• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Por qué la producción masiva de moda ya no es una inversión conveniente

Por qué la producción masiva de moda ya no es una inversión conveniente

Por Don-Alvin Adegeest

17 ago 2020

Moda

Mischa Nonoo, diseñadora de moda con sede en Nueva York, en un artículo de opinión publicado en la revista de negocios Fortune, afirma que los negocios de la moda ya no son una inversión que valga la pena. Y tiene razón.

El mercado mundial del lujo sufrió un golpe sin precedentes en el segundo trimestre, mostrando que incluso empresas sólidas como LVMH y Kering se enfrentan a caídas sorprendentes de los ingresos. Mientras el mundo evita adquirir más ropa y accesorios, y en cambio, si los datos son correctos, de pantalones de chándal y artículos de confort, las marcas de moda están luchando por sobrevivir y reforzar su presencia en la web para tratar de hacer de las ventas online un canal principal.

Nonoo afirma que "estamos presenciando el desmoronamiento final de una industria estrechamente construida sobre la explotación de la mano de obra creativa, el amiguismo al por mayor, la producción de grandes cantidades de bienes indeseables y el descarte de dichos bienes en los vertederos".

Si bien este modelo de negocio puede no corresponder a la mayoría de las marcas de lujo o independientes europeas, sí que tiene razón al afirmar que "los márgenes son muy estrechos y que el ritmo de cambio es glacial en muchas organizaciones de la moda".

El problema es el stock

"Casi todos los defectos en el sistema de la moda se remontan a una sola cuestión: el stock. Depender de una producción inicial a gran escala requiere que se asignen tiempo y recursos valiosos antes de que los consumidores puedan indicar su preferencia por un estilo".

Doy fe de ello, cuando se lanzó por primera vez una pequeña marca en Los Ángeles, los mínimos de fábrica significaban producir 300 unidades de un estilo, a lo que se sumaban las fábricas de tejidos que también exigían pedidos mínimos masivos. Si se producía menos habría penalidades financieras, aumentando el precio por unidad. Cuando una marca está empezando, el invertir recursos necesarios para comprar cientos de metros de tela antes de saber cuáles son los estilos que se venderán, a los ojos de la mayoría de los inversionistas sonaría como un plan de negocios fallido. Sin embargo, este es el quid de la industria.

El desperdicio de la producción masiva

"Cuando producía colecciones en el calendario de moda tradicional, se me pedía que produjera en masa una prenda 180 días antes de que pudiera esperar el pago. También me dijeron que un índice de ventas del 75 por ciento se consideraba "un gran rendimiento". Esta suposición casual, de que al menos el 25 por ciento del inventario que compré meses antes no se vendería, fue un duro despertar. El desperdicio de recursos es parte del sistema. Imagine si se pudiera asignar más del 25 por ciento de los ingresos a la formación de talentos, al abastecimiento sostenible o al desarrollo operacional, aspectos que la industria de la moda ha descuidado en los últimos años. Este despilfarro de inversiones ha forzado una espiral descendente en toda la industria, en la que equipos mal compensados en cadenas de suministro defectuosas se comprometen, sin saberlo, a producir estilos de bajo rendimiento sin ninguna forma de recuperación".

Para una compañía como H&M, mandar el exceso de stock al incinerador era una forma de tratar con montañas de ropa sin vender. Podría decirse que el problema del inventario mundial de 210 mil millones de dólares y la absurda expectativa de sobreproducción más allá de lo vendible, es un efecto secundario de la industria del "Fast Fashion" que beneficia sólo a unos pocos bolsillos y es un costo perjudicial para todos los demás, incluyendo el planeta. Un gasto, que después de la pandemia, ya no es justificable.

Nonoo escribe "un puñado de empresas, incluyendo la mía, han sido pioneras en la creación de un modelo de moda sin inventario. Es por eso que estamos superando la crisis actual sin las tensiones que enfrentan nuestros competidores".

Es por eso que compañías como FarFetch, Amazon y Zalando están registrando un crecimiento de dos dígitos, y superando las expectativas de los analistas. Pero los gigantes digitales también tienen un papel que desempeñar en la reducción del ritmo, ya que las compras en línea están contaminando el planeta a tasas igualmente sin precedentes. Según el Foro Económico Mundial, para satisfacer la demanda de compras en línea, a finales de la década podría haber un 36 por ciento más de vehículos de reparto de productos del comercio electrónico circulando por los centros urbanos, lo que significa más emisiones, contaminación y congestión. Sin mencionar el desperdicio del exceso de empaques y devoluciones.

"Pido a la industria que reconsidere su perspectiva sobre qué cambios se deben hacer para que la moda tenga una oportunidad de luchar. Me incluyo entre el creciente número de empresarios que ya han abordado el desfile de la pasarela digital, perfeccionado el "lanzamiento de productos" y racionalizado las rebajas estacionales", concluye Nonoo. "Los argumentos a favor de menos colecciones, el ajuste de la estacionalidad y la mejora de los sitios web no se traducirán en negocios más sanos si la producción de inventarios a granel sigue comprometiendo los recursos, limitando el diseño y contaminando nuestro planeta".

Este artículo ha sido previamente publicado por FashionUnited.com y traducido y editado por Belén Bednarski

Imagen vía Pexels; fuente del artículo: Fortune

B2B
Compras
Fast Fashion
MODA RÁPIDA