La firma alemana de ropa deportiva Puma ha vivido el Mundial como una excelente oportunidad para convertirse en una de las marcas más importantes del sector. Con el patrocinio de doce de los 32 equipos que participaron en el torneo finalizado el pasado fin de semana, la marca ha conseguido una fuerte notoriedad frente a empresas tradicionalmente punteras como Nike o Adidas. La compañía ha experimentado un cambio radical en la última década y ha pasado de una situación financiera delicada a convertirse en una empresa saneada con unas ventas de 2 mil millones de euros al año. La gestión a cargo de Jochen Zeitz, actual consejero delegado, ha sido decisiva al dirigir la marca a consumidores interesados por la moda.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO