El sector textil español, que ha perdido 15 mil empleos desde el 2001 por la competencia de productos asiáticos, se plantea sustituir las materias primas tradicionales por fibras químicas, según se ha señalado recientemente en el Salón Textil Internacional para la Confección, Textilmoda.

Una de las principales apuestas es contar con empresas más grandes que puedan afrontar proyectos de internacionalización y que apuesten por la innovación. El enfoque acertado, según se ha destacado, es la especialización con los denominados Textiles de Uso Técnico (TUT), que buscan desarrollar nuevos productos mediante la aplicación de innovadores tratamientos. La demanda en este rubro ha aumentado un 3,5 por ciento en los últimos 10 años.

Actualmente el sector cuenta con las ayudas económicas del plan de apoyo firmado entre el Consejo Intertextil Español y el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y el de Trabajo y Asuntos Sociales. El plan cuenta con un presupuesto de 800 millones de euros en el que se incluyen créditos y ayudas directas para mejorar la competitividad de las zonas productoras. Destacan los créditos blandos de ICO para la innovación, los incentivos fiscales para los muestrarios textiles, los programas de reindustrialización por procesos de deslocalización, y la puesta en marcha del Observatorio de la Industria Textil.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO