automoción para las fases de prototipado y desarrollo de robots de producción. Tras cientos de horas de pruebas, se llevan a la fabricación. La diferencia fundamental con nuestros colegas radica en que esto lo hacemos aquí con la morfología y los gustos de la mujer española y europea.

En 2014 lanzasteis vuestra colección de baño Selmark Mare, ¿qué acogida ha tenido?

Nos ha sorprendido tremendamente le buena acogida y excelente evolución que en dos años ha constituido el baño que ya alcanza el 20 por ciento de la cifra de negocios. Entendemos que el buen sentar de un producto consolidado como la corsetería ha influido positivamente.

Selmark se puede encontrar en más de 30 países de todo el mundo, ¿cuál ha sido el secreto de vuestro éxito? ¿Es fácil la internacionalización para una empresa española?

No hay éxito sin trabajo, por lo menos en nuestro sector. Sí es cierto que llevamos más de veinte años volcados en el desarrollo de mercados exteriores y eso nos ha permitido en muchos de ellos llegar antes. Pero mantenerlos es lo que verdaderamente tiene mérito. Y ello ha sido posible sin duda gracias al producto y buena relación con cada uno de estos mercados.

Internacionalizarse hoy es mucho más complejo que hace veinte años. Todo está inventado. Las necesidades en cada mercado cubiertas y hacerse un hueco es tremendamente duro. Lo cual no significa que no haya huecos. Pero hasta que la cifra de negocios crece y se consolida estamos hablando de muchos años. Hoy nos costaría muchísimo más.

Selmark, 40 años de historia demostrando que la belleza está en el interior

En algunas ocasiones han tenido que adaptar sus diseños para el extranjero. ¿Para qué países han tenido que hacerlo? ¿Qué diferencias se pueden encontrar en comparación con España?

El mundo es grande y pequeño a la vez. Las tendencias globales son comunes, pero las distintas zonas geográficas las adaptan. Ello hace que sea imposible abarcar mercados dispares con el mismo producto. Y lógicamente esto exige adaptaciones. En el colorido, patronaje, tallas y materiales…

España es un mercado mediterráneo como el Magreb, Italia, Turquía. Donde se busca un producto cómodo, natural y funcional. Mientras que Francia, Alemania, Suecia…demanda prendas sexys, quizá un poco exageradas para el gusto español y con colores atrevidos y fuertes. Incluso en tallas muy grandes. Por otro lado, Latinoamérica desea un producto funcional, con un toque más elegante que sexy. Por otro, Asia solicita prendas muy ricas, incluso recargadas, que sean cómodas y en tallas muy pequeñas.


 

Related Products

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO