• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Saint Laurent vuelve a sus orígenes con un desfile entre las arenas del Sahara

Moda

Saint Laurent vuelve a sus orígenes con un desfile entre las arenas del Sahara

Por Jaime Martinez

16 dic. 2020

Madrid – La célebre casa de modas francesa Yves Saint Laurent, propiedad del holding internacional francés especializado en artículos de lujo Kering, presentaba en la tarde de ayer su última colección femenina para la próxima temporada de verano de 2021. Un desfile que tenía lugar entre las áridas arenas del desierto del Sahara, y con el que la firma venía a oficializar su ruptura con el, hasta ahora, predominante calendario de desfiles y presentaciones ligados a las principales semanas de la moda, en su caso la de París, siguiendo con ello la línea de actuación que ya adelantase el pasado mes de abril. Momento en el cual, en mitad de plena pandemia por coronavirus, decidía revelarse y anunciar su salida del calendario oficial, con la intención de dotar a sus colecciones y presentaciones de un ritmo propio adaptado a sus propias necesidades.

“Consciente de las circunstancias actuales y de la oleada de cambios radicales que ha provocado, Saint Laurent ha decidido tomar el control y marcar su propio ritmo reajustando su calendario”, explicaban el pasado mes de abril desde la célebre firma francesa, a través de un comunicado que se decidía a difundir a través de sus redes sociales. “Ahora más que nunca”, añadía, “la firma marcará su propio ritmo, legitimando con ello el valor del tiempo y conectándose con gente de todo el mundo, aproximándose a sus espacios a sus vidas”. Como consecuencia de esta estrategia “en firme”, “Saint Laurent no presentará sus colecciones en ninguno de los horarios preestablecidos de 2020. Saint Laurent tomará el control de su calendario y lanzará sus colecciones siguiendo un plan concebido desde una perspectiva actualizada, impulsada por la creatividad”.

Vuelta a los orígenes

Como primer puntal de su nueva estrategia, podía visualizarse así en el día de ayer este primer desfile, que la firma llevaba a cabo bajo el lema “I wish you were here” (Desearía que estuvieras aquí), en lo que significaba una clara mención a las circunstancias y al distanciamiento social que ha impuesto la llegada del coronavirus.

Mientras tanto sobre la pasarela, la propuesta diseñada por Anthony Vaccarello, diseñador de origen belga y director creativo de la “maison” desde abril de 2016, suponía toda una declaración de intenciones de regreso a los orígenes y de defensa de la herencia africana de la casa, así como la de su fundador. Un Yves Saint Laurent natural de Argelia, que siempre encontró buena parte de su inspiración entre los colores y la naturaleza del continente africano, que reivindicaba así ahora nuevamente Vaccarello, no solamente como eje que seguirá marcando el devenir de la casa en esta nueva etapa a la que ahora se abre, con la elección del emplezamiento, sino también mediante piezas tan icónicas como las célebres chaquetas saharianas o las túnicas con las que tanto reconocimiento lograse cosechar el fundador de la casa. Que volvían a brillar, revisitadas por Vaccarello, sobre las arenas del desierto, en un espectacular desfile que pudo seguirse a través de las cuentas en las distintas redes sociales de la firma, y que dejaba tras de sí imágenes tan magnéticas como ese atardecer, seguido de una desértica noche alumbrada por un hilo de fuego tendido sobre las dunas.

En cuanto al aspecto más estético de la propuesta, primaron los looks fluidos monocromáticos en tonalidades negras, junto a blancos, colores burdeos y unos estampados florales, hay que entender que inspirados en los jardines de Majorelle de Marrakech, que se encargaban de dotar de profundidad a la colección. Compuesta, junto a esa reinterpretación de saharianas, túnicas y smokings femeninos, de vertiginosos escotes —marca propia del diseñador belga— y de mallas. Protagonistas de unos sofisticados y modernos estilismos que se encargaban de completar una selección de piezas de joyería obra de la diseñadora Claude Lalanne; colaboradora habitual de Yves Saint Laurent que fallecía el pasado abril de 2019.

“Quería centrarme en lo esencial, habida cuenta de los actuales tiempos en los que vivimos. Pero por otro lado quería mantenerme positivo y no caer en la gravedad” que acompaña a estos días, explicaba el propio Anthony Vaccarello a través de un comunicado recogido por la agencia de prensa AFP. “El entorno desértico”, añadía el diseñador, “me evoca esa necesidad de serenidad, de espacio, de mantener un ritmo menos frenético”, sensaciones que terminaban trasladándose al “espíritu tranquilo de esta colección”.

“La colección está dedicada a la libertad de movimiento”, se encargan por su parte de explicar desde la propia Saint Laurent, en relación a una propuesta que se presenta así misma como “una invitación al escapismo”.

Photo Credits: Saint Laurent, página oficial y canal oficial en YouTube.