Los números confirman la gráfica ascendente para las marcas de lujo que en los últimos años atraviesan un momento dulce en sus economías. Al incremento del 7 por ciento en las ventas de LVHM anunciado la semana pasada, se suma el de Prada con un 8,2 por ciento y el del Grupo Gucci con un 10,7 por ciento. La marca italiana liderada por Miuccia Prada anunció que sus beneficios netos treparon un 63 por ciento hasta alcanzar los 76 millones de euros al cierre del año financiero en Enero de 2007.

Los artículos de piel y el calzado representaron el 65 por ciento del total de las ventas, las colecciones de ropa el 34 por ciento y las licencias el uno por ciento. Desde el punto de vista geográfico, Italia ha generado un 27 por ciento de los beneficios, en tanto que al resto de Europa corresponde un 27 por ciento, Asia y el Pacífico un 25 por ciento y Estados Unidos un 21 por ciento.

"Nuestras marcas está reforzando sus posiciones en la moda y el lujo en todo el mundo" dijo en un comunicado el CEO del conglomerado de moda, Patrizio Bertelli. Agregó que las inversiones previstas para el 2007 acelerarán el crecimiento de la compañía que controla a las marcas Prada, Miu Miu, Car Shoe y Azzedine Alaïa.

Por otra parte, el grupo francés de la distribución y de productos de lujo PPR anunció que su facturación en el primer trimestre del 2007 fue de 4.447 millones de euros, un cinco por ciento más que en el mismo periodo de 2006. En este marco, el grupo de marcas de lujo Gucci -que controla PPR- aumentó su facturación un 10,7 por ciento hasta los 937 millones de euros, lo que confirma "el éxito de la estrategia multi-marca", señaló el presidente del grupo, François-Henri Pinault.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO