• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • PETA advierte a Louis Vuitton de una potencial demanda por fraude al consumidor

Moda

PETA advierte a Louis Vuitton de una potencial demanda por fraude al consumidor

Por Jaime Martinez

9 dic. 2020

Madrid – La organización internacional en defensa de los derechos de los animales Peta, una de las más activas y de mayor visibilidad en las labores de lucha contra el maltrato y la explotación animal, advertía mediante una misiva enviada a mediados de esta misma semana al presidente y actual director ejecutivo de la firma de moda Louis Vuitton, Michael Burke, de la potencial interposición de una demanda por fraude al consumidor, instándole a que dejara de realizar afirmaciones como las que el alto ejecutivo ha venido manteniendo sobre el “trato humano” que reciben los animales que son sacrificados con el fin de confeccionar buena parte de los productos de la compañía.

En el escrito dirigido a la alta dirección de la prestigiosa casa de modas, firmado por el vicepresidente y consejero general adjunto de la asociación animalista, Jared Goodman, se insta a Burke a que ponga fin a cualquier tipo de declaración en la que se señale que los animales empleados para la confección de los productos de Louis Vuitton “son criados de manera humanitaria”. Declaraciones que, subraya Goodman, abren la vía a la interposición de una demanda por fraude al consumidor contra la compañía. A la que invitan, al igual que a su matriz, el holding empresarial francés especializado en artículos y bienes de lujo LVMH, a que se una a la larga lista de firmas y diseñadores que ya han optado por suprimir las pieles de animales exóticos de sus colecciones, ante las “múltiples investigaciones”, destacan desde Peta, que han revelado la crueldad con la que los animales son tratados en las granjas e instalaciones peleteras. Entre ellas, las acometidas por la propia organización de manera reciente sobre una de las compañías más grandes del mundo dedicada al sacrificio de avestruces, proveedora de Louis Vuitton, o la realizada en una granja de cocodrilos de Vietnam suministradora de pieles del Grupo LVMH, la matriz de Louis Vuitton.

Unas pesquisas en las que se revelaba, y así se muestra en el material gráfico obtenido durante las mismas, como los cocodrilos eran despellejados vivos y las avestruces golpeadas en la cara durante su transporte, para posteriormente ser aturdidas eléctricamente antes de ser degolladas. Acciones todas ellas que siguen las mismas líneas que viene denunciando la organización desde hace años, a través de investigaciones con las que ha demostrados como los animales de las granjas peleteras son electrocutados, apaleados, gaseados y hasta desollados vivos, y frente a las que ahora vuelve a poner el foco tras las afirmaciones arrojadas por Burke de que “el 100 por cien de nuestros animales son criados de manera humanitaria”.

“No existe tal cosa como golpear ‘humanitariamente’ a un avestruz en la cara o degollarlo mientras otros avestruces miran”, enfatiza Tracy Reiman, vicepresidenta ejecutiva de Peta, a través de un comunicado. “Louis Vuitton debe dejar de mentir a sus clientes para vender bolsos y cinturones, o mejor aún, unirse a Calvin Klein, Victoria Beckham, Diana von Furstenberg, Vivienne Westwood y Chanel en la prohibición total de pelo y pieles exóticas”.

Así mismo, pasamos a reproducir, de manera íntegra, la carta que desde Peta y de mano de su vicepresidente y consejero, Jared Goodman, remitían este mismo lunes, 7 de diciembre de 2020, al presidente y director ejecutivo de Louis Vuitton, Michael Burke, con idéntico motivo.

Carta de PETA al presidente y director ejecutivo de Louis Vuitton, Michael Burke

“Estimado Sr. Burke,

Desde mi posición de consejero de People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), el grupo en defensa de los derechos de los animales más grande del mundo, con más de 6,5 millones de miembros y simpatizantes, le escribo para exigirle que ponga fin de inmediato a sus falsas afirmaciones de que los animales empleados para la producción de los productos de Louis Vuitton “se crían humanitariamente”. Pues dichas afirmaciones parecen buscar la interposición de una demanda por fraude al consumidor contra su compañía.

De manera específica, en unos comentarios al Telegraph, usted declaró, ‘Puedo decir que el 100 por cien de nuestros animales son criados de manera humanitaria’. A pesar de ofrecer esta garantía a los consumidores, no existe tal cosa como unos animales “criados humanitariamente” que son asesinados de forma violenta y desollados para confeccionar los productos de Louis Vuitton. Como sin duda sabe, PETA ha expuesto la crueldad que existe tras la industria de las pieles exóticas, incluso dentro de la cadena de suministros de LVMH. Una filial de PETA expuso de hecho las circunstancias que se daban en el interior de unas granjas de cocodrilos de Vietnam, obteniendo unas imágenes en las que se mostraban como decenas de miles de cocodrilos se hacinaban en pequeños recintos de hormigón, algunos más estrechos que la longitud de sus propios cuerpos. Espacios en los que los investigadores apuntaron que los animales permanecieron durante más de un año. LVMH es propietario mayoritario de Heng Long, y la propia LVMH reconoció haber estado obteniendo pieles de estas granjas durante años. De forma similar, otra investigación de PETA sobre la compañía más grande del mundo dedicada al sacrificio de avestruces, proveedora de Louis Vuitton, reveló que los trabajadores introducían a las aterrorizadas avestruces en cajas de aturdimiento —haciendo que muchas de ellas se cayeran— para luego degollarlas, mientras las demás avestruces que seguían en fila observaban impotentes. Al tiempo que también se observó cómo los trabajadores las golpeaban en la cara durante el transporte. A lo que hay que sumar que durante décadas, PETA y sus filiales internacionales, también han expuesto cómo los animales de las granjas peleteras son electrocutados, apaleados, gaseados y, a menudo, desollados vivos.

Como se describe en el informe adjunto que y se le proporcionó a LVMH en 2016, esta crueldad sigue unos estándares que se repiten en todos aquellos lugares en los que se matan animales para su uso por humanos. Y las investigaciones de PETA sobre la industria de la lana, el plumón y la piel, revelan una y otra vez que no es más que una ilusión las certificaciones, que tanto Louis Vuitton como LVMH requieren para los proveedores de sus cadenas de suministros, sirvan para prevenir de algún modo de esta serie de atroces actuaciones.

Usted sin embargo puede corregir esto fácilmente decidiéndose por eliminar todas las pieles exóticas de su oferta de manera inmediata, tal y como ya han hecho algunos de los principales diseñadores y firmas, como Calvin Klein y Chanel, así como minoristas como Nordstrom y Selfridges. Esperamos que reconozca su posición como insostenible y, al menos, deje de hacer esta y cualquier otra falsa afirmación que tergiverse el inherente sufrimiento que presenta la cadena de suministros de su empresa.

Atentamente,

Jared Goodman

Vicepresidente y consejero general adjunto para el derecho de los animales”.

Photo Credits: Louis Vuitton, página oficial.