PETA insta a Pedro Sánchez a prohibir las granjas peleteras en España tras los casos de coronavirus

Madrid – A través de una carta remitida a Pedro Sánchez, en su calidad de actual presidente del Gobierno de España, La organización defensora de los derechos de los animales Peta (People for the Ethical Treatment of Animals) le insta a prohibir las granjas peleteras en España y a cerrar las 37 instalaciones de estas características que se mantienen actualmente activas en nuestro país. Una medida que defiende tras las últimas informaciones en relación a los 93.000 visones que serían sacrificados en una granja peletera española, después de que animales y trabajadores dieran positivo en coronavirus.

En su misiva, a la que hemos tenido acceso desde FashionUnited y que pasaremos a reproducir de manera íntegra, la organización esgrime que existen razones de salud pública que justificarían el proceder al cierre de estas instalaciones, las cuales llega a equiparar con los mercados de animales vivos en los que se habría originado el coronavirus. Calificando la decisión de mantener su actividad como de un “incumplimiento grave del deber” del presidente del Gobierno. Al que por otro lado invita a sumarse a las acciones como las llevadas a cabo en los Países Bajos, donde su parlamento ha aprobado adelantar a finales de año la prohibición de la actividad de las granjas peleteras en el país, prevista en un primer momento para el año 2024, tras la aparición de nuevos brotes de coronavirus en 19 granjas peleteras. “Este es el momento de actuar y crear leyes que prohíban las granjas peleteras en España”, enfatizan desde la organización.

“Si España prohíbe las granjas peleteras se sumaría a la larga lista de países que han implementado prohibiciones similares, como Austria, República Checa, Israel y el Reino Unido”.

Elisa Allen, directora de Peta.

“Si España prohíbe las granjas peleteras se sumaría a la larga lista de países que han implementado prohibiciones similares, como Austria, República Checa, Israel y el Reino Unido”, nos subrayan desde Peta a través de un comunicado; en relación a una medida que daría por finalizada la actividad en unas instalaciones en las que, en Europa y según la misma organización, los visones viven “confinados en pequeñas jaulas de alambre sin acceso al césped ni a agua donde nadar”, con algunos de ellos “forzados a vivir junto a los cadáveres en descomposición de sus compañeros de jaula” y muchos otros “severamente lastimados”, “con heridas sin tratar” o que “se automutilaban por el estrés del cautiverio”. Sin que se tenga en cuenta el que “pueden portar o transmitir una amplia variedad de bacterias y virus zoonóticos, incluyendo SARM, hepatitis E, influenza y salmonela”.

Carta de Peta al presidente del Gobierno de España

Estimado presidente,

Le escribo en nombre de People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) en relación a la reciente noticia de que 93.000 animales serán asesinados en granjas de visones españolas debido al nuevo coronavirus, el cual también se ha transmitido a humanos. Por estas razones y otras más, es que lo instamos a que prohíba las granjas peleteras en España.

Como sabrá, el mes pasado, una abrumadora mayoría votó en el parlamento holandés por adelantar la implementación de la prohibición de las granjas peleteras en los Países Bajos. Esto se da tras múltiples brotes de COVID-19 en granjas de visones, en los cuales el virus se transmitió de animales a humanos. A finales de este año, los Países Bajos se unirán a Austria, Suiza, el Reino Unido y muchos otros países en prohibir la cría de animales por su pelaje. Como los casos de COVID-19 también han tenido tal impacto en las granjas españolas, instamos a España a hacer lo mismo como un acto imperativo de salud y seguridad.

“Cuando se trata del riesgo para la salud pública, las 37 granjas peleteras que quedan en España no son diferentes del mercado de animales vivos en los que se cree que se originó el devastador coronavirus”.

Elisa Allen, directora de Peta.

Cuando se trata del riesgo para la salud pública, las 37 granjas peleteras que quedan en España no son diferentes del mercado de animales vivos en los que se cree que se originó el devastador coronavirus. Cada año, alrededor de 750.000 visones son albergados uno al lado del otro en filas de jaulas de alambre en estas instalaciones. Su orina, excrementos, pus y sangre pueden contaminar fácilmente las jaulas adyacentes. Muchos se vuelven locos y recurren a la automutilación o la canibalización de sus compañeros de jaula debido al estrés extremo del encierro. Tienen infecciones, llagas y supuración, las heridas abiertas invariablemente no se tratan. Los visones son asesinados cuando solo tienen alrededor de 6 meses de edad, apiñados por decenas en una caja y gaseados hasta la muerte.

Como los expertos en salud pública pueden confirmar, los visones pueden portar o transmitir una gran variedad de bacterias y virus zoonóticos, incluidos el SARM, la hepatitis E, la influenza y la salmonella. Al igual que con la gripe porcina, la crisis del coronavirus está demostrando que juntar animales enfermos y estresados en condiciones insalubres crea el caldo de cultivo perfecto para patógenos zoonóticos peligrosos, que pueden transmitirse de otras especies a los humanos, causando enfermedades e incluso matándolos. Permitir que estas granjas peleteras insalubres, muchas de las cuales están situadas en las regiones más afectadas por la pandemia de COVID-19, continúen operando, sería un incumplimiento grave del deber.

Por el bien del bienestar animal y la seguridad humana, este es el momento de tomar medidas y promulgar una legislación para prohibir las granjas peleteras en España.

Gracias por su tiempo. Esperamos poder discutir este asunto apremiante con usted.

Atentamente,

Elisa Allen, Directora People for the Ethical Treatment of Animals (PETA).

Photo Credits: We are fur, fotografía de archivo.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO